Desarrolla Iberdrola su primera planta fotovoltaica en Teruel

0

Iberdrola avanza en sus planes para liderar la transición energética y la recuperación de la economía y el empleo en España. Finalizada la fase de construcción, la compañía ha puesto en marcha su primera planta fotovoltaica en la provincia de Teruel.

Situada en el municipio de Azaila, está integrada por 142.740 módulos fotovoltaicos y cuenta con una potencia instalada de 50 MW. La instalación fotovoltaica, que ha generado 250 empleos durante la fase de construcción, produce energía limpia equivalente a las necesidades de consumo de 24.300 hogares al año, además de evitar la emisión de unas 19.000 toneladas CO2 anuales.

Con este nuevo proyecto, la compañía refuerza su apuesta por Aragón donde ya opera cerca de 500 MW, la mayoría de ellos renovables, y prevé duplicar en los próximos años con la tramitación de otros 500 MW verdes con proyectos como las plantas fotovoltaicas Peñaflor, Fuendetodos y Escatrón, que cuentan con acceso de conexión y análisis ambiental. Adicionalmente, la compañía tiene previsto promover el desarrollo de proyectos eólicos y fotovoltaicos que suman más de 700 MW en diferentes zonas de la comunidad.

La estrategia de Iberdrola tiene plenamente integrada la conservación de la diversidad biológica de los ecosistemas, demostrando que es posible hacer convivir de manera eficaz el suministro de energía competitiva, limpia y sostenible con el equilibro del medio ambiente.

En sentido, el proyecto de Azaila promueve el acceso de ganado ovino a la instalación fotovoltaica para el aprovechamiento de pastos, garantizando la convivencia entre instalaciones renovables y actividad agroganadera.

La compañía, que prevé alcanzar ‘la pérdida neta nula’ de biodiversidad en 2030 apostando por el impacto neto positivo en los nuevos desarrollos de infraestructuras, ha realizado más de 1.450 acciones de protección a la biodiversidad en los último tres años, combinando la instalación de proyectos renovables con la conservación de la diversidad biológica de los ecosistemas, cuidando flora, fauna y patrimonio natural.

La compañía está alineada con el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) directamente relacionados con la naturaleza (los ODS 6, 13, 14 y 15) y trabaja para fomentar el desarrollo económico y social, respetando el medio ambiente.

Iberdrola está convencida que la transición energética puede actuar como agente tractor clave en la transformación del tejido industrial y en la recuperación verde de la economía y el empleo. Para ello, la compañía ha lanzado un plan de inversión de 75.000 millones de euros para el período 2020-2025, con el objetivo de duplicar su capacidad renovable y aprovechar las oportunidades de la revolución energética que afrontan las principales economías del mundo.

Las inversiones en España para el período se elevan a cerca de 14.300 millones de euros y la mitad -más de 7.000 millones de euros- irán destinadas al desarrollo de nuevos proyectos renovables, mientras que más de 4.500 millones irán dirigidos a robustecer y seguir digitalizando las redes eléctricas.

Tras veinte años promoviendo la transición energética, Iberdrola es líder en energía renovable en nuestro país, con una capacidad instalada de más de 16.700 MW renovables a septiembre de 2020; un volumen que en el mundo se eleva a casi 35.000 MW, convirtiendo a su parque de generación en uno de los más limpios del sector energético.

Con unas emisiones de CO2/kWh que son ya dos tercios inferiores a la media europea, la estrategia de inversión en energía limpia y redes llevará a Iberdrola a ser una compañía “neutra en carbono” en Europa en 2030.