COVID-19 reduce la demanda de energía, pero acelera la disminución de emisiones de CO2

0

Las ramificaciones económicas y de comportamiento de COVID-19 reducirán significativamente la demanda mundial de energía a largo plazo, según una nueva investigación realizada por DNV GL’s Energy Transition Outlook, lo que permitirá acelerar la disminución de las emisiones de dióxido de carbono.

De acuerdo con un estudio realizado por DNVGL, en comparación con el pronóstico previo a la pandemia, la cantidad de energía requerida por la humanidad en 2050 será un 8% menor, sin embargo, la eficiencia energética seguirá siendo el factor clave para reducir las necesidades del mundo, aunque la menor producción económica tras la pandemia de COVID-19 está frenando aún más la demanda.

Los cambios de comportamiento duraderos en los hábitos de viaje y trabajo también disminuirán el uso de energía y la demanda de combustibles fósiles del sector del transporte, así como de la producción de hierro y acero.

“Todavía estamos en un cruce crítico. Básicamente tenemos las tecnologías para cumplir con la ambición de París, pero necesitamos políticas más inteligentes para escalar estas tecnologías mucho más rápido. COVID-19 ha causado un enorme sufrimiento humano, pero al mismo tiempo nos ha demostrado que las medidas se pueden implementar rápidamente a gran escala”, dijo Remi Eriksen, presidente del grupo y CEO de DNV GL, quien agregó que esta es una oportunidad que no puede desperdiciarse, por lo que los gobiernos y las instituciones reguladoras internacionales deben aprovechar para tener un impacto duradero en la descarbonización.

La demanda de energía del sector del transporte nunca alcanzará los niveles previos a la pandemia debido a la recesión en el sector de la aviación y debido a los hábitos de desplazamiento alterados a medida que las personas trabajan más desde sus hogares. A su vez, el proceso intensivo de energía de la producción de hierro y acero se verá afectado por una menor demanda de espacio para oficinas.

Con la meseta de petróleo anterior a la anticipada y la continua disminución rápida del uso de carbón, el pronóstico de DNV GL muestra que las emisiones de CO2 probablemente ya hayan alcanzado su punto máximo (en 2019). Sin embargo, incluso con el pico de emisiones detrás de nosotros y la demanda de energía plana hasta 2050, la transición energética aún no es lo suficientemente rápida como para cumplir con la ambición de París de mantener el calentamiento global muy por debajo de 2°C por encima de los niveles preindustriales. Para alcanzar el objetivo de 1.5 grados, tendríamos que repetir la disminución de emisiones que estamos experimentando en 2020 cada año a partir de ahora.

“La profundidad de la crisis climática es inmensa, pero tenemos todas las herramientas para prevenir el calentamiento global insostenible. Las empresas y los gobiernos deben actuar, porque ahora más que nunca necesitamos la ampliación de la tecnología para acelerar la absorción de energías renovables, medidas de eficiencia energética, así como el despliegue de captura y almacenamiento de carbono a escala industrial y el uso de combustibles alternativos”, dijo Eriksen.