México en la Offshore Technology Conference, OTC: claros y oscuros

0
Photo by © OTC/Matt Herp 2019 Contact Info: todd@corporateeventimages.com

Por Luis Vielma Lobo (*)

 

La Offshore Tecnology Conference, OTC, se realizó recientemente en Houston, Texas, como ocurre cada año. Fue el 50° aniversario de este evento único en su clase, que tiene la capacidad de convocar más de 40 mil personas y más de 1500 empresas de todo tipo, relacionadas con tecnologías y servicios para la industria petrolera. El evento ha evolucionado a lo largo de estos 50 años y aquello que comenzó como tecnología costa afuera – offshore technology – pasó a ser el evento de tecnologías en general, y la exhibición más grande de equipos, maquinarias y servicios de la industria petrolera internacional.

 

 

Una de las características de los últimos años ha sido la presencia de pabellones o grandes stands de países que facilitan que sus empresas nacionales den a conocer tecnologías, servicios, y competencias a fin de darse a conocer internacionalmente. Este año México estuvo presente por medio de representaciones del estado de Tabasco y la empresa mexicana Protexa.

 

Lamentablemente no hubo presencia de Pemex, y muchas personas extrañaron esta ausencia después de más de 10 años consecutivos de estar allí y llenar un importante espacio de imagen de país petrolero. No obstante, sí hubo presencia mexicana en un interesante panel técnico que debatió el tema relacionado con la administración del transporte y distribución de los hidrocarburos, la presencia de inversionistas privados y las preocupaciones del sector relacionados con el cambio en las autoridades del sector energético del país.

 

El tema del midstreamen México sigue siendo crítico en la medida que se están perforando pozos exploratorios y, en algunos casos, de desarrollo. Preguntas como: ¿Quién es el responsable de recibir el hidrocarburo de los pozos que perforen las empresas privadas?, ¿cómo se conectarían a instalaciones de Pemex?, ¿Qué tipo de tarifa puede establecerse?, ¿pueden los operadores privados disponer directamente el crudo producido al mercado?, siguen estando en la palestra pública, y requieren respuestas y soluciones por parte de las instituciones regulatorias y también de la empresa preponderante del sector: Pemex.

Para debatir estos cuestionamientos el panel de México incluyó representantes de Pemex, de la Comisión Reguladora de Energía, órgano regulador y empresas de servicio y operadores independientes. El panel se dividió en dos segmentos, el primero fue conformado por operadores y allí participaron además de Pemex tres empresas que se encuentran perforando pozos en aguas someras del Litoral de Tabasco. El segundo segmento tuvo la participación del director general de la Comisión Reguladora de Energía, CRE, y tres empresas de servicios.

Fue muy importante la presentación hecha por el Subdirector de Recursos, Reservas y Asociaciones de Pemex Exploración y Producción, quien explicó de manera sencilla lo relacionado con las instalaciones existentes y que permiten el almacenamiento de crudo y el procesamiento de gas en las áreas terrestres, destacando la capacidad disponible en diferentes plantas de procesamiento de gas y baterías de producción, que en algunos casos supera el 70 %.

También explicó el representante de Pemex E & P que existen dos esquemas que está considerando la empresa nacional para compartir esa capacidad disponible con otras empresas que estén produciendo en las regiones. Señaló que están trabajando el tipo de contratos que utilizarán para darle forma comercial al tipo de alianza que harían con aquellas empresas interesadas. De manera general el líquido y el gas que se transfieran a instalaciones de Pemex E & P, tendrán que pagar una tarifa a ser definida en cada caso específicamente. También Pemex tendrá la opción de comprar el gas y los líquidos al operador respectivo y será la empresa nacional la responsable de comercializar los mismos.

Por su parte el Presidente Comisionado de la Comisión Reguladora de Energía, le platicó al auditorio acerca de las responsabilidades de dicha institución en el sector del midstreamen México. Señaló que el acceso abierto en las plantas procesadoras de gas es consustancial con la comercialización de este hidrocarburo. En relación a los sistemas de recolección y distribución (transporte), hasta el momento la CRE no ha hecho ninguna distinción para efectos de regulación y está considerando la ejecución de un estudio de benchmarking, para determinar si en otros países, existen experiencias diferentes.

Comentó que, en el caso de plantas de procesamiento de gas de Pemex, la CRE tiene autoridad para regular en aquellos casos en los cuales se encuentren en el medio de sistemas de transporte, porque se consideran como parte de ellos; mas no en aquellos casos de plantas ubicadas en sitios específicos alejadas de sistemas de transporte, o dentro de refinerías o plantas petroquímicas.

Respondiendo preguntas específicas del auditorio, el presidente comisionado de la CRE, comentó el análisis que realiza la institución para establecer el valor del mercado del gas a nivel del cabezal del pozo, utilizando para ello el valor calorífico del gas como bechmark. También comentó sobre las oportunidades que se presentarán para seguir abriendo los sistemas a la inversión privada, considerando el principio de regulación asimétrica, cuya base establece que Pemex debe seguir reduciendo su participación de mercado, en aquellos lugares donde sea el proveedor preponderante.

Los representantes de empresas privadas mostraron su interés y preocupación porque no se han definido tarifas que les permitan realizar sus análisis comerciales para la mejor disposición de su producción, tanto de aceite como de gas, principalmente costa afuera. Esta indecisión los ha llevado a considerar soluciones individuales para resolver sus situaciones con tendidos de líneas, y rentas de pequeños barcos FPSO. También ratificaron la confianza en la actual administración del gobierno mexicano y cómo han seguido adelante con sus planes de perforación de pozos. Uno de los operadores más activos en el mercado es la compañía británica BP, quien se ha abocado a las inversiones en el midstreamque le facilite el acceso a más de 30 clientes que ya tiene para sus diversos petrolíferos.

Las empresas de servicio señalaron las oportunidades de utilizar como apoyo infraestructura existente del lado de Estados Unidos para importar gas y petrolíferos a México. Esto le permitirá al país generar ingreso de una manera más rápida y eficaz. Las relaciones entre operadores del mercado y empresas de servicio de transporte y distribución deben traer soluciones más económicas al cliente final.

Una opción que ha sido considerada por las empresas que están desarrollando actividades de perforación exploratoria en aguas profundas y someras ha sido la renta de barcos FPSO. En el caso de aguas someras el mercado ha evaluado la opción de construir embarcaciones más pequeñas que puedan satisfacer de manera más eficiente los requerimientos estas empresas. Para aguas profundas, los barcos existentes en el mercado podrían cubrir necesidades de las empresas operadoras en ese sector. Ya Pemex ha tenido experiencia en la contratación de este tipo de embarcaciones desde el año 2005 cuando fue requerido un FPSO para apoyar la evaluación y posterior producción del campo KMZ, mientras se completaron las instalaciones y plataformas de producción necesarias.

La mayor importancia del evento fue precisamente facilitar esa interacción tan necesaria entre representantes de la empresa nacional y las instituciones regulatorias, y el sector privado, y tener un auditorio heterogéneo, cuyo principal interés es entender cómo seguir adelante apoyando el desarrollo del sector energético de México, para beneficio de todos.

 

 (*)Luis Vielma Lobo, es Director General de CBM Ingeniería Exploración y Producción y presidente de la Fundación Chapopote, miembro del Colegio de Ingenieros de México, Vicepresidente de Relaciones Internacionales de la Asociación Mexicana de Empresas de Servicio AMESPAC, colaborador de opinión en varios medios especializados en energía, conferencista invitado en eventos nacionales e internacionales del sector energético y autor de las novelas “Chapopote, Ficción histórica del petróleo en México” (2016) y “Argentum: vida y muerte tras las minas” (2019).