El futuro de los combustibles, ¿hacia dónde vamos y cuándo llegaremos?

0

*Por Dr. Roberto Luna Moreno

Si bien es un fin común el reducir las emisiones contaminantes, el cómo realizarlo es un camino que tiene diferentes vertientes entre las que encontramos la electricidad, el hidrógeno, combustibles sintéticos, y motores de ultra bajo consumo de gasolina, así como sus versiones híbridas. Sin lugar a dudas, cada tecnología representa sus propios retos y desafíos, pero es una realidad que el futuro se encuentra ahí, lo que no es claro es cuándo y cómo llegaremos, si bien diferentes países como Noruega, Francia, entre otros tienen metas bien definidas entre 2030 y 2050 para solo producir o vender transporte con cero emisiones, la transición en países menos desarrollados tomará un tiempo más, acorde a estudios entre 10 o 20 años, sobre todo influenciado  por los altos costos que tienen los vehículos con dichas tecnologías, pero que sin lugar a dudas tenderán a bajar al momento de masificar su producción y su generación de automóviles.

Pero esta transición paulatina genera necesariamente que las cadenas de suministros para generar energía eléctrica, hidrógeno o combustibles sintéticos tengan que desarrollarse, para poder atender la demanda a futuro que su masificación causará, de momento no vemos esto porque realmente hay muy pocos vehículos con dicha tecnología, pero analicemos un caso en específico con los autos eléctricos:

Un auto de reconocida marca T acorde a un test realizado por motor1.com con un motor con 340 CV y de una batería con 50 kWh. En la ruta, consumió 14,70 kWh/100 km (6,80 km/kWh), lo que supuso una autonomía de 340 kilómetros. Un estudio de Sin Tráfico, plataforma líder de movilidad inteligente en México, estima que, en promedio, un auto en la capital del país se traslada un promedio de 23.1 kilómetros al día. Lo cual nos da un total de 3.39 KWH por auto, el consumo promedio de una casa es de 9 KWH  por lo que al utilizar el auto estaríamos aumentando en promedio 30% el consumo por hogar, lo que proporcionalmente nos implicaría en aumentar en la misma proporción  aunado al factor de seguridad la capacidad de generación del país más el crecimiento orgánico que tiene el consumo al año, algo que se estima en 10%, lo cual se debe de hacer de forma paulatina mientras empieza este proceso claro si el camino fueran los autos eléctricos.

Este aumento en la generación eléctrica también traería un impacto en el medio ambiente, acorde a la SENER en la actualidad la generación eléctrica está dividida de la siguiente forma:

Lo cual nos muestra que la realidad de México es que gran parte de la generación proviene de fuentes fósiles y en correlación el aumento de esta generación, si no se cambian los métodos nos llevará a un aumento en las emisiones contaminantes, lo que nos lleva a diferentes caminos que han tomado potencias internacionales como lo es empezar a desarrollar su generación a través de fuentes sustentables  como lo es la energía solar, eólica, o un nuevo caso el proyecto de fusión nuclear ITER Reactor Termonuclear Experimental Internacional, en el cual me ha tocado participar de forma indirecta en recomendaciones de analizadores de gases de aislamiento. Con la intención de poder mitigar este efecto en el aumento de emisiones contaminantes, y no solamente trasladar la fuente de emisiones de un punto a otro.

Paralelo al suministro de energía eléctrica, debemos empezar a analizar el desecho de los automóviles eléctricos y su reciclaje, recientemente una publicación francesa, Caradisiac, aborda el tema de que hasta ahora, apenas surgía la cuestión del reciclaje de baterías y coches eléctricos ya que su presencia en las carreteras era muy baja, y su vida útil significa que ahora comienzan a llegar los primeros componentes eléctricos y vehículos de esta índole para reciclar. Sin embargo, el sector de la recuperación de vehículos para desguace todavía no está realmente preparado y es necesario analizar los costos de reciclaje y desmantelamiento hasta la gestión de riesgos y las cuestiones medioambientales.

Algunas de las constantes en las distintas vertientes de combustibles son:

  • El cambio se dará de forma paulatina no puede ni será un cambio abrupto por lo que de momento se debe de tener en cuenta y buscar optimizar la calidad de los combustibles con base en hidrocarburos como lo son la Gasolina, Diesel, Jet Fuel etc.
  • Se debe de desarrollar de forma paralela, las cadenas de suministros de los nuevos combustibles, así como de desecho de los mismos y analizar de forma completa el impacto que se tendría en el medio ambiente.

El desarrollo de  tecnología y las mega tendencias nos llevarán a una nueva forma de visualizar los negocios en la industria y grandes retos tecnológicos y operativos donde sin lugar a dudas es una cuestión fundamental contar con socios de negocios con amplia experiencia multi industria, en desarrollo, análisis y mejora de procesos como lo es Endress+Hauser , por lo que nos ponemos a la orden para cualquier cuestión que tenga y en la cual le podamos ayudar, tanto para medir sus procesos como la calidad de los productos que maneja y con ello poder ayudarlo a optimizar los mismos.