Avanza BMW en el desarrollo de una agenda sostenible

Para 2022, la marca planea presentar la próxima generación de sistemas de propulsión eléctrica de celdas de combustible de hidrógeno en un vehículo: el BMW i Hydrogen NEXT, modelo que proporciona una visión inicial de lo que esta tecnología tiene por ofrecer. BMW Group comenzaría a ofrecer vehículos de celdas de combustible para clientes en 2025.

0

Durante la Feria Mundial Expo 2000 en Hannover, Alemania, BMW presentó el modelo 750hL, el primer automóvil del segmento de lujo propulsado por hidrógeno. Este modelo demostró sus méritos en pruebas prácticas, lo que confirma de manera clara la viabilidad de esta tecnología.

Ese mismo año, la empresa alemana inauguró la primera estación de servicio público de hidrógeno del mundo, ubicada en el aeropuerto de Múnich. En 2004, expuso el BMW H2R World, un vehículo de hidrógeno que cuenta con el récord mundial de velocidad.

Propulsado por un motor de combustión de hidrógeno V12 de 6.0 litros, el automóvil recorrió una pista de alta velocidad en la ciudad francesa de Miramas y alcanzó una velocidad máxima superior a 300 km/h, estableciendo récords, entre otras cosas, para la distancia de un kilómetro con un arranque rápido y el cuarto de milla con un comienzo desde el reposo. La aceleración de 0 a 100 km/h se produjo en solo seis segundos.

En entrevista para Global Energy, Hernando Carvajal, Director de Mercadotecnia de la marca BMW para BMW Group Latinoamérica, recordó que en el año 2006 se lanzó al mercado el BMW Hydrogen 7, el cual no fue resultado de un proyecto de investigación, sino que completó con éxito todo el proceso de desarrollo de producto (PDP) obligatorio para los vehículos BMW nuevos.

El especialista explicó que desde el inicio de la investigación y el desarrollo de este tipo de motores, la marca ha preferido el uso de hidrógeno líquido, que ofrece una densidad de energía mayor comparado con el hidrógeno gaseoso, como fuente de energía adecuada para los vehículos.

Hernando Carvajal es Ingeniero Aeroespacial por el Instituto Politécnico de Worcester, en Massachusetts, y cuenta con una maestría en Administración de Empresas otorgado por Babson College. Para él, el hidrógeno como portador de energía debe producirse primero en cantidades suficientes a un precio competitivo utilizando electricidad verde. “Entonces, el hidrógeno se utilizará principalmente en aplicaciones que no pueden ser directamente electrificadas, como el transporte pesado de larga distancia”, expuso.

Sin embargo, lamentó que la infraestructura necesaria, como una amplia red de estaciones de servicio de hidrógeno sea carente en la actualidad. “BMW Group está avanzando con su trabajo de desarrollo en el campo de la tecnología de celdas de combustible de hidrógeno. La compañía está utilizando este tiempo hasta que la infraestructura y el suministro de hidrógeno producido de manera sustentable estén en su lugar para reducir sustancialmente el costo de fabricación del sistema de tren motriz”.

El Director de Mercadotecnia de la marca BMW para BMW Group Latinoamérica refirió que la marca alemana trabaja bajo el supuesto de que, en el futuro, existirán varios tipos alternativos de sistemas de propulsión; “no existe una solución única que cubra el espectro completo de las necesidades de movilidad de los clientes en todo el mundo. Los vehículos de hidrógeno representan una alternativa importante y una adición a los sistemas de propulsión eléctrica de batería. La tecnología de celdas de combustible de hidrógeno podría convertirse en el cuarto pilar de nuestra cartera de trenes motrices a largo plazo”, reveló.

 

Vehículos y cambio climático

Hernando Carvajal, quien se unió a BMW Group en Estados Unidos en 2001, detalló que la compañía ha establecido estándares en términos de sustentabilidad; sin embargo, la estrategia principal de la marca seguirá siendo reducir las emisiones de CO2 y aumentar la eficiencia de los recursos. Ambos objetivos aplican para todo el ciclo de vida de un vehículo: desde la cadena de suministro, la producción y hasta el final de la fase de uso.

Además, BMW Group ha contribuido en la lucha contra el cambio climático con distintas acciones: la primera de ellas ha sido reducir las emisiones de CO2 por vehículo en al menos un tercio para una flota de 2.5 millones de vehículos, producida por BMW Group en 2019. Esto corresponde a una disminución superior a 40 millones de toneladas de CO2; además, desde 2006 redujo en 70% las emisiones por vehículo.

 

 

Para leer la entrevista completa, consulte la edición de Global Energy Noviembre