El hidrógeno impulsará el desarrollo energético en Japón

0

Por Mijail Smyshlyaev, Instituto IRTTEK

La energía japonesa se dividió claramente en antes y después de los tristes acontecimientos de Fukushima. En el pasado, Japón era uno de los líderes en la energía nuclear del mundo. Pero en el día de hoy el país depende en gran medida de las importaciones de energía de Asia y Oriente Medio.

Satoshi HIRANO, subdirector del Instituto de Energía Renovable de Fukushima (Japón), contó al Instituto IRTTEK sobre cómo Japón sigue buscando su propio camino energético.

¿Cómo se llevó a cabo el proceso de reconstrucción del país tras la tragedia de 2011?

Después del Gran Terremoto en el este de Japón el 11 de marzo de 2011, el Gobierno japonés creó rápidamente el presupuesto y fundó la “Agencia de Recuperación” en 2012. Fue establecido un período de diez años. Los primeros 5 años (2011-2015) se definieron como el “Período de recuperación intensivo”. Para este período, se asignaron alrededor de $ 250 mil millones. Los segundos 5 años (2016-2020) se denominaron “Período de recuperación y reactivación”, para el cual se asignaron alrededor de $ 65 mil millones.

Hasta la fecha, una gran parte de la infraestructura en las áreas afectadas se ha restaurado. La reconstrucción de viviendas sigue en curso y se ha completado en su mayoría. El número de evacuados se redujo de 470,000 a unos 43,000.

¿Qué resultados obtuvo Japón 10 años después del terremoto?

Los combustibles fósiles como el petróleo, el carbón y el gas natural ayudaron a modernizar Japón e impulsar el crecimiento económico después de la Segunda Guerra Mundial. Mientras tanto, Japón, que tiene pocos recursos naturales, sufre de dependencia de países extranjeros para importar energía.

Además, en noviembre de 2016 entró en vigor el Acuerdo de París, en virtud del cual Japón tiene sus obligaciones. Mientras tanto, las emisiones de gases de efecto invernadero en Japón han aumentado sustancialmente desde el cierre de las centrales nucleares tras el Gran Terremoto. Japón tiene el objetivo de garantizar a la vez su seguridad energética y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Toshiba Energy, TEPCO e Iwatani Corporation construyeron en Fukushima lo que sería una planta de hidrógeno más grande del mundo. ¿Qué importancia tiene esto para el país?

La instalación de producción de hidrógeno más grande del mundo, el campo de investigación de energía de hidrógeno de Fukushima (FH2R), se inauguró el año pasado en la ciudad de Namie en Fukushima. El proyecto cuenta con tecnologías capaces de producir hidrógeno de forma económica y no dañar el medio ambiente.

El FH2R puede producir hasta 1200 Nm3 de hidrógeno por hora utilizando fuentes de energía renovables. La producción de energía renovable está sujeta a grandes fluctuaciones, por lo que FH2R adaptará su producción en función de la oferta y la demanda.

El hidrógeno producido por el FH2R también se utilizará para alimentar sistemas de pila de combustible de hidrógeno estacionarios y para alimentar dispositivos móviles, automóviles, autobuses de pila de combustible.

¿Cómo está progresando la transición a fuentes de energía renovables en Japón después de la tragedia de Fukushima?

La proporción de fuentes de energía renovables para la generación de electricidad, excluida la energía hidroeléctrica, aumentó del 1.4% en 2011 al 3.2% en 2014. Casi se duplicó.

Para 2030, Japón reducirá las emisiones de gases de efecto invernadero en un 26%. Desde 2014, Japón ha reducido las emisiones durante 5 años consecutivos y ya ha reducido las emisiones en aproximadamente un 12% en comparación con los niveles de 2013. Este es el segundo mayor descenso entre los países del G7 después del Reino Unido.

 

Para leer la entrevista completa, consulte la  edición de febrero de Global Energy.

Artículo anteriorIndustria energética debe caminar hacia las renovables
Artículo siguienteDespetrolizar la economía, la lección que dejó 2020 para el sector energético