CITIO lanza la primera red de intercambio de baterías en el país

0

La empresa mexicana CITIO propone la primera red de intercambio de baterías en el país como una nueva manera de distribuir energía, empezando con vehículos eléctricos y en particular, con una motocicleta que será vendida por Italika.

“La red de intercambio de baterías que va a iniciar en la Ciudad de México existe por razones muy sencillas: ofrecer movilidad sustentable y eléctrica al usuario final”, señaló en entrevista exclusiva para Global Energy, Servando Canales, líder y fundador del proyecto CITIO.

Para Canales, hoy en día la movilidad eléctrica tiene dos grandes retos: el primero es el costo, porque cualquier vehículo que se adquiere en el mercado eléctrico mexicano, comparado con su equivalente al del mercado de combustión, es mucho más caro; y la segunda es la autonomía.

Ante este panorama, CITIO propone separar la propiedad de la batería y del vehículo, debido a que la primera, dependiendo del vehículo, representa entre 40 y 60 por ciento del costo total del automóvil; sin embargo, al separar la propiedad de esos dos, se podrá ofrecer al usuario un vehículo a prácticamente la mitad del precio, además de cortar el tiempo de carga en su totalidad.

“Con este modelo, el usuario va a tener la oportunidad de adquirir su vehículo sin batería para posteriormente inscribirse a un plan mensual que podrá pagar con tarjeta de crédito, en efectivo o depósito en diferentes puntos, en el que, dependiendo de los kilómetros que ruede, va a adquirir una batería cargada perteneciente a CITIO. Después de usarla y descargarla, va a poder cambiar por otra batería cargada en los centros de intercambio de baterías que van a estar ubicados a lo largo de la ciudad en donde prestemos el servicio”, explicó el líder del proyecto.  

Aunque por el momento la iniciativa va iniciar con motocicletas, la idea de montar toda una infraestructura para hacer una red de intercambio de baterías es que más de un tipo de vehículo se sume al proyecto.

“A futuro podremos tener vehículos ligeros a cuatro ruedas quizás de más de un pasajero, pero este primer producto que venderá Italika es el punto de lanza para dar el primer paso en un camino que nos llevará a proveer soluciones a los usuarios con una amplia variedad de productos”, aseguró el directivo.

Los módulos de intercambio de baterías tienen el tamaño de un cajero automático y estarán posicionados en lugares como bajopuentes, gasolineras, tiendas de conveniencia, algunos parques y puntos de Grupo Salinas, como tiendas Elektra y agencias de Italika.

Entre los principales retos que enfrenta CITIO al poner en marcha esta iniciativa es el número de motos per cápita en el país, además que al ser una propuesta totalmente nueva a la que el usuario no está acostumbrado, tendrá la tarea de irle mostrando las ventajas que ofrece y por qué deberían migrar de otros métodos de transporte a una propuesta sustentable, eléctrica e integral.

“Lo que queremos ofrecer es una nueva forma de movilidad y hoy en día el ion más conveniente para ello es el litio, aunque a futuro esta condición podría cambiar; sin embargo, iremos de la mano con la solución que nos ofrezca las mejores posibilidades, porque el mundo de las baterías está cambiando muy rápido y seguramente, pronto tendremos propuestas innovadoras y diferentes”, afirmó el fundador de CITIO.

Con la primera etapa de la red de intercambio de baterías se piensa alcanzar los 10 mil usuarios, con lo cual se estaría evitando la emisión de aproximadamente 11 mil toneladas de CO2 al año. Además, su principal objetivo es ofrecer al usuario un plan ilimitado de recargas a través de un costo fijo mensual, con el que se podrá cambiar de batería las veces que se requiera, situación que va a provocar que el costo por kilómetro rodado sea muy bajo para la gente que utiliza la motocicleta como fuente de trabajo.

“Nuestro objetivo es mejorar la movilidad en la ciudad de México y contribuir a mitigar los daños que deja. No sólo se trata de un tema de contaminación, sino también de perder horas en el tráfico, lo que a su vez se traduce en costos per cápita. Teníamos fecha de lanzamiento para finales de mayo con una prueba piloto a finales de abril, pero desafortunadamente, con todo el tema de la contingencia debido al Covid-19, seguramente habrá retrasos, sin embargo, estamos muy entusiasmados de dar un primer paso hacia la movilidad sustentable en la Ciudad de México”, concluyó Servando Canales.