spot_img
domingo, julio 21, 2024
15.7 C
Mexico City
InicioEspecialesLa primera presidenta en México, ¿qué sigue para la industria?

La primera presidenta en México, ¿qué sigue para la industria?

En un hecho histórico para nuestro país, el 3 de junio despertamos con la noticia que todos esperábamos: México eligió a su primera mujer presidenta. Claudia Sheinbaum Pardo, la candidata de la coalición Sigamos Haciendo Historia, gobernará por los próximos seis años con el objetivo de dar continuidad a las acciones impulsadas por la actual administración, liderada por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

De acuerdo con un informe presentado por la secretaria de Gobernación, Luisa María Alcalde, el total de participación en estas elecciones fue del 60.92%, aproximadamente 59 millones 987 mil votos de un padrón compuesto por 98 millones 517 mil registros. Con una victoria que superó el 50% de la preferencia de los votantes, Claudia Sheinbaum no solo destaca como la primera mujer presidenta de México, sino como “una científica climática de izquierda”, como la describe The New York Times.

Con la mira en la transición energética

Las expectativas sobre este gobierno se basan, principalmente, en la atención a la crisis de violencia de género que atraviesa México y en una transformación sobre la sociedad. No obstante, bajo un concepto ambientalista, la doctora Sheinbaum Pardo marcó una línea clara desde el inicio de su campaña para la política energética del país: Soberanía Energética para el Desarrollo Sostenible.

Los cinco objetivos de su mandato son: soberanía energética; robustez frente a cambios externos; disminución de la intensidad energética; disminución de emisiones contaminantes y atención a zonas rurales. En línea con la actual administración, Claudia Sheinbaum planea continuar con las acciones que puedan garantizar el suministro de energía con recursos propios, como el fortalecimiento a las estatales Petróleos Mexicanos (PEMEX) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE), así como reducir la dependencia de las importaciones de combustibles.

Asimismo, esta política busca afianzar la participación del sector energético en las finanzas públicas y desvincular el consumo de energía del crecimiento económico, por lo que se espera dar más prioridad a la eficiencia energética y, a su vez, disminuir las emisiones contaminantes a través de la promoción del uso de energías limpias y renovables.

Finalmente, la candidata electa aborda el tema de atención a zonas rurales, que consiste en cubrir las necesidades energéticas de comunidades que no cuentan con acceso a servicios básicos como la electricidad; una acción que se llevará a cabo con la promoción del acceso a energía limpia y segura.

Por otra parte, con base en la experiencia de la doctora Claudia Sheinbaum como jefa de gobierno de la Ciudad de México, otras propuestas en materia de movilidad y cuidado al medio ambiente cubren la electrificación del sistema de transporte en las principales ciudades del país, la adquisición de vehículos eléctricos, el impulso a la transición energética con el uso de energías renovables y la construcción de plantas solares, eólicas, hidráulicas, geotérmicas y de hidrógeno verde.

Además, aborda el tema de la crisis hídrica en la ciudad y propone intervenir ríos y vías pluviales contaminadas para hacerlas más limpias y establecer medidas obligatorias para el tratamiento de aguas, con el objetivo de utilizar el agua de lluvia en establecimientos industriales y de servicios.

Pemex, el tercero en discordia

Como dije antes, parte de la estrategia para la política energética del sexenio de Claudia Sheinbaum se basa en el fortalecimiento a Pemex y CFE. Una de las propuestas más conocidas es la renegociación de la deuda, que actualmente es la más alta del mundo para una petrolera estatal. Sin embargo, el plan de la candidata electa incluye también la diversificación de fuentes de energía en México, lo cual contempla fortalecer los esfuerzos para lograr la transición energética, a través de la misma empresa estatal.

Esta iniciativa busca mejorar la situación financiera de la empresa para permitir su participación en nuevos mercados y su expansión hacia energías más sostenibles, como parte de un reciente plan de sustentabilidad presentado para enfrentar los desafíos ambientales y climáticos.

Durante una reunión con el Consejo de las Américas en Ciudad de México, Claudia Sheinbaum hizo hincapié en la importancia de permitir que Pemex incursione en fuentes de energía renovable, como la cogeneración, que no solo contribuiría a la reducción de emisiones, sino que también podría ayudar en el refinanciamiento de la deuda. Sin embargo, también reconoció que la deuda de Pemex sigue siendo un desafío significativo, a pesar de la reducción del 17.4% reportada por el gobierno actual desde el inicio de su administración.

En cuanto a la viabilidad de esta propuesta, la doctora Sheinbaum Pardo visualiza que será factible, y asegura que trabajará en un modelo a largo plazo para los próximos 30 años. De igual forma, como se ha hecho en el último sexenio, la política de Claudia Sheinbaum impulsará la cogeneración de energía no solo para Pemex, sino para parques de desarrollo industrial, así como otros esquemas de eficiencia energética.

En materia petrolera, la candidata electa prevé que la producción de petróleo se mantendrá en 1.8 millones de barriles diarios, aunque considera que el crecimiento de la demanda debe ser absorbido por fuentes de energía renovable. Sobre el sector midstream, la nueva política energética también avanzará en la eficiencia del Sistema Nacional de Refinación para reducir las importaciones de gasolina y de diésel.

A pesar de que Pemex atraviesa por una situación crítica en temas económicos, ambientales y de producción, la nueva presidenta de México se ha mostrado optimista sobre el futuro de la estatal desde el inicio de su campaña, y afirma que se puede adaptar a las necesidades actuales y futuras de la industria energética nacional.

La energía que mueve a México

Uno de los sectores que más impacto ha tenido durante la administración actual es el sector de los combustibles. Desde el rezago de permisos hasta la sobrerregulación, la iniciativa privada se ha mantenido alerta y abierta al diálogo para encontrar un punto medio que favorezca tanto al Estado como al empresariado. Y aunque en la actualidad hemos visto un avance significativo –en comparación con los años posteriores a la pandemia–, todavía falta mucho por hacer. Y esto le corresponde a la nueva administración.

La continuación que pretende hacer la doctora Claudia Sheinbaum respecto al proyecto de nación del actual gobierno incluye ajustes regulatorios y fiscales a precios y tarifas en energía, así como volver más eficiente el transporte público para hacerlo menos dependiente de combustibles fósiles, e impulsar la investigación y desarrollo tecnológico en energía.

En la vida y en los negocios, la energía que mueve a nuestro país es la de los combustibles. La gasolina y el diésel que produzca la refinería Dos Bocas, así como los combustibles enviados desde la refinería de Deer Park, en Texas, y la producción del SNR se integrarán al mercado gasolinero del nuevo sexenio, con el objetivo de atender la nueva demanda de México, de grandes y pequeños consumidores.

Con Pemex como el jugador más importante en el escenario, se propuso fortalecer la estrategia de combate al robo de combustibles, con la ampliación de las visitas de verificación entre la CRE y la ASEA a estaciones de servicio privadas, erradicar el huachicol fiscal y evitar el daño a los ingresos tributarios con una mayor regulación; asimismo, el gobierno de la nueva presidenta pretende continuar la vigilancia de los precios al público de combustibles, a través de la Profeco.

En contraparte, los empresarios del sector se mantienen a la espera de nuevas medidas para consolidar el crecimiento del mercado gasolinero, con inversiones importantes para detonar nuevos centros de expendio al público, autoabasto, distribución, comercialización y almacenamiento de combustibles.

La IP espera que, con el inicio de este nuevo gobierno, se agilicen los trámites burocráticos y la obtención de permisos frente a las nuevas tendencias de estaciones de servicio, como las estaciones multimodales que ofrecen gasolina, electricidad y gas natural vehicular, en una nueva ola de diversificación del mercado gasolinero.

Con una infraestructura pública de más de 80 terminales terrestres y marítimas de almacenamiento y despacho, el potencial para desarrollar al menos 70 proyectos privados de logística, transporte y distribución y almacenamiento, sumado a las más de 13 mil estaciones que diariamente operan en el país, así como laboratorios, centros de capacitación, despachos jurídicos, plantas de equipamiento y refacciones, centros de desarrollo de tecnología y la mejor mano de obra calificada, Claudia Sheinbaum Pardo recibe a un sector gasolinero posicionado como un mercado a la vanguardia a nivel mundial.

Plan C… ¿viable?

El llamado Plan C que lanzó el presidente Andrés Manuel López Obrador, consiste básicamente en una serie de iniciativas de reforma a la Constitución, en específico para organismos y dependencias de justicia, electorales y autónomos, como la Comisión Reguladora de Energía y la Comisión Nacional de Hidrocarburos , así como algunas leyes, como la de la Industria Eléctrica.

Con una mayoría calificada en el Congreso, las reformas antes mencionadas podrían ser una realidad. En materia de electricidad, la CFE podría tener prioridad sobre la generación y comercialización de energía, sin mayor competencia o regulación. Por otra parte, la modificación a los órganos como la CRE y la CNH les quitaría su autonomía y pasarían a ser parte de la Secretaría de Energía  .

Antes de entrar en pánico, debemos observar las decisiones que tomará la candidata electa ante la posibilidad de continuar con el plan del presidente López Obrador, o mantener sus promesas de campaña. Aunque en ambos escenarios la CFE tendría un objetivo de fortalecimiento, la nueva presidenta tiene en su agenda la intención de apoyar al sector empresarial en este sector, ya que son jugadores necesarios para el fortalecimiento del sector eléctrico y para impulsar la transición energética en el país.

Se espera que con la visión de la doctora Sheinbaum Pardo, la industria energética –y todos los sectores que la conforman– se vea favorecida en cuanto al desarrollo de nuevas inversiones, mayor atención a las deficiencias que son más visibles que nunca, como la necesidad de más líneas de transmisión, la falta de mantenimiento en la infraestructura existente y una ausencia de certeza técnica y jurídica para aprovechar las oportunidades de negocio que trae consigo el nearshoring (la demanda de energía, la descarbonización de la industria, la ubicación geográfica de México y más).


Te podría interesar

Endress+Hauser: innovación energética en Expo Eléctrica 2024

Un día sin energía

Negocios Industriales

Relacionados

Mercedes-Benz y Starbucks electrifican el corredor México-Canadá con nuevas estaciones de carga

Mercedes-Benz High-Power Charging y Starbucks anunciaron una colaboración estratégica para instalar estaciones de carga para vehículos eléctricos (EV) en más de 100 tiendas Starbucks...

Brasil podría instalar hasta 96 GW de energía eólica marina para 2050

Brasil tiene un potencial técnico de más de 1.200 GW en energía eólica marina, según un estudio del Banco Mundial. La investigación, realizada por...

Ecopetrol en negociaciones para adquirir participación de CrownRock

Ecopetrol, el grupo energético colombiano, anunció que está en conversaciones con Occidental Petroleum Corp. para evaluar la posible compra de una participación en los...