Ya no me des más gasolina, ¿o sí? El Mercado Petrolero Internacional y el Largo Plazo

0
Por Jaime Brito, Vicepresidente de Stratas Advisors

 

Un gusto saludarlos nuevamente. Esta es la segunda parte de la serie que comenzamos en la edición del mes pasado, cuando hablamos de las implicaciones que dejaba el COVID en el mercado petrolero internacional.
Como recordará, en aquella ocasión nos enfocamos a temas más específicos del corto plazo. Aquí vamos a explorar algunos cambios que vienen para el largo plazo. Desde luego, por falta de espacio no puedo compartir todos los detalles que se necesitan para comprender las implicaciones y potenciales cambios que vienen, pero, nuestra nota aporta contenido original que sin duda le dará una mejor perspectiva de lo que viene.
Un primer punto de suma importancia es entender que antes del COVID ya se tenía una tendencia mundial enfocada a dedicar más esfuerzos e inversión para el desarrollo de combustibles más limpios. La famosa “transición energética” se había venido cocinando de manera activa desde hace tiempo antes del virus. Al pegar el COVID al mercado petrolero, las fuerzas que impulsaban la transición energética no se interrumpieron, sino más bien se combinaron con los incentivos fiscales o financieros que ofrecieron varios países como respuesta a la pandemia.
El tema va mucho más allá de solamente substituir combustibles y tener un mejor medio ambiente. Toca mucho más variables, y le apuesto que raramente ve usted un análisis de largo plazo completo de los factores que se deben tomar en cuenta.
Como no te voy a querer – el petróleo seguirá presente en el largo plazo
Sin duda por mucho el tema que más se repite en el sector energético es la transición energética y, desgraciadamente muchos hablan de ello sin realmente comprender todas las implicaciones que el tema merece. Como suele suceder con las modas, hay muchas formas de expresar lo mismo: el dejar de quemar combustibles fósiles, reducir gases de efecto invernadero, reducir la “huella de carbono”, el invertir en más energías limpias, o renovables, etc. He escuchado personas que afirman que nos tendríamos que ir despidiendo de una vez del crudo, de una baja en la demanda petrolera en los próximos cinco años, de que ya pasamos el pico en el consumo petrolero, entre otras barbaridades.
¿Es importante la transición energética? ¡Por supuesto!
¿Nos conviene a todos que poco a poco el mundo use menos petróleo? ¡Claro!
¿Vamos a lograrlo pronto, así como que de aquí al 2050? Me temo que no.
Y para muestra basta un ejemplo. En su última perspectiva de largo plazo, la OPEP publica que la participación de los hidrocarburos en el consumo primario energético mundial es del 31.5% en el 2019, y calcula que para el 2045 este será del 27.5%. Si, una caída, pero marginal, si toma usted en cuenta los años de la perspectiva (2019 al 2045). En cuanto a la demanda de petróleo, la OPEP estima que crecerá en 8.5 millones de b/d de aquí al 2045. O sea, eso de que ya llegamos al pico del consumo y de aquí todo va para abajo, como que no es tan correcto. Otras perspectivas de entidades serias tienen números similares.
Desde nuestro punto de vista la perspectiva de la OPEP apunta la dirección correcta, pero nosotros tenemos otros datos… para el largo plazo. Nuestra perspectiva para el consumo de hidrocarburos para el largo plazo es mayor de lo que pronostica la OPEP, en nuestro caso base. Y con ello se pueden identificar oportunidades de inversión importantes en el sector de hidrocarburos de aquí al 2050 al menos. El petróleo será siendo un negocio importante.
Uno de los principales problemas que vemos para el pronóstico de la OPEP y de otras entidades es que subestiman la demanda de refinados de América Latina y África, mientras que irónicamente calculan una disminución menor de lo que nosotros esperamos en el uso de hidrocarburos para Europa.
Ojo, todo esto no significa que la transición energética es algo falso, o que no va a lograr desplazar a los hidrocarburos en el largo plazo. Sí, hay mucha inversión en energías renovables, las cuales ya han desplazado -y seguirán desplazando- al combustóleo, carbón, a la energía nuclear, y hasta al gas natural para la generación de energía eléctrica. Pero, es probable que la utilización de renovables no tendrá el impacto que muchos imaginan al intentar desplazar a los hidrocarburos, no de aquí al 2050.
Contigo aprendí- explorando varios cambios en el horizonte
Vamos a suponer por un instante que lo que dicen muchos respecto a la transición energética es cierto y de aquí a diez años ya se redujo la demanda de crudo en, digamos, un 30% (algo con lo cual, repito, no estamos de acuerdo ni es realista). Veamos qué implicaciones económicas y geopolíticas tendría:
  • De entrada, a nivel países-geopolítica: el rol de la OPEP ya no sería igual de importante. Ahora se tendría que hablar de un cartel nuevo, donde estuvieran Zimbawe, Canadá, Filipinas (todos aquellos países que producen cantidades importantes de níquel, silicio, litio, cadmio, y tantos otros materiales importantes para la aplicación de tecnologías limpias). Y lo más importante, un buen porcentaje de reservas naturales de este tipo de materias primas están en China o bien, han sido adquiridas en los últimos 10 años por China en varias regiones, sobre todo en África, lo cual tiene implicaciones geopolíticas importantes.
  • Europa, por ejemplo, dependería en el largo plazo más de importaciones de este tipo de materias primas y de manera inherente tendrá más relaciones económicas y políticas con China que con los Estados Unidos.
  • Además de todo esto, a nivel corporativo, varias empresas petroleras nacionales y privadas que fueron creadas originalmente para explotar la riqueza de reservas de hidrocarburos en sus respectivos países, ahora resulta que estarán enfocadas en energías renovables en el largo plazo, según hemos visto varios anuncios. Con ello, tendrían que comprar reservas de materias primas necesarias para la fabricación de baterías, paneles o motores de tercera generación, entre otros.
  • Es decir, algunos países que hasta el momento producen un barril de crudo en $12/bl y lo venden a $45/bl van a tener que asegurar ganancias similares comprando y vendiendo litio u otras materias primas utilizadas para energías renovables. La riqueza de algunas naciones en el norte de Europa, por ejemplo, podría cambiar de manera radical debido a este tipo de temas.
Por si fuera poco, un crecimiento gigantesco en el uso de renovables y el desplazamiento de hidrocarburos en economías como las africanas no es consistente con lo que hemos visto en los últimos 40 años. Es decir, este continente verá un desarrollo enorme en su consumo durante los siguientes 30 años. La población poco a poco irá comprando más vehículos, y consumiendo más combustible a nivel residencial e industrial. Y si lo disponible, inmediato y barato para ellos funciona ya sea gasolina o diésel, ¿usted cree que van a retrasar su consumo hasta que puedan comprar un auto con hidrógeno azul o verde?
Considerando todos estos puntos ¿cómo cree usted que se acomodaría el mundo para esta nueva realidad? ¿Qué va a pasar con la OPEP, con la OTAN, como viene el nuevo papel de China con mucho más peso geopolítico que el que ha tenido a la fecha, cómo reaccionarían los EEUU, Rusia, cómo van a funcionar los presupuestos federales en Europa, qué tipo de alianzas geopolíticas y económicas tendrían que surgir?
Mi punto es: el análisis de largo plazo nunca es lineal, y la perspectiva de la sustitución de hidrocarburos por energías limpias no es simple, no es como cambiar de auto y ya. Estamos al borde de un gran cambio económico y geopolítico, pero aun en ello, el sector petrolero seguirá siendo importante, ya que en sí mismo representa una relativa estabilidad.
Hay escenarios que podrían acelerar por mucho la transición energética, e incluyen una gran cantidad de subsidios, pero las economías mundiales tendrán dificultad para implementarlos en gran escala, ya que la prioridad va a ser la recuperación post-COVID.
Y aún hay mucho de que hablar para el largo plazo, independientemente de la transición energética, pero eso lo cubriremos en otra ocasión.
Como le comentaba, por cuestiones de espacio me es imposible cubrir todos estos puntos en tan pocas palabras, pero si estos temas son importantes para usted, le comento que tenemos un nuevo servicio, llamado Policy Assessment and Ratings. En él cubrimos información de cada país que anuncia regulaciones para apoyar la transición energética, pero analizamos también con nuestra lupa analítica qué tan realista es que el país las implemente, y rastreamos su progreso.
En pocas palabras, tenemos el mejor servicio para dar seguimiento a la transición energética. Un servicio único y tan completo que solo Stratas Advisors podría ofrecerlo. Comuníquese con un servidor si requiere más información de cómo subscribirse.

 

¡Nos vemos en la próxima!