spot_img
viernes, julio 19, 2024
15 C
Mexico City
InicioEspecialesColumnasEl debate en torno de los autos eléctricos

El debate en torno de los autos eléctricos

Por Jorge Molina Larrondo.

Uno de los principales componentes del paquete diseñado por el Presidente Joe Biden por un monto de $1.7 billones de dólares para reactivar la economía de Estados Unidos – conocido en inglés como Build Back Better o 3B – es el desarrollo de proyectos que contribuyan a enfrentar el cambio climático y reducir las emisiones de carbón. Dentro de la propuesta de ley 3B, que incluye diferentes programas económicos y sociales, destaca la partida por $555 mil millones de dólares para promover industrias que reduzcan la huella de carbón, lo que representa la mayor inversión propuesta en este rubro, considerado como una prioridad económica y de seguridad nacional.

Como parte de los programas para enfrentar el cambio climático y reducir las emisiones de carbón, el gobierno de Biden propone otorgar un subsidio de $7,500 dólares para la compra de autos eléctricos fabricados en Estados Unidos. Este subsidio puede llegar a los $12,000 dólares si se trata de vehículos elaborados con mano de obra sindicalizada y que utilicen baterías manufacturadas con componentes producidos en su mayoría en ese país.

De esta manera, el gobierno de Biden busca reducir la dependencia en combustibles fósiles, pero sobre todo impulsar y desarrollar una industria que hoy se encuentra en ciernes y que se considera será clave en las próximas dos décadas. La visión estadounidense es que para el 2030, la mitad de los autos producidos en ese país sean eléctricos.

La Cámara de Representantes aprobó el pasado 29 de noviembre la 3B, aunque la oposición de los republicanos hizo que su monto se redujera casi a la mitad, argumentando que el gasto que pretende llevar a cabo el gobierno de Estados Unidos contribuirá a fomentar la inflación, la que superó en diciembre por primera vez el 7% desde 1982.

La versión de la 3B aprobada por la Cámara de Representantes propone otorgar por 10 años el subsidio a los autos eléctricos y fue enviada al Senado para su análisis y aprobación, donde el principal obstáculo es la oposición de los senadores demócratas Joe Manchin, de Virginia del Oeste, y Kyrsten Sinema de Arizona.

Aunque el Sen. Manchin está en favor del cuidado ambiental, se opone a que solamente los modelos elaborados por personal sindicalizado sean sujeto del subsidio total, debido a que en su estado se encuentra una enorme planta de Toyota que produce modelos híbridos, ocupa a poco más de 2,000 personas y que podría aumentar su plantilla laboral.

México, Canadá y otros países productores de automóviles se han quejado ante las autoridades estadounidenses por el subsidio propuesto a los autos eléctricos, argumentando violaciones al Tratado Comercial México-Estados Unidos-Canadá (T-MEC) y a las disposiciones de la Organización Mundial del Comercio (OMC). Incluso, el Primer Ministro de Canadá, Justin Trudeau, trató el tema en persona con el Presidente Biden en la reunión del T-MEC del 18 de noviembre.

México y Canadá son los dos principales proveedores de la industria automotriz de Estados Unidos y los autos, dos de sus principales exportaciones. De acuerdo con la información de la Oficina del Censo de los Estados Unidos, las principales importaciones de autos (en millones de dólares) en ese país durante los primeros 11 meses del 2021 provinieron de: China ($48,400), México ($34,600), Canadá ($33,800), Alemania ($11,800) y Japón ($10,800).

Desde entonces, las autoridades canadienses han estado cabildeando en Washington para alinear los estímulos fiscales de Estados Unidos y Canadá. México no se ha pronunciado en este sentido e insiste en que Estados Unidos debe eliminar por completo el subsidio a los autos eléctricos. Una de las preguntas que no se ha respondido con claridad es el efecto que tendría este subsidio sobre las finanzas del gobierno de Biden. De acuerdo con el Centro Bipartidista de Políticas Públicas de Washington, y del Sindicato Unido de Trabajadores de la Industria Automotriz, el único vehículo que hoy es sujeto del subsidio total es el Chevy Bolt, en tanto que diversos modelos de marcas europeas y asiáticas podrían ser sujetos del subsidio de $7,500.

Por otra parte, el debate alrededor de los autos eléctricos cobró mayor visibilidad a partir de que el Departamento de Comercio de Estados Unidos amenazó con imponer aranceles a los magnetos de neodimio, que se usan en la fabricación de autos eléctricos y otros productos. Diversas industrias han solicitado a la Secretaria de Comercio, Gina Raimondo, abstenerse de aplicar estos aranceles, pues aumentarían de manera significativa el costo de producción.

Mientras tanto, la producción de autos eléctricos aumentó en México en el 2021 a casi 800 unidades, de acuerdo con la Asociación de la Industria Automotriz de México. Los productores de autos eléctricos e híbridos argumentan que en México estos modelos circulan todos los días, no pagan tenencia ni el Impuesto Sobre Autos Nuevos (ISAN) y que una carga puede generar un recorrido de aproximadamente 240 km.

Para leer la columna completa consulte la próxima edición de Global Energy.

Negocios Industriales

Relacionados

Petrolera YPFB invertirá 400 mdd en nuevo campo de gas natural

La petrolera estatal boliviana YPFB invertirá aproximadamente 400 millones de dólares en el desarrollo del reciente descubrimiento del campo de gas natural Mayaya. La...

Repsol y EDF Renewables lanzan acuerdo exclusivo para eólica marina

Repsol y EDF Renewables formalizaron un acuerdo de cooperación exclusiva para desarrollar proyectos de eólica marina en España y Portugal, destacando el potencial de...

Sempra Infrastructure firma contrato con Bechtel para la Fase 2 de Port Arthur LNG

Sempra Infrastructure, una subsidiaria de Sempra, firmó un contrato de ingeniería, adquisiciones y construcción (EPC) con Bechtel Energy para el desarrollo de la Fase...