El mundo está cambiando y nosotros también

0

El mundo está cambiando y nosotros también

En 2015, durante el Acuerdo de París, los países involucrados propusieron y definieron varios objetivos para reducir las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) en un esfuerzo por mantener el calentamiento global por debajo de los 2°C. Entre estos países se encontraba México, cuyo objetivo nacional se fijó en reducir 22% de sus emisiones de GEI para 2030, además de una posible reducción de 36% si se cuenta con suficiente apoyo y financiamiento internacional, y, para 2050, una reducción de 50% de las emisiones de GEI, con el año 2000 como punto de partida.

¿Qué es un sistema de comercio de emisiones (ETS por sus siglas en inglés) o comercio de derechos de emisión (Cap-and-Trade)?

El sistema de comercio de emisiones, también llamado comercio de derechos de emisión es un instrumento basado en el mercado que se utiliza para alcanzar objetivos de reducción de emisiones. Se trata de un enfoque viable para hacer frente a la contaminación de los países, ya que ofrece la posibilidad de reducir las emisiones de GEI a un bajo costo y de manera rastreable y medible.

Está basado en el principio de “comercio de derechos de emisión” o Cap-and-Trade.

  • El tope (cap) de emisiones de GEI establece un límite firme de contaminación. Los gobiernos suelen fijar el límite en uno o varios sectores económicos y reducir dicho límite de forma interanual.

  • El comercio (trade) ofrece un mercado para que las empresas compren y vendan derechos de emisión, que son “certificados” o “permisos” que representan el derecho legal a emitir una determinada cantidad de emisiones GEI, ya que la oferta y la demanda fijan su precio. El comercio ofrece a las empresas un fuerte incentivo para ahorrar dinero reduciendo las emisiones de la forma más rentable.

El sistema Cap-and-Trade permite al mercado fijar el precio del carbono y, por lo tanto, impulsar las decisiones de inversión e incentivar las innovaciones del mercado.

Otro instrumento relevante para la reducción de las emisiones GEI es el Impuesto sobre el carbono.

¿Qué es el Impuesto sobre el carbono?

El impuesto sobre el carbono es una tasa impositiva aplicada a la emisión de GEI a la atmósfera en la que el gobierno fija una tasa que se paga por cada tonelada de GEI emitida. Esto incentiva a las empresas y a los consumidores a tomar medidas, como el cambio a fuentes renovables o la adopción de nuevas tecnologías, para reducir sus emisiones y evitar el pago del impuesto. Según su contenido de CO2, a cada combustible fósil se le asigna un nivel impositivo diferente, determinado en la revisión anual del Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés).

Tipos de impuestos:

  • Impuesto sobre las emisiones, el cual está basado en la cantidad de emisiones de una empresa.
  • Impuesto sobre bienes o servicios (normalmente aquellas con un alto nivel de emisiones de gases de efecto invernadero) por ejemplo, un impuesto a la gasolina.

Cap-and-Trade vs. Impuesto sobre el carbono

El sistema de comercio de emisiones o comercio de derechos de emisión (Cap-and-Trade) proporcionan un alto nivel de certeza sobre las emisiones futuras, pero no sobre el precio de esas emisiones, mientras que los impuestos sobre el carbono sí lo hacen. Un sistema de comercio de emisiones puede ser la mejor política cuando una jurisdicción tiene un objetivo específico de emisiones.

En qué situación se encuentra México

Además del Impuesto sobre el Carbono (establecido en 2013), en 2019, con el apoyo de gobiernos locales extranjeros y del Banco Mundial, y a través de la Alianza para la Preparación del Mercado,México inició su programa piloto para la implementación de un sistema de comercio de emisiones. Este programa piloto, el cual no tendrá impacto económico por mandato del Congreso, se estableció para un periodo de tres años (dos años de fase piloto, un año de transición). En 2023, se convertirá en un sistema de comercio de emisiones plenamente operativo.

El programa piloto abarca las emisiones directas de CO2 de las entidades de los sectores de la energía y la industria, que generan al menos 100,000 toneladas de CO2 al año y cubre aproximadamente 300 entidades que corresponden a ~40% de las emisiones nacionales. En esta primera etapa, el programa no tendrá ningún impacto económico en las entidades reguladas y buscará probar el diseño del sistema, crear capacidad en el comercio de emisiones y generar un valor de referencia para los derechos de emisión y las compensaciones de la fase operativa. Pretende simular la creación de capacidad entre las entidades participantes y servir como un ejercicio de aprendizaje de creación de políticas para ayudar a los organismos gubernamentales en el diseño de las regulaciones del mercado. Se basará en las emisiones históricas y en los objetivos climáticos del país. En 2023, cuando el programa entre en pleno vigor, abarcará a las entidades que produzcan 25,000 toneladas de CO2 o incluso más.

El tope para la fase piloto de 2020 y la de 2021 fue fijado por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) en 271.3 MtCO2, lo que representa alrededor de 1.0% y 0.3% de las emisiones de CO2 reportadas al Registro Nacional de Emisiones (RENE) en 2016 por las entidades contempladas en el sistema de comercio de emisiones.

Patrocinadores del Programa

MéxiCO2 es la plataforma de carbono de la Bolsa Mexicana de Valores. Es la plataforma que supervisará el comercio de créditos de carbono.

Etapas siguientes

México se encuentra en la mitad de la fase 2 del programa piloto Cap-and-Trade a tres años y, a pesar de algunos retrasos, el calendario está en marcha para una subasta en 2022 en la fase piloto y una fecha de inicio en 2023. El programa del sistema de comercio de emisiones que se está aplicando es uno de los primeros pasos para incorporar las prácticas de ESG no solo en las distintas industrias, sino también en las políticas de los países y, en este mismo sentido, podríamos esperar que México y otros países persigan objetivos más ambiciosos aplicando topes más estrictos, incorporando más GEI además del CO2 e incluyendo más industrias con altos consumos de carbono.

Artículo anteriorAutoriza China incrementar producción de carbón para enfrentar crisis energética
Artículo siguienteNikola y TC Energy firman acuerdo para desarrollar centros de hidrógeno limpio a gran escala