spot_img
jueves, julio 18, 2024
19.1 C
Mexico City
InicioEspecialesInversión energética mundial

Inversión energética mundial

La inversión en tecnologías de energía limpia está superando significativamente el gasto en combustibles fósiles a medida que las preocupaciones sobre la asequibilidad y la seguridad provocadas por la crisis energética mundial fortalecen el impulso detrás de opciones más sostenibles, según un informe de la Agencia Internacional de la Energía (IEA).

Se prevé que durante 2023 se inviertan alrededor de 2.8 billones de dólares a nivel mundial en energía, de los cuales se espera que más de 1.7 billones de dólares se destinen a tecnologías limpias, incluidas las energías renovables, los vehículos eléctricos, la energía nuclear, las redes, el almacenamiento y los combustibles de bajas emisiones. El resto, algo más de 1 billón de dólares, se destinará al carbón, el gas y el petróleo.

Se espera que la inversión anual en energía limpia aumente un 24 % entre 2021 y 2023, impulsada por las energías renovables y los vehículos eléctricos, en comparación con un aumento del 15 % en la inversión en combustibles fósiles durante el mismo período. No obstante, más del 90 % de este aumento proviene de las economías avanzadas y de China, lo que evidencia, a la vez un grave riesgo para la generación de nuevas líneas divisorias en la energía global si las transiciones de energía limpia no se recuperan en otros lugares.

“La energía limpia avanza rápidamente, más rápido de lo que mucha gente cree. Esto queda claro en las tendencias de inversión, donde las tecnologías limpias se están alejando de los combustibles fósiles. Por cada dólar invertido en combustibles fósiles, alrededor de 1 dólares se destinan ahora a energías limpias. Hace cinco años, esta proporción era de uno a uno. Un ejemplo brillante es la inversión en energía solar, que por primera vez superará la cantidad de inversión destinada a la producción de petróleo”, afirmó el director ejecutivo de la AIE, Fatih Birol.

Lideradas por la energía solar, se espera que las tecnologías eléctricas de bajas emisiones representen casi el 90% de la inversión en generación de energía. Asimismo, las ventas mundiales de bombas de calor han experimentado un crecimiento anual de dos dígitos desde 2021, y se espera que las ventas de vehículos eléctricos aumenten un tercio este año después de haber aumentado ya en 2022.

Las inversiones en energía limpia se han visto impulsadas por una variedad de factores en los últimos años, incluidos períodos de fuerte crecimiento económico y precios volátiles de los combustibles fósiles que generaron preocupaciones sobre la seguridad energética, especialmente después de la invasión rusa de Ucrania. También ha influido un mayor apoyo político a través de acciones importantes como la Ley de Reducción de la Inflación de Estados Unidos e iniciativas en Europa, Japón, China y otros lugares.

Se espera que el gasto en petróleo y gas aumente un 7% en 2023, lo que lo devolverá a los niveles de 2019. Las pocas compañías petroleras que están invirtiendo más que antes de la pandemia de Covid-19 son, en su mayoría, grandes compañías petroleras nacionales de Medio Oriente. Muchos productores de combustibles fósiles obtuvieron ganancias récord el año pasado debido al aumento de los precios de los combustibles, pero la mayor parte de este flujo de efectivo se destinó a dividendos, recompras de acciones y pago de deudas, en lugar de regresar al suministro tradicional.

No obstante, el repunte esperado en la inversión en combustibles fósiles significa que aumentará en 2023 a más del doble de los niveles necesarios en 2030 en el Escenario de Emisiones Netas Cero para 2050 de la AIE. La demanda mundial de carbón alcanzó un máximo histórico en 2022, y la inversión en carbón este año está en camino de alcanzar casi seis veces los niveles previstos en 2030 en el Escenario Net Zero.

El gasto de capital de la industria del petróleo y el gas en alternativas bajas en emisiones, como electricidad limpia, combustibles limpios y tecnologías de captura de carbono, fue menos del 5% de su gasto en upstream en 2022. Ese nivel cambió poco con respecto al año pasado, aunque la proporción es mayor para algunas de las mayores empresas europeas.

Te puede interesar

Iberdrola lanza Carbon2Nature para reducir la huella de carbono

Cummins Inc. y Chevron avanzan en colaboración estratégica

Negocios Industriales

Relacionados

Petrolera YPFB invertirá 400 mdd en nuevo campo de gas natural

La petrolera estatal boliviana YPFB invertirá aproximadamente 400 millones de dólares en el desarrollo del reciente descubrimiento del campo de gas natural Mayaya. La...

Repsol y EDF Renewables lanzan acuerdo exclusivo para eólica marina

Repsol y EDF Renewables formalizaron un acuerdo de cooperación exclusiva para desarrollar proyectos de eólica marina en España y Portugal, destacando el potencial de...

Sempra Infrastructure firma contrato con Bechtel para la Fase 2 de Port Arthur LNG

Sempra Infrastructure, una subsidiaria de Sempra, firmó un contrato de ingeniería, adquisiciones y construcción (EPC) con Bechtel Energy para el desarrollo de la Fase...