Nuclear y renovables, complementarias para una generación limpia en el país

Aunque la nuclear sí es energía limpia, no es comparable con las renovables, porque éstas funcionan mejor con los picos en ciertos horarios, mientras que la nuclear puede generar energía eléctrica para una demanda constante y sin variaciones. Por lo tanto, lo idóneo es que sean sistemas que trabajen de la mano.

0

La demanda eléctrica está en constante crecimiento ligado a nuestra calidad de vida. Ante ello, es imperativo contar con energía limpia, confiable y costo-eficiente, que solo se podrá producir mediante un portafolios de generación sano, balanceado, e inclinado hacia las fuentes amigables con el ambiente.

En entrevista para Global Energy, Raquel Heredia, fundadora y presidenta de Women in Nuclear México (WiNMX), explicó que una alternativa para ello es tener en cuenta a la nuclear, “Francia, por ejemplo, produce 75% de su energía de este modo, complementándola con diferentes tipos de generación. Debemos considerarlo tanto a nivel global como nacional, porque todos estamos juntos en este sistema que es el planeta tierra. Necesitamos esfuerzos conjuntos para el bienestar de todos y del medio ambiente”, expuso.

Al respecto enfatizó que la nuclear es una industria internacional, debido a que implica una estrecha cooperación entre todos los países, que intercambian experiencias y aprendizajes. Detalló que se trata de una energía sobre la cual existe mucho desconocimiento; sin embargo, el proceso es simple: es una termoeléctrica donde se calienta agua a nivel vapor, el cual impulsa turbinas que a su vez accionan un generador para producir electricidad, “no es un proceso obscuro como la gente suele pensar”.

Asimismo, afirmó que esta es la más responsable con el ambiente, “todos los días convivimos con múltiples fuentes de radiación; sin embargo, la energía nuclear recibe gran escepticismo, en parte debido a los residuos. Cuando se refieren a éstos lo que quieren entender es la radiación, que es un fenómeno natural y la mayor dosis que recibimos proviene de fuentes naturales”.

 

Un ciclo infinito de energía

La especialista, Ingeniera en Desarrollo Sustentable por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, detalló que existe mucho control de todos los residuos, no solo a nivel nacional, sino mediante regulaciones internacionales. Incluso, explicó que no se les llama residuos, sino ‘combustible gastado’, porque todavía tiene potencial de generación, “la idea es que se reprocese ese combustible para que administre nuevas generaciones de reactores, entonces se volvería un ciclo cerrado infinito”.

Raquel Heredia explicó que ese es un punto muy importante de entender: que exista un combustible gastado no significa que representa un peligro. Adicionalmente, aseguró que no hay otro tipo de generación que se acerque a la cantidad de energía que se puede producir en una central nucleoeléctrica, y la cantidad de residuos que genera es muy pequeña para su potencial energético; es decir, al ser pocos son fácilmente manejables.

“Hay centrales que en tres años no cambian de combustible. Eso es algo impresionante. También debemos entender que la capacidad de vida de una central nuclear es muy larga, incluso pueden rebasar los 60 años. En Laguna Verde, la unidad 1 lleva 30 años, lo cual la hace una central joven”, ejemplificó la especialista.

Otro punto a considerar es que cuando se planea una central, se sabe la cantidad de ‘combustible gastado’ que va a generar y se analiza los tratamientos requeridos. Actualmente en Laguna Verde se almacena en piscinas de enfriamiento, donde el agua funciona como blindaje para la radiación.

“La radiación no puede escapar del agua, así que es el mejor blindaje junto con el hormigón. Se coloca en estas piscinas y se deja ahí hasta que su actividad decaiga. Actualmente estamos explorando qué se hará con este combustible a futuro, y una de las ideas es el reprocesamiento, pero eso implica que necesitamos más reactores capaces de usar este combustible reprocesado o la colaboración con otro país para que lo reprocese”.

 

Un sistema que ayuda al desarrollo económico social

Por otro lado, destacó entre sus beneficios el hecho de que no se requiere algún tipo de geografía específica para su construcción; incluso, dijo, puede construirse en un espacio reducido comparado con otras alternativas energéticas, puesto que el combustible empleado es el uranio, obtenido de minas, “de hecho México tiene reservas de uranio pero no las explota. No se necesita estar cerca de la fuente de combustible para establecer la central; eso abre muchas oportunidades a países con pocos recursos de otro tipo, como lo ha hecho Corea del Sur, por ejemplo”.

La fundadora de WinMX explicó que generar un Megawatt eléctrico con nuclear cuesta alrededor de $580 pesos, mientras que con diésel o gas el costo puede ser entre $1,000 o 1,300. “Otra diferencia es si la producción es limpia o no y la nuclear sí lo es, pero no la comparo con las renovables, porque éstas funcionan mejor con los picos en ciertos horarios, mientras que la nuclear se puede utilizar como fuente de energía de carga base. Más bien son sistemas que se podrían complementar. Eso sería lo idóneo”, considera Raquel Heredia.

Ante los beneficios tangibles que ofrece esta alternativa de generación, la presidenta de Women in Nuclear México dijo que incrementar su uso requiere decisiones de tipo político, además, destacó que no solo existe la regulación y vigilancia nacional, sino que existe un organismo internacional de energía atómica encargado de que los países tengan buenas prácticas y la empleen para fines pacíficos.

En México tenemos a la Comisión Nacional de Seguridad Nuclear y Salvaguardias (CNSNS), un organismo regulador semiautónomo que no depende de las decisiones gubernamentales y vigila que haya buenos procesos en las centrales, pero la generación nuclear es completamente dependiente de una operación gubernamental; no puede llegar una empresa privada a invertir en esto.

“El PRODESEN de 2017 ya planteaba metas de generación de energía limpia y la nuclear formaba parte para cumplir estos objetivos. Entre ellos se había previsto tener una central en Tamaulipas e incrementar la capacidad de Laguna Verde con más reactores, pero una vez que se establece el escenario en el Programa tiene que pasar por varios procesos para que exista un cumplimiento. Actualmente no tenemos PRODESEN, pero estamos a la espera de ver qué se ha pensado al respecto”, reveló Raquel Heredia.

Finalmente, recordó que la nuclear no solo tiene aplicaciones en la generación eléctrica, sino para otras industrias y aplicaciones como la medicina, espacial y medio ambiente, entre otras, “es muy importante porque todo está interconectado y no podemos separar las cosas. No debemos verla como un tipo de tecnología, sino como un sistema que ayuda al desarrollo económico social”, concluyó.