Urge impulsar los biocombustibles para reducir la huella de carbono

0

Con 25 años de presencia en México, Veolia es una empresa de servicios que diseña y proporciona soluciones de gestión de agua, residuos y energía para contribuir con el desarrollo sostenible de comunidades e industrias.

En el ámbito energético, entre otras cosas, cuenta con instalaciones encargadas de recuperar biogás de rellenos sanitarios para generar energía o impedir que haya emisiones de carbono a la atmósfera; tiene una planta de Combustible Formulado Sólido (CFS) que se usa en cementeras para sustituir a los combustibles tradicionales que generan huella de carbono; y actualmente es responsable de un proyecto de eficiencia energética en la ciudad de Aguascalientes, donde gestiona y optimiza todos los consumos eléctricos en relación al servicio del suministro de agua potable y alcantarillado público sanitario.

Con la intención de conocer más al respecto, Global Energy entrevistó a David Herranz, Director Adjunto DTP (Dirección Técnica y Performance) en Veolia México, quien nos platicó sobre la experiencia de la empresa en el sector y los beneficios que conlleva el uso de residuos orgánicos e industriales para la generación de energía.

“Los biocombustibles se pueden dividir en tres sectores: biogás, biomasa y biocombustibles generados a partir de cereales que permiten conseguir etanol, sin embargo, a estos tres casos añadiría los biocombustibles derivados de residuos, tanto urbanos como industriales, que reducen las huellas de carbono y donde hay una necesidad creciente por parte de los sectores que necesitan más combustible”, explicó el experto.

De acuerdo con Herranz, en el caso del biogás, evolucionará rápidamente en el país, principalmente en la industria de alimentos y bebidas, debido a que genera corrientes orgánicas que se pueden transformar en biogás, mismo que puede jugar un papel muy importante en el tema de autoconsumo. En cuanto a la biomasa, a pesar de que le hace falta desarrollarse porque no es tan asequible y no hay muchos proveedores en el país, también existe una enorme área de oportunidad, principalmente en las cerveceras que transforman las materias primas.

En lo que se refiere a los biocombustibles tradicionales, el directivo de Veolia manifestó que se van a estancar un poco porque los cereales se han convertido en un commodity que juega con las reglas del mercado, lo que vuelve más complicado su desarrollo. Entre los proyectos de Veolia, se encuentra una planta ubicada en el municipio de Xalostoc, Estado de México, que convierte residuos sólidos y orgánicos industriales en combustible con determinadas características químicas y caloríficas que es vendido a cementeras, donde el propio cliente marca la calidad del producto.

Asimismo, reveló que actualmente construyen otra planta con el doble de capacidad en San Luis Potosí, la cual va a dar servicio a prácticamente todo el Bajío una vez que entre en operaciones en el tercer trimestre de 2021.

Para leer la entrevista completa, consulta la edición de abril de Global Energy.