Covid-19 y bajos precios del petróleo afectan las inversiones en energías renovables, coinciden expertos

0

A pesar de que actualmente estamos más tiempo en casa y en teoría estamos consumiendo más energía eléctrica, el sector eléctrico doméstico e industrial está viviendo una situación bastante crítica debido a la pandemia por el Covid-19 y a la caída en los precios internacionales del petróleo, afectando principalmente al sector renovable.

Para analizar este panorama Mirec Week organizó el webinar “Impacto del Covid-19 y de la caída del precio del petróleo en el sector energético renovable”, en el que participaron Angie Soto, Directora General de Nexus Energía; Alejandro De Keijser, Subdirector de Mercados de Energía Grupo Deacero; Paolo Salerno, Socio Fundador de TRS Energía y Salerno y Asociados; así como Víctor Florencio Ramírez Cabrera, Vocero de Plataforma México, Clima y Energía, como moderador, en el cual hablaron sobre las implicaciones y probables alternativas para enfrentar este reto.

Los especialistas coincidieron en que la baja calificación crediticia de México y de las empresas productivas del Estado, son un factor que afectan la viabilidad de los proyectos de energía renovable a largo plazo, debido a que el costo de los nuevos proyectos se eleva por el tipo de cambio y a que los créditos financieros incrementen sus tasas de interés, lo que hace menos atractivas las inversiones en el país. Además, en los proyectos que ya están en marcha, también puede haber resultados negativos, lo que afecta la liquidez de las pequeñas y medianas empresas, que en la mayoría de los casos no tienen contratados seguros para estas eventualidades.

“Se estima que, para el segundo semestre de 2020, el 58% de las Mipymes mexicanas tienen riesgo de quiebra, lo que significa que un millón 800 mil empresas pueden cerrar. En este momento para las pymes es más importante sobrevivir que ganar más dinero y esto también se vuelve un efecto negativo, porque aquellas pymes que no invierten no va a poder desarrollar sus proyectos, pero, además, con el dólar tan alto, todo se complica aún más porque retrasa el retorno de inversión”, aseguró Paolo Salerno.

En su intervención, Angie Soto mencionó que “a raíz de la pandemia por el Covid-19 en México, el tipo de cambio se ha disparado y esto no ayuda para nada en la evolución de la industria, porque los generadores buscan vender en dólares, pero los consumidores buscan comprar en pesos”, lo cual complica la situación.

Mientras tanto, Alejandro De Keijser, informó que en 2019 entraron al país más de 7 mil megas de tecnología, ya sea ciclo combinado o renovable, pero a partir de enero, en la región central del país, hubo una reducción del 59%; en febrero del 65%; en marzo del 64% y en abril, ya totalmente afectado por el coronavirus, 73% menos.

“Actualmente tenemos una tormenta perfecta de precios, que no vemos que al corto plazo se vaya a mover; y si las empresas cierran el año con números negativos, seguramente se vendrá una debacle todavía más grande”, precisó.

Como conclusión, los expertos dijeron que, en todo este escenario de precios bajos y una caída en la demanda, muchas Mipymes necesitaran energía más competitiva y más barata, sin embargo, el problema es que a falta de recursos su capacidad de pagar va a ser menor, aunque se puede abrir una oportunidad para que los intermediaros corran el riesgo de crecer bajando sus requisitos de garantías.

“México tiene todos los recursos para tener una economía diferenciada con un sector renovable inmensamente fuerte, En este momento de gran dificultad toda la IP tiene que colaborar para que las pymes no se paren, recordemos que el 98% de los trabajos formales de México los dan las pymes, son el motor económico, y si quiebran, también se viene para abajo todo el país, por eso creo que las inversiones en energía renovables son fundamentales para ayudar a las pymes a salir de este problema”, concluyeron.