Plan Nacional de Refinación

Paraíso, Tabasco, es el lugar ideal para la nueva refinería debido a la infraestructura de ductos, la materia prima, proveniente del litoral de Tabasco y de la Sonda de Campeche, donde se extrae el 80% de hidrocarburos en México. Asimismo, cuenta con la terminal marítima y de almacenamiento de hidrocarburos más grande del país; infraestructura de Pemex que puede ser aprovechada; también tiene la gran ventaja de su cercanía con los muelles de carga y descarga para el despacho de gasolinas hacia todo el país, a través de las diversas terminales existentes. Tendrá una capacidad de procesamiento de 340 mil barriles por día, y manejará un crudo de 22ºAPI.

 

Con el objetivo de en el corto a mediano plazos revertir algunos índices productivos y comerciales que hoy no son favorables, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador presentó hoy en Paraíso, Tabasco, el Plan Nacional de Refinación, mediante el cual buscan que en este sexenio la balanza comercial petrolera deje de ser deficitaria y en vez tenga un superávit para equilibrar la balanza de pagos en el país.

 

“Todas las empresas petroleras del mundo basan su crecimiento y desarrollo en su capacidad de producir, transformar, obtener valor agregado y comercializar en el contexto del mercado internacional, pero cuidando en todo momento la capacidad de abastecer el mercado interno para asegurar la autosuficiencia en su país de origen”, expuso Rocío Nahle, secretaria de Energía, durante la presentación.

 

Bajo esa premisa, dijo que el estado mexicano también va a tomar con responsabilidad la coordinación de este importante sector, para revertir la situación actual donde se importa 80% de las gasolinas que se consumen en el país, mientras que nuestro sistema nacional de refinación que consta de 6 refinerías estuvo trabajando a una capacidad de 38% en promedio.

 

Por lo anterior, el Plan Nacional de Refinacióncomprende:

 

La rehabilitación de las seis refinerías:

 

1.- El sistema nacional de refinación tiene una capacidad de procesamiento de 1,540 millones de barriles diarios de crudo y contamos también  con una refinería en Estados Unidos a través de una alianza con la petrolera Shell. La capacidad de refinación instalada de Pemex permite cubrir el 70% del consumo nacional, lo que la coloca como la 16ª compañía de refinación en el ranking mundial.

 

Sin embargo, la falta de mantenimiento, falta de inversión y deficiencias operativas ha tenido como resultado un alto índice de paros no programados, baja utilización y en consecuencia  bajos rendimientos.

 

De acuerdo con la secretaria, Pemex estableció un programa con un adecuado balance de materia, donde sea capaz de extraer y procesar el petróleo producido, eliminando las impurezas y los excesos de azufre  y con ello abastecer de carga a las refinerías existentes, cubriendo esta demanda en forma gradual, conforme se  vayan rehabilitando los equipos críticos en cada centro de trabajo.

 

“Se tiene el diagnóstico de cada una de ellas y de sus principales equipos. Están listos para ser intervenidos; para ello se ha iniciado como primer paso el procedimiento de ley para adquirir el  refaccionamiento básico, habrá sustitución en algunos equipos de piezas importantes, mantenimiento de equipos internos y periféricos, remplazo y sustituciones por equipo nuevo con tecnología de punta, intervención en sistemas de instrumentación y control”, detalló.

 

Asimismo, se intervendrán equipos dinámicos como compresores, cambiadores de calor, calentadores, bombas, válvulas, reactores, regeneradores, sopladores y otros equipos centrales como calderas, turbogeneradores y torres de enfriamiento.

 

“La falta de mantenimiento es notoria en el sistema eléctrico de las instalaciones, razón por la cual en las 6 refinerías se atenderán las subestaciones eléctricas, tableros, transformadores, edificios y ductos eléctricos”.

 

De acuerdo con el programa, la Refinería de Salamancaserá intervenida en 2 etapas. En la primera se desarrollará el mantenimiento del tren de proceso, para que al final del 2019 sea capaz de producir  el 75% de su capacidad.

 

Refinería de Minatitlán, que recientemente fue reconfigurada, demanda la atención esencial en este año del cambio de catalizador y rehabilitar la planta Mina 1 para que aumente la carga a mediados de año.

 

Refinaría de Maderoes la infraestructura más crítica. Tiene más de un año fuera de operación, sin embargo, se espera el arranque de una primera etapa el próximo mes de enero y el tren de refinación número 2 se pondrá en operación en Noviembre.

 

Refinería de Cadereyta, la reconfiguración llevada a cabo arroja el resultado de un mantenimiento profundo a los equipos dinámicos, y en el segundo periodo de su intervención estará aumentada su capacidad de procesamiento.

 

Refinería de Salina Cruz, derivado de los accidentes e incidentes en sus instalaciones, se diseñó un programa intenso para reconstruir el sistema de recibo de crudo y distribución de plantas primarias. Llevarán la operación en ascendencia en forma paulatina para lograr en diciembre del 2019 una producción hasta del 70% de su capacidad.

 

Refinería de Tula, se prevé intervenir la planta de H-Oil que actualmente está abandonada y cuya rehabilitación es indispensable para aumentar la producción de gasolinas, y lograr la transformación de los residuos de vacío, que hoy son en gran parte desaprovechados.

 

Con estas medidas, en un primer año se espera disparar la producción en forma significativa, y a mediados del 2020 llegar a la meta final de producción de 600 mil barriles de gasolina por día.

 

 

Como segunda estrategia, se anuncia la construcción de la NUEVA REFINERIA EN DOS BOCAS, lo que será la séptima refinería de Pemex.

 

El objetivo es contribuir a la autosuficiencia energética, maximizar el beneficio económico y social y detonar el desarrollo en el Sureste.

 

“Con ello vamos abastecer la demanda nacional del mercado de combustibles a precios justos, con un sistema de alta eficiencia energética para producir combustibles limpios cuidando en todo momento el impacto al medio ambiente. Su localización será aquí; en Dos Bocas, Paraíso Tabasco. Este es el lugar ideal debido a que aquí llegan los ductos de petróleo, la materia prima, proveniente del litoral de Tabasco y de la Sonda de Campeche, donde se extrae el 80% de hidrocarburos en México”, explicó la funcionaria.

 

Se cuenta con la terminal marítima y de almacenamiento de hidrocarburos más grande del país; infraestructura de Pemex que puede ser aprovechada; también tiene la gran ventaja de su cercanía con los muelles de carga y descarga para el despacho de gasolinas hacia todo el país, a través de las diversas terminales existentes.

 

“De aquí, podrá salir el producto mediante buque tanques a Puerto Progreso y satisfacer la demanda en la Península de Yucatán; asimismo, podrán salir hacia el Puerto de Tuxpan y de ahí conectar a través del poliducto hacia el centro de la República, para sumarse al abastecimiento que cubren las Refinerías de Tula y Salamanca; también tendrán  la opción los barcos de descargar en la terminal de Pajaritos y ahí conectar al ducto que cruza hacia Salina Cruz, donde se abastece, en gran parte, al occidente de México. Del mismo modo, se tendrá acceso para que se despachen los petrolíferos por carro tanques, por pipas y por ducto”.

 

La refinería tendrá una capacidad de procesamiento de 340 mil barriles por día, manejará un crudo de 22ºAPI, tendrá una tecnología de alta eficiencia energética. Las 17 plantas de proceso y los 93 tanques y esferas de almacenamiento estarán edificadas sobre un terreno de 566 hectáreas de propiedad federal.  Cabe señalar que en Pemex ya se cuenta con 7 licencias de los mejores tecnólogos del mundo; están vigentes y disponibles.

Esta nueva refinería contará con su sistema de Energía Eléctricay servicios auxiliares, obras de integración de plantas, urbanización, edificios y áreas verdes.

 

Como infraestructura externa se realizará el enlace con la Terminal Marítima de Dos Bocas, la conexión al gasoducto, se ampliará el acceso carretero, el alcance a la vía de ferrocarril, así como las obras hidráulicas, de telecomunicaciones y de saneamiento necesario.

 

La organización para la ejecución de la obra consta de 6 paquetes de construcción y se contempla seleccionar a las mejores firmas del mundo, con amplia experiencia en la construcción de refinerías, con las mejores prácticas de ética, transparencia y profesionalismo.