ExxonMobil avanza en la investigación de tecnologías energéticas de bajas emisiones

0

ExxonMobil y el Centro Andlinger de Energía y Medio Ambiente de la Universidad de Princeton renovaron su colaboración para investigar tecnologías y soluciones energéticas de bajas emisiones.

Hasta la fecha, los proyectos de investigación incluyen captura de dióxido de carbono (CO2), generación de energía y nuevos materiales innovadores

El nuevo acuerdo de cinco años se basa en la participación de ExxonMobil en la Asociación E-filliates de Princeton, el cual es un programa de membresía corporativa administrado por el Centro Andlinger, que tiene como objetivo ayudar a acelerar la investigación, el desarrollo y el despliegue de energía y medio ambiente tecnologías a través de asociaciones académicas y de la industria.

“Colaboramos con las principales universidades e instituciones de todo el mundo para encontrar soluciones significativas y escalables para desarrollar tecnologías de bajas emisiones. Nuestro trabajo con el Centro Andlinger de la Universidad de Princeton se basa en interacciones de décadas con la universidad, apoyando la investigación esencial en ciencia, ingeniería y humanidades necesaria para abordar los problemas nacionales y globales”, dijo Vijay Swarup, vicepresidente de investigación y desarrollo de ExxonMobil Research and Engineering Company.

Por su parte, Yueh-Lin (Lynn) Loo, directora del Centro Andlinger, mncionó que “Trabajar con empresas es una pieza fundamental para traducir el conocimiento y los descubrimientos fundamentales en un impacto en el mundo real. Desafiamos a los científicos de ExxonMobil a explorar las preguntas científicas fundamentales que sustentan el desarrollo tecnológico de nuevas maneras, y desafían a nuestros científicos a pensar en las consideraciones prácticas de las tecnologías de escala para llevar a cabo un principio básico de nuestra misión, que es reducir las emisiones a nivel mundial y mejorar el acceso a la energía en todo el mundo”.

ExxonMobil es el líder mundial en captura de carbono, secuestrando más carbono en los últimos 20 años que cualquier otra compañía. La Universidad de Princeton está avanzando esta tecnología con nuevas investigaciones para comprender mejor cómo fluye el CO2 almacenado dentro de las rocas e interactúa con los minerales, mejorando la comprensión de la capacidad de almacenamiento subterráneo. Los futuros proyectos de almacenamiento de CO2 se pueden planificar y operar de manera más óptima para lograr reducciones netas de emisiones.

Los científicos de la Universidad de Princeton también están trabajando con ExxonMobil en el desarrollo de celdas de combustible de carbonato. Esto se suma a la colaboración continua de la compañía con FuelCell Energy para mejorar la tecnología que captura CO2 de instalaciones industriales y generación de energía eléctrica.

En los últimos cinco años, a través de la participación de la compañía en E-ffiliates, los científicos de ExxonMobil han colaborado con la facultad e investigadores de Princeton para apoyar proyectos de investigación en etapas tempranas que se centran en identificar tecnologías de bajas emisiones que puedan acelerar la transición energética.

El Centro Andlinger para la Energía y el Medio Ambiente de Princeton es uno de los cinco centros universitarios de energía con los que ExxonMobil se ha asociado para llevar a cabo una investigación fundamental para proporcionar soluciones de energía bajas en carbono y satisfacer la demanda mundial de energía.

Desde 2000, ExxonMobil ha invertido aproximadamente 10 mil millones de dólares en proyectos para investigar, desarrollar y desplegar soluciones de energía con bajas emisiones. La compañía también continúa expandiendo sus esfuerzos de colaboración con más de 80 universidades, cinco centros de energía y múltiples socios del sector privado en todo el mundo para explorar tecnologías de energía de próxima generación.