Pero qué necesidad – La decisión de Arabia Saudita le pesará al mercado petrolero durante este 2021

0

* Por Jaime Brito

La semana que comenzó el 4 de enero del 2021 será recordada por muchos años, no solamente por aquellos difíciles momentos en que el Capitolio de los Estados Unidos fue invadido por un grupo de personas que apoyaban al Presidente Trump. Y no sólo porque el Congreso de los Estados Unidos estaba sesionando en medio de objeciones para aceptar los votos electorales (algo que ha pasado pocas veces en la historia de este país).

Otro gran evento histórico se vivió del otro lado del mundo, cuando el cartel extendido de la OPEP+ decidió no incrementar producción petrolera durante el mes de enero. Hasta aquí todo bien, pero, después de esa decisión del cartel en su conjunto, Arabia Saudita anunció que unilateralmente reduciría su producción en un millón de barriles/día para los meses de febrero y marzo.

Este hecho fue interpretado por algunos como un buen mensaje, pues los Saudis estaban “reconociendo” que la última ola de infecciones de COVID en el mundo podría disminuir la demanda de hidrocarburos. Así que, de alguna forma, Saudi Arabia estaba proactivamente anticipando la necesidad de producción. No comparto para nada esta interpretación.

En realidad fue una decisión catastrófica y muy mal planeada que probablemente pudiera romper la frágil cohesión que al fin los Saudis habían logrado construir desde el 2014. Repasemos este tema y exploremos porqué se podría traducir en una mayor volatilidad de precios en este año.

 

Gavilán o paloma – La difícil relación entre los Saudis y Rusos en el mundo petrolero

En la jerga del mercado petrolero, cuando los analistas de mercado en el mundo hablamos de los diferentes miembros de la OPEP, es muy común identificar a dos equipos que tradicionalmente se pueden distinguir dentro de la OPEP tradicional: los halcones y las palomas (no es broma, busque usted las palabras “hawk” y “dove” junto con al acrónimo de la OPEP en inglés y verá que es algo bastante coloquial en el mundo del petróleo).

Pues bien, como en todo equipo, siempre hay capitanes, así que en el de las palomas siempre tenemos a Arabia Saudita. En el de los gavilanes el líder es sin duda Irán (recuerde, estamos hablando de la OPEP tradicional, no de la OPEP+ donde está Rusia, Noruega, México, etc).

¿Qué significa que un país se vea como una paloma o un halcón? A las palomas (Saudi Arabia, Kuwait, UAE) se les asocia con una posición amigable, razonable respecto a su relación con el mundo occidental, normalmente con voluntad para hacer sacrificios y recortar producción si fuera necesario. Los halcones por su parte (Irán, Venezuela, Nigeria) buscan no recortar producción petrolera, y prefieren no tomar decisiones de producción basadas en que sería lo mejor para el mundo occidental (en caso de momentos de crisis económica, por ejemplo). Los términos implican mucho más, pero esta descripción es una forma muy breve de resumir las diferencias.

Pues bien, desde el 2014 los Saudis identificaron que afuera de la OPEP también andaban halcones sueltos, que necesitaban unirse al esfuerzo y compartir los sacrificios que implicaban que miembros de la OPEP aceptaran recortar producción para dar soporte al precio internacional del crudo.

El halcón más fuerte y peligroso para ellos eran definitivamente los rusos: desde que el mundo se estaba recuperando de la crisis del 2008 y hasta 2014, la OPEP organizó recortes de producción, con el fin de gestionar los precios del petróleo en un nivel que permitiera la recuperación económica mundial, pero que también les garantizara una buena fuente de ingresos a cada país productor.

Pero mientras los Saudis y el resto de la OPEP recortaban producción, los rusos incrementaban la suya, ganándoles clientes que dejaban en este proceso. Así que hacia finales del 2014 los Saudis le piden a los rusos que pongan de su parte y se hagan “miembros virtuales” de la OPEP, para que ellos también recorten producción. Los rusos se niegan, y después de varios meses de interacciones, los Saudis responden abriéndole a la llave de su inmensa capacidad ociosa, con lo que inundan el mercado y tiran el precio del Brent y WTI por debajo de los $30/bl de manera sorpresiva.

Luego de esa demostración de fuerza, finalmente los rusos comienzan a alinearse, y ya entre 2016-2017 se integran más a lo que sería la OPEP+. A partir de ese momento este cartel extendido (que incluye a muchos otros productores) ha estado coordinándose en momentos de crisis, para gestionar de manera conjunta la producción petrolera.

Aun en esta inercia que se ha ido ganando desde el 2014 los rusos siguen mostrando el perfil de “halcones”, al querer evitar recortes de producción, mientras que los Saudis son de la idea de ser más proactivos, al preferir recortar con anticipación, incluso antes de que los inventarios o demás estadísticas en el mundo les indiquen que sean necesarios los recortes.

 

Se me olvidó otra vez- la última decisión borra el terreno ganado

Pues bien, luego de la caída de la demanda a nivel mundial por culpa de la pandemia, el grupo extendido discutió la necesidad de recortar producción. La posición rusa a inicios del 2020 fue de no hacerlo, pero ya para marzo la realidad terminó convenciendo a los rusos y demás escépticos, ya que era claro que la demanda de hidrocarburos iba a caer de manera tal que, o había un recorte de producción petrolera urgente, o el precio del crudo llegaría a mínimos inimaginables.

Hasta ahí todo bien. El cartel extendido de la OPEP+ ya había alcanzado una madurez y respondía a esta gran crisis mundial, casi como Avengers respondiendo a amenazas fuera de este mundo.

Como resultado de este esfuerzo implementado como respuesta de la pandemia, se acordó incrementar un poco de producción para agosto y luego se iba a aumentar más volumen en enero del 2021 (2 millones b/d).

Pero el pasado mes de diciembre se acordó que ese último aumento de 2 millones de b/d no se iba a llevar a cabo, por la última ola de infecciones de COVID que se veían. Así que acordaron mejor solo incrementar en 500 mil b/d durante enero, y volver a charlar en un mes para acordar el siguiente paso.

Y sin embargo ahora en enero, cuando el acuerdo de todos los miembros es por esperar antes de hacer un ajuste adicional, los Saudis anuncian que ellos unilateralmente reducen su producción en 1 millón b/d.

Esta decisión le va a costar sudor y lágrimas a los Saudis, ya que debilita su posición para todas las reuniones que sigan: los halcones van a oponerse más a recortar si fuera necesario, esperando a que sean los Saudis quienes ofrezcan el sacrificio. Luego de pasar años convenciendo a los rusos que compartan la carga y el sacrificio, los Saudis deciden anunciar este recorte.

Y además de todo, tenemos en el 2021 un nuevo tablero geopolítico, pues la nueva Administración de los Estados Unidos va probablemente a implementar acciones respecto a Irán, Rusia, China, y otros miembros relevantes del mercado petrolero internacional, que seguramente, por su complejidad, podrían reducir la cohesión de la OPEP+ en este año. Cada país podría presionar a los EEUU a través de sus acciones para equilibrar o tirar el precio del crudo.

Con menos cohesión en la OPEP+ se tendrían respuestas más lentas o menos acertadas en el momento que hubiera que gestionarse incrementos o reducciones de producción. Y esto provocaría más volatilidad de precios de petróleo para este año.

Esta es solo una muestra de cómo la experiencia internacional de Stratas Advisors puede ayudarle a entender estos temas. Y si agregamos aristas adicionales como el entorno económico-financiero, el pronóstico del tipo de cambio que viene este año, el entorno refinador y comercial, los fundamentales del mercado y estrategias corporativas de varias empresas en el 2021, usted tendría una mejor visibilidad de por donde aprovechar oportunidades en este complicado año que comienza.

Le deseamos lo mejor en este nuevo año, y si se le ofrecen servicios de pronósticos de precios y estrategias de alto nivel para ayudarlo a navegar por estas aguas, estamos a sus órdenes.

¡Nos vemos en la próxima!

* Jaime Brito, Vicepresidente de Stratas Advisors.