Transformación digital cambia el paradigma de la gestión industrial

0

Fundada en 1980 en San Francisco, California, OSIsoft nació bajo la premisa de recolectar datos industriales de relevancia para ser traducidos tecnológicamente a la necesidad de cada cliente con el objetivo de que éstos puedan entender qué pasa con sus operaciones.

Originalmente su historia está arraigada en el sector de petróleo y gas, para posteriormente dar paso a la parte de generación, transmisión y distribución eléctrica, sin embargo, con el paso de los años se percataron de que su tecnología era alcanzable y necesaria para el resto de las industrias, como la minera, metalúrgica y manufacturera, incursionando más recientemente en las industrias farmacéutica, de alimentos y bebidas, así como en la gestión de Data Centers.

Hoy, a 40 años de su creación, la principal contribución de OSIsoft a las industrias es la transformación digital, es decir, la inteligencia operativa que ayuda a comprender mejor los procesos, ahorrar en eficiencias de producción, de energía y de reactivos.

“Considerando datos que se abordaron hace un par de años en el Foro Económico de Davos, las industrias más avanzadas en transformación digital eran las que tenían una contribución sustancialmente menor al Producto Interno Bruto (PIB). Paradójicamente, en la actualidad, las que todavía tienen un gran mercado o tienen la oportunidad de establecerse en estándares más altos son las industrias en las cuales nos enfocamos y todas aquellas que necesiten establecer una producción continua; es decir, aquellas que tienen mayor capacidad de adopción tecnológica dentro de sus procesos”, explicó en exclusiva para Global Energy, Javier Barella, Vicepresidente de OSIsoft para Latinoamérica.

De acuerdo con el directivo, actualmente todas las industrias buscan la manera de ser más eficientes con menos recursos y en brechas de tiempo más cortas; en este sentido, OSIsoft les ayuda a comprender el concepto de anticipación para ganar tiempo a la predicción de fenómenos que pudieran provocar algún tipo de riesgo dentro de los procesos de producción, lo que les permite actuar en consecuencia, minimizando los paros de planta y las acciones reactivas, que son las que mayor costo económico representan.

“Lo que más preocupa a las empresas es establecer un análisis de datos con modelos cada vez más certeros para saber con precisión cuándo parar sus operaciones para minimizar riesgos. Para esos casos, en OSIsoft contamos con la herramienta PI System, la cual siempre se ha caracterizado por obtener datos de las diversas fuentes con el objetivo de almacenarlos, consolidarlos y posteriormente determinar para qué se pueden utilizar”.

Entre las compañías que implementan la tecnología de OSIsoft se encuentra Cemex, quien cada vez ocupa con mayor frecuencia productos para conectarse a más datos con la intención de mejorar sus modelos de predicción; el Centro Nacional de Control de Energía (CENACE), para mejorar la confiabilidad de sus datos y brindar un mejor servicio dentro del sector de despacho eléctrico; Vitro, para tener en sus plantas mayor confiabilidad en sus procesos de producción; y Kimball Electronics, una empresa ubicada en el norte de México dedicada a realizar plaquetas electrónicas, la cual lleva un mejor control de sus productos para evitar variabilidades en sus procesos de producción que le puedan generar problemas de calidad.

 

Para leer la entrevista completa,

consulte la edición de Global Energy enero

Artículo anteriorMercados petroleros muestran recuperación
Artículo siguienteCOVID-19 acelera adopción de tecnologías para mejorar la producción