Coparmex llama a aplazar construcción de refinería de Dos Bocas

0

La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), retomó y destacó el hecho de que, por primera vez en la historia, el 20 de abril el precio del petróleo colapsó y la mezcla mexicana cotizó a -2.37 dólares, además de que las calificadoras Fitch y Moody’s recortaron las calificaciones crediticias y ubicaron a la petrolera estatal Pemex, como un “ángel caído”, con bonos “basura”, lo que provocó que el peso y la Bolsa Mexicana de Valores cayeran, colocándonos en una grave situación económica.

Asimismo, sostuvo que la la caída en la demanda del petróleo, de la gasolina y del consumo en general traerá consigo un hueco fiscal para el país, pues según datos de la Secretaría de Energía, durante la semana del 10 al 16 de abril se vendieron en promedio 538 mil barriles diarios de gasolina, el nivel más bajo desde el año 2000.

Dijo que lo anterior va a presionar las finanzas públicas del Gobierno Federal y a las participaciones federales a las entidades, por la baja recaudación de IEPS e IVA. En 2019, el 22 por ciento de los ingresos presupuestarios vinieron de los ingresos petroleros y el 5% de la recaudación por IEPS por la venta de la gasolina y diésel. Cabe destacar que México contrató una cobertura petrolera para este año que cubre un precio de 49 dólares por barril, a fin de protegerse ante la evidente fluctuación de precios y garantizar sus ingresos.

“Sin embargo, según el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria, dichas coberturas petroleras compensarán sólo el 36 por ciento del total de ingresos petroleros que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) prevé recaudar y amortiguarán el 87 por ciento a los ingresos petroleros del Gobierno Federal”, indicó.

Consideró que el Gobierno Federal debe cambiar su estrategia, pues el seguir apostando a la llamada soberanía energética, basándose en aumentar la producción de Pemex, conlleva un alto riesgo de presiones a las finanzas públicas.

“En la Coparmex hacemos un llamado por aplazar la construcción de la refinería de Dos Bocas. El contexto actual no es oportuno para la construcción de una refinería. Sobre todo cuando las cifras más recientes muestran que solo estamos utilizando el 30 por ciento de nuestra capacidad para refinar. Sin duda, la prioridad inmediata del gasto público debe ser proteger el empleo y el ingreso de las familias de todos los mexicanos”, concluyó.