Busca Enel Green Power producir energía solar, en el agua

0

Enel Green Power ha instalado en su laboratorio de innovación una plataforma experimental flotante con módulos fotovoltaicos, con lo cual espera obtener más eficiencia de los paneles, menor ocupación del suelo, ahorro hídrico y menor impacto en el ecosistema.

Se trata de una gran superficie cubierta de paneles fotovoltaicos, pero no “en tierra” como estamos acostumbrados a verlos, sino flotantes en el agua. El proyecto experimental se lleva a cabo en Catania, Italia, donde la compañía colocó una planta de 30 kW en unas plataformas flotantes para la producción de energía solar. Básicamente, es una instalación equipada con los mismos paneles utilizados para las plantas comunes, pero en la que se aprovechan tecnologías específicas para que pueda flotar en superficies de agua como lagos, presas o incluso en mar abierto.

En concreto, se trata de tres sistemas fotovoltaicos, dotados de módulos monofaciales y bifaciales, integrados en la misma plataforma para testar las diferentes condiciones operativas y verificar el funcionamiento de los elementos clave de una planta.

Los datos recogidos se compararán con los obtenidos de plantas en tierra con instalación convencional, para validar los resultados del fotovoltaico flotante. De hecho, un parque flotante ofrece numerosas ventajas respecto a uno en tierra, tanto desde el punto de vista de los resultados como del impacto en la biodiversidad, por brindar un refugio a la avifauna y ocupar una menor cantidad de suelo, ya que no les quita espacio a pastizales, bosques y selvas.

Además, un parque flotante permite un ahorro hídrico importante. En las zonas que ocupan las plantas (en todo caso la cobertura solo es parcial) la evaporación del agua subyacente se reduce hasta en un 80%: por lo tanto, es posible ahorrar grandes cantidades de agua para la agricultura y el uso humano, preservando el ecosistema acuático subyacente. Las plantas flotantes en cuencas permiten mantener los módulos a temperaturas más “frescas” evitando el sobrecalentamiento de las células, lo que en cambio determina una eficiencia inferior de los paneles. La energía eléctrica que produce un sistema flotante, con respecto a uno en tierra firme, puede aumentar de forma considerable, hasta en un 7-12%. El sistema innovador presenta características y potencialidades capaces de sobrepasar muchos de los límites de las plantas tradicionales en tierra.

Esta iniciativa forma parte de una serie de proyectos innovadores ya puestos en marcha para sostener una trayectoria de crecimiento sostenible del fotovoltaico. Entre las diferentes iniciativas, participamos en el proyecto InSPIRE en colaboración con el NREL (National Renewable Energy Laboratory) con la finalidad de estudiar el impacto de las plantas solares flotantes en el ambiente acuático y la biodiversidad. El programa va a durar tres años e incluye la monitorización exhaustiva de cuatro plantas en Estados Unidos. Los datos recogidos se utilizarán para mejorar el diseño y optimizar las fases de construcción de nuevas plantas fotovoltaicas flotantes en todo el mundo.