Agilidad y flexibilidad, claves para operaciones eficientes

Desde el uso de hidrógeno cada vez más sustentable en las refinerías, hasta los retos asociados al decremento en la demanda global de combustibles y la tecnología más vanguardista para tener operaciones eficientes, Marcelo Carugo habla sobre el mercado de la refinación y su relevancia en la coyuntura global.

0

Con la demanda de combustibles fuertemente impactada durante 2020, con una retracción en el mercado entre 30 y 40% para gasolinas, y hasta 60% para las gasolinas de aviación, el sector de la refinación es de los muchos que han tenido que adaptarse para mantenerse vigentes. Según el consenso de los consultores en el mercado de downstream, se prevé que la demanda de 2019 no se restablecerá antes del año 2022.

Ante este panorama, Marcelo Carugo, Vicepresidente Global de Refinación y Química de Emerson Automation Solutions, explica que la mejor manera de adaptarse y ser flexibles ante los cambios en el mercado es mediante tecnología e innovación. Empresas como Emerson trabajan con los clientes para ayudarlos a alcanzar la excelencia operativa desde el punto de vista de energía y emisiones, de confiabilidad o disponibilidad de plantas, producción y seguridad. Para ello, la innovación tecnológica es uno de los pilares.

“Desde el punto de vista interno, desarrollamos tecnología de instrumentación, elementos finales de control, sistemas de control y todo lo que tiene que ver con el software para aportar mayores herramientas a nivel operativo, de mantenimiento y de integridad de las plantas, en lo que puede ser analítica de datos, sistemas aprendientes y mayores herramientas en la optimización de la producción de las plantas. A su vez, continuamos monitoreando el mercado y si vemos tecnologías complementarias a las de Emerson buscamos incorporarlas a través de adquisiciones”, explicó en entrevista para Global Energy.

Aunque es imposible estar listos para todo, Marcelo Carugo considera que una manera de estar prevenidos ante eventos inesperados como lo fue la pandemia en 2020 es contar con agilidad y tecnología que permitan tomar mejores decisiones con la información disponible. “La flexibilidad y agilidad es lo que hemos visto como ejemplo de la pandemia. Aquellas empresas que lo han sobrellevado mejor son las que han podido moverse más rápidamente, tomar decisiones más rápido e incorporar tecnologías más rápidamente”, reveló.

Desde el punto de vista del especialista, todos los cambios en la forma de operar forzados por la pandemia continuarán de una manera u otra, porque se ha descubierto que es posible y eficiente operar de esta manera. “Como ejemplo, una empresa cliente arrancó una nueva planta con un licenciador de tecnología de manera totalmente remota. El licenciatario no envió expertos a sitio, sino que lo hicieron totalmente remoto, algo que hace un año o dos hubiéramos pensado que era imposible y sin embargo lo estamos haciendo”.

 

Biocombustibles e hidrógeno

Hablando de nuevas tendencias en el mercado, como las biorrefinerías, Marcelo Carugo dijo que visualizan un resurgimiento de proyectos del llamado diésel verde. “Lo que hacen las biorrefinerías es incorporar otras materias primas además del crudo para producir este diésel para transporte. También recientemente han probado la gasolina de aviación verde”.

Detalló que las refinerías requieren algunas modificaciones para producir este tipo de combustibles, pero éstos no son demasiado demandantes o complejos. “Se requieren modificaciones en las hidrodesulfuradoras, en las unidades de isomerización, y el agregado de una unidad de tratamiento. Se necesitan plantas de pretratamiento para acondicionar las distintas materias primas de manera que no contaminen los catalizadores de la hidrodesulfuradora”, expuso.

El Vicepresidente Global de Refinación y Química de Emerson Automation Solutions considera que en el futuro este mercado se enfrentará a otras variables, como los vehículos eléctricos, que continúan ganando importancia en el mercado, así como una fuerte tendencia hacia el hidrógeno, la cual impacta a la refinación en varios aspectos.

“Por un lado, combustibles que directamente se manejen con hidrógeno, pero también vemos el impacto desde el punto de vista de la sustentabilidad, donde hoy las refinerías utilizan y consumen hidrógeno gris producido a través de carbono. Vemos una tendencia a ir hacia hidrógeno que no tenga tanta participación del carbono. Esta tendencia va a impactar a las refinerías en la próxima década”, previó el experto.

La gran conversación que existe actualmente alrededor del mercado del hidrógeno tiene que ver con la descarbonización y su utilización potencial como fuente de almacenamiento de energía en granjas eólicas o parques solares, donde quizás no existe consumo durante algunos momentos del día, pero se puede almacenar eficientemente a través del hidrogeno, fundamentalmente en aquellos países donde hay cavernas o estructuras debajo de la tierra que permiten el almacenamiento a bajo costo.

“Asimismo vemos el hidrógeno como una fuente de energía que puede ser incorporada en un porcentaje de la red de gas natural, y en Europa se está trabajando arduamente en estos aspectos. Finalmente, también como fuente de energía más limpia a través de generar el hidrógeno por la electrólisis del agua”.

Es así que el reemplazo de las fuentes de hidrógeno en las refinerías es hoy parte de la discusión, donde se busca reemplazar al hidrógeno gris por fuentes más verdes a futuro. Para Marcelo Carugo, ese es uno de los pilares de la sustentabilidad y una tendencia que en los próximos años va a continuar y acelerarse, lo que también redundará en refinerías más eficientes.

 

Demanda podría llevar al cierre de refinerías

Por otro lado, dijo que la industria de la refinación va a enfrentar un tema de demanda, que aunque se espera que continúe creciendo, es muy probable que no lo haga tan rápidamente, mientras que existen ya varios proyectos de refinerías grandes en ejecución tanto en Asia como en Medio Oriente.

“La nueva capacidad de refinación que va a entrar en el mercado, incluyendo la refinería en México, se va a enfrentar con una sobreoferta que no va a estar correspondida con el incremento en la demanda y va a poner presión en refinerías pequeñas y en refinerías de baja eficiencia. Vamos a ver algunas refinerías en el mundo que van a cerrar y se van a convertir quizás en terminales; esto lo veremos en los próximos años, aunque ya en el 2020 hemos visto algunas refinerías que han cerrado tanto en Europa como en EUA y Asia”, concluyó.