4.4 mdd en bitcoin pagó Colonial Pipeline por rescate de ransomware

Aunque el flujo de combustible del oleoducto ha vuelto a la normalidad, el impacto del ataque no terminó con el pago del rescate. Se necesitarán meses de trabajo de restauración para recuperar algunos sistemas comerciales y, en última instancia, le costará a Colonial decenas de millones de dólares, dijo Blount, y señaló que aún no puede facturar a los clientes después de una interrupción de ese sistema.

0

El principal operador de oleoductos de Estados Unidos, Colonial Pipeline, recibió un ciberataque que lo obligó a cerrar sus operaciones el viernes 7 de mayo y generó temor a un aumento de los precios en las gasolinas. El incidente es una de las operaciones de secuestro digital más perturbadoras jamás reportadas y ha provocado llamados de los legisladores estadounidenses a reforzar las protecciones de la infraestructura energética contra piratas informáticos.

Joseph Blount, CEO de Colonial Pipeline Co., le dijo a The Wall Street Journal que autorizó el pago de un rescate por 4.4 millones de dólares, al no saber qué tan gravemente el ciberataque había violado sus sistemas o cuánto tiempo tomaría recuperar el oleoducto. El directivo reconoció públicamente esta semana que la compañía había pagado el rescate, y dijo que era una opción que sentía que tenía que ejercer, dados los riesgos que implica el cierre de una infraestructura energética tan crítica.

A cambio del pago, realizado en bitcoin, la empresa recibió una herramienta de descifrado para desbloquear los sistemas que penetraron los piratas informáticos, que sin embargo no fue suficiente para restaurar de inmediato los sistemas de la tubería.

El oleoducto finalmente permaneció cerrado durante seis días. El paro empujó los precios de gasolina a los niveles más altos en más de 6 años y medio, y dejó a miles de estaciones de servicio sin combustible. Las reservas de gasolina de la costa este cayeron en alrededor de 4.6 millones de barriles la semana pasada, la caída semanal más pronunciada desde finales de febrero, según datos del Departamento de Energía.

De acuerdo con The New York Times, pagar rescates a los piratas informáticos puede fomentar más actividades delictivas y, a menudo no conduce a la restauración de los sistemas, por lo que durante años, la Oficina Federal de Investigaciones ha aconsejado a las empresas que no paguen cuando son atacadas por ransomware. Si lo hacen, han dicho los funcionarios, respaldaría un mercado criminal en auge. “Sé que es una decisión muy controvertida. No lo hice a la ligera”, dijo Blount en sus primeras declaraciones públicas desde el ataque.

La empresa restauró el servicio en el oleoducto la semana pasada. Dijo el lunes que transportaba combustible a niveles normales, aunque advirtió que tomaría tiempo para que la cadena de suministro se recuperara. Durante los últimos cinco años, dijo Blount, Colonial ha invertido alrededor de $ 1.5 mil millones para mantener la integridad de su sistema de tuberías de 5.500 millas y ha gastado $ 200 millones en TI.

Para Blount, el ciberataque fue similar a los huracanes de la Costa del Golfo que a menudo obligan a cerrar segmentos de oleoductos y refinerías durante días o semanas. Sin embargo, fue en cierto modo más devastador. El Colonial Pipeline nunca antes se había cerrado de una vez, dijo.

Aunque el flujo de combustible del oleoducto ha vuelto a la normalidad, el impacto del ataque no terminó con el pago del rescate. Se necesitarán meses de trabajo de restauración para recuperar algunos sistemas comerciales y, en última instancia, le costará a Colonial decenas de millones de dólares, dijo Blount, y señaló que aún no puede facturar a los clientes después de una interrupción de ese sistema.

 

¿Cuál es la importancia del gasoducto?

Colonial mueve 2.5 millones de barriles por día de gasolina y otros combustibles desde las refinerías en la Costa del Golfo a los consumidores en el Atlántico y el sureste de los Estados Unidos. Su red de 8,850 kilómetros sirve a los principales aeropuertos de Estados Unidos, incluido el de Hartsfield Jackson de Atlanta, el más transitado del mundo.

El oleoducto conocido como Colonial Pipeline tiene su sede en Alpharetta, Georgia y es uno de los más extensos de Estados Unidos. Puede transportar alrededor de tres millones de barriles de combustible al día a través de 8850 kilómetros de Houston a Nueva York. Da servicio a la mayoría de los estados del Sur y tiene ramificaciones de la costa Atlántica a Tennessee.

Algunas de las mayores petroleras, entre ellas Phillips Petroleum, Sinclair Pipeline y Continental Oil, se unieron para empezar la construcción del oleoducto en 1961. Era una era en la que crecían con rapidez los viajes por carretera y en avión a larga distancia. Hoy el oleoducto Colonial, que es privado, pertenece a Royal Dutch Shell, Koch Industries y varias firmas de inversión extranjeras y estadounidenses.

Es crítico en particular para el funcionamiento de muchos aeropuertos del este de Estados Unidos, que por lo general cuentan con suficiente suministro para tres a cinco días de operación.

 

Consecuencias

  • El suceso generó preocupaciones de que los suministros de gasolina, combustible para aviones y diésel podrían interrumpirse incluso tras su reapertura.
  • El gobierno de Estados Unidos almacena millones de galones de petróleo crudo y productos refinados para emergencias, por lo que hasta el momento no se visualiza como un problema grave.
  • Aunque el suministro de Texas hacia el norte del país está comprometido, se descartan afectaciones de suministro hacia México.
Artículo anteriorPide Onexpo incentivar las inversiones en el sector gasolinero
Artículo siguienteEl recurso solar es el más democrático