spot_img
jueves, julio 18, 2024
15 C
Mexico City
InicioEspecialesColumnasEl corazón "atómico": en qué se basa el sector energético de Armenia

El corazón «atómico»: en qué se basa el sector energético de Armenia

Por Mijaíl Smyshlyaev
Instituto para el Desarrollo de Tecnologías de Combustibles y Energía (IRTTEK)

A diferencia de sus países vecinos, incluidos aquellos con los que las relaciones difícilmente pueden calificarse de «buenos vecinos», Armenia no posee petróleo ni gas. Tal país puede considerarse Azerbaiyán, con el que recientemente se ha recrudecido el conflicto. Mientras Azerbaiyán vendía petróleo invirtiendo dinero en su ejército, Armenia intentaba encontrar un equilibrio entre los recursos energéticos importados y lo poco que se produce dentro del país.

No obstante, puede decirse que durante los años postsoviéticos Armenia ha conseguido alcanzar cierto equilibrio en el sistema energético nacional, lo que los locales consideran uno de sus principales logros, sobre todo si tenemos en cuenta la profunda crisis energética en la que «cayó» el país inmediatamente después de la independencia. El sector energético de Armenia como industria nació a principios del siglo pasado con la construcción de una central hidroeléctrica en el río Voghji.

Tuvo lugar en 1903 y le siguieron otras centrales hidroeléctricas. Más tarde, en los años 60, se construyeron centrales térmicas que convirtieron a Armenia en la primera república totalmente electrificada de la URSS. Pero, quizás, el acontecimiento principal para este país fue la construcción de la central nuclear de Metsamor, que comenzó a finales de los 60 y en 1976 entró en servicio la primera unidad de potencia. Cuatro años más tarde, la segunda.

En este sentido, Armenia se convirtió en «pionera» regional: nadie más tenía una central nuclear en el Cáucaso Sur. Y todo habría ido bien, pero en 1988 se produjo el tristemente célebre terremoto de Spitak, tras el cual se suspendieron las obras de la central nuclear. Acababa de producirse el accidente de Chernóbil, y las autoridades no querían tener otro accidente en su territorio.

Así que se decidió reasegurar y «congelar» la central, a pesar de que no se detectó ninguna infracción relacionada con el impacto sísmico del terremoto en la central nuclear. Sin embargo, la central dejó de funcionar, lo que, unido a los difíciles momentos de transición que atravesaba el país, provocó una grave crisis

La central fue «descongelada» en los años 90, concretamente en 1993. Debido a la grave crisis postsoviética en todos los ámbitos, la única solución aceptable era reanudar el funcionamiento de la central nuclear armenia para corregir de alguna manera la situación del país. En 1993-1995 se llevaron a cabo complejos trabajos para estudiar adicionalmente la situación sísmica con el fin de fundamentar la posibilidad de reiniciar y seguir explotando la central nuclear. Todo salió bien, los expertos del OIEA dieron su aprobación y la central se puso en marcha de nuevo.

En la actualidad, la central nuclear armenia consta de dos unidades de potencia con reactores del tipo JJER-440. La capacidad instalada de las unidades de potencia es de 1.000 MW. La potencia instalada de las centrales es de 407,5 MW y su vida útil es de 30 años. La central nuclear tiene una importancia crucial para el sistema energético, su cuota en la producción de electricidad explotada es de aproximadamente el 40%.

Las autoridades armenias van a ampliar simultáneamente el uso de la energía nuclear en el país. El primer ministro Nikol Pashinyan habló de ello en primavera del 2023. Señaló que esto debería aumentar la seguridad energética de Armenia y, en este sentido, está en marcha la construcción de la tercera unidad de la central nuclear armenia.

«Estamos desarrollando las capacidades de producción, llevando a cabo una reconstrucción a gran escala de subestaciones y líneas eléctricas, construyendo líneas de alta tensión Armenia-Irán y Armenia-Georgia», destacó Pashinyan, prometiendo hacer de Armenia un centro energético regional único.

Mientras tanto, el país sigue dependiendo en gran medida de la energía importada, lo que afecta negativamente a la misma independencia de la que hablaba Pashinyan. Según datos oficiales, en 2017-2021 Armenia pudo satisfacer un máximo del 33,7% de sus necesidades energéticas, incluso su propia central nuclear funciona con uranio importado.

Es decir, dos tercios de la demanda energética nacional se satisfacen a costa de sus vecinos. Según informes de la Comisión Reguladora de los Servicios Públicos, el 87,5% del gas importado por Armenia procede de Rusia y el 12,5% de Irán. Demasiado para la independencia energética y de otro tipo.

Por supuesto, las autoridades intentan desarrollar fuentes de energía renovables, pero las cosas chirrían. Aunque, por supuesto, la Armenia solar y montañosa tiene potencial. Además, hace tiempo que se habla de la construcción de otra central nuclear, e incluso hay negociaciones en curso con varios países, entre ellos Estados Unidos. Quizá, a la luz de los últimos acontecimientos, las cosas vayan más deprisa, pero los armenios, como siempre, tendrán que actuar con un ojo puesto en sus vecinos.

Te puede interesar

Descentralización: hacia dónde dirige Nigeria su sector energético

Marruecos se convertirá en la potencia mundial de la energía verde

Negocios Industriales

Relacionados

Petrolera YPFB invertirá 400 mdd en nuevo campo de gas natural

La petrolera estatal boliviana YPFB invertirá aproximadamente 400 millones de dólares en el desarrollo del reciente descubrimiento del campo de gas natural Mayaya. La...

Repsol y EDF Renewables lanzan acuerdo exclusivo para eólica marina

Repsol y EDF Renewables formalizaron un acuerdo de cooperación exclusiva para desarrollar proyectos de eólica marina en España y Portugal, destacando el potencial de...

Sempra Infrastructure firma contrato con Bechtel para la Fase 2 de Port Arthur LNG

Sempra Infrastructure, una subsidiaria de Sempra, firmó un contrato de ingeniería, adquisiciones y construcción (EPC) con Bechtel Energy para el desarrollo de la Fase...