Tarifas energéticas aumentan; la única manera de combatirlas es con eficiencia

Por mucho tiempo, la industria y otros sectores productivos no se preocuparon por la eficiencia energética, en parte derivado de su bajo costo. Además, la inversión en nuevas tecnologías nunca fue considerada una prioridad, lo que derivó en rezagos en empresas que ahora tienen la oportunidad de beneficiarse de una industria eficiente.

0

Las tarifas energéticas aumentan y la única manera de sortear el reto que eso representa es hacer los procesos lo más eficientes posible, porque dejar de consumir es difícil, expresa Vanessa Tirado, directora general de CREARA en México.

 

En entrevista para Global Energy, explicó que desde 2017 impulsan las actividades de CREARA en nuestro país, firma española con más de 15 años de experiencia en ingeniería y consultoría internacional, además de especializarse en la eficiencia energética y energías renovables. “Como empresa 360, englobamos todos los ámbitos de la eficiencia energética, y nuestro principal valor es el enfoque interdisciplinario de la energía”, asegura la directiva.

 

De sus actividades en México, cuenta que se han enfocado en realizar proyectos de consultoría estratégica, auditorías energéticas a edificios públicos de la Administración Pública Federal y a corporativos de grandes empresas, además de que han participado en la Redes de Aprendizaje de Eficiencia energética y sistemas de gestión de energía auspiciados por la Comisión Nacional para el Uso Eficiente de la Energía (Conuue), CAMEXA, Ameneer y GIZ de Alemania.

 

 

 

Auditorías energéticas

 

Para poner en marcha un plan de eficiencia energética, se inicia con una auditoría en donde CREARA analiza el estado de una instalación en relación con sus consumos energéticos, “hay diferentes tipos de auditorías y sus necesidades varían en función de la instalación: edificios, industria y alumbrado público, por ejemplo”.

 

En el caso de los edificios, se enfocan en los consumos de iluminación y climatización, para posteriormente hacer un inventario a detalle de cada área. Acto seguido, los ingenieros segmentan los consumos de energía, detectan ineficiencias y buscan oportunidades de ahorro.

 

Si bien, en los edificios los puntos clave de ahorro energético son los antes mencionados, los elevadores también son propensos a incrementar la eficiencia energética. Por ejemplo, hay corporativos que tienen un sistema inteligente que programa cómo el elevador buscará a las personas dependiendo de cuántas lo llamen de cada piso, y están programados para que si, por ejemplo, solo busca subir un piso, el sistema niega el servicio y obliga a la persona a usar las escaleras.

 

En una instalación industrial, las oportunidades de ahorro de energía se encuentran principalmente en lo que llama “tecnologías horizontales” como el aire comprimido, generación de vapor, motores, climatización, generación de frío y calor y bombeo, entre otros. En estos ámbitos se estudian las posibilidades de mejora tecnológica y de gestión de sus equipos.

 

Se estudian horarios de usos y parámetros y después de identificar dónde estarían los ahorros, se involucran los cambios de tecnología, las opciones de cogeneración y las energías renovables, que pueden ser fotovoltaica o solar térmica dentro de su propia instalación.

 

En el caso de alumbrado público, la especialista apunta que el gasto municipal por este concepto puede llegar a abarcar cerca de un 70% de su presupuesto. Aquí, lo que procede es que los ingenieros hacen levantamiento de campo, luminaria por luminaria, luego esa información se integra a un Sistema de Información Geográfica (SIG); se identifican los puntos de luz que hay en el municipio y se hace un análisis del ahorro posible que puede derivar en cambios de tecnología a menor consumo o bien a través de un software se gestiona lámpara por lámpara, “eso se hace en la ciudades inteligentes”.

 

Para las auditorías usan equipo como analizadores de redes, cámaras termográficas, y fluxómetros para llevar a cabo las medidas.

 

 

El modelo ESCO (Energy Service Companies)

 

Vanessa Tirado explica que CREARA apuesta por el modelo ESCO para sus clientes. A grandes rasgos significa: diagnosticar problemas de eficiencia energética y proponer soluciones, garantizar ahorros soportados en la figura de contratos por desempeño, aportar inversión que hace viable el proyecto a cambio de compartir los ahorros generados; supervisar y auditar constantemente que la instalación cumpla con lo acordado y por último verificar el cálculo de las variables que derivan el ahorro.

 

Existen dos modelos de ESCO: Modelo de ahorros compartidos en donde generalmente la ESCO realiza la inversión e instalación del equipo a cambio de compartir un porcentaje del ahorro generado. Esto quiere decir que si el proyecto dura cinco años, en ese lapso la empresa beneficiada pagará con los ahorros la inversión y después la tecnología pasa a ser de la empresa y verá los ahorros aumentados.

 

También existe el Modelo de ahorros garantizados, en donde la empresa realiza la inversión y requiere que un tercero garantice el desempeño del proyecto con base en su experiencia por haber realizado la recomendación de la tecnología, ingeniería e instalación del proyecto. En este alcance está también la ejecución del proyecto.

 

 

Oportunidad de crecimiento

 

Una vez que la Comisión de Reguladora de Energía (CRE) puso en marcha el Código de Red que invita a empresas de media y alta tensión a evaluar la calidad, confiabilidad y eficiencia del sistema eléctrico, “muchas organizaciones se están planteando aprovechar los estudios para analizar también su situación interna en cuanto a consumos energéticos y realizar auditorías energéticas para ser más eficientes.”

 

Otro sector que se encuentra en auge es el de los sistemas de gestión de la energía ISO 50001. A raíz de los esfuerzos de la Comisión Nacional para el Uso Eficiente de la Energía (CONUEE) y la cooperación alemana en desarrollar redes de aprendizaje de eficiencia energética y de sistemas de gestión de la energía, cada vez son más las empresas que se animan a implementar un sistema de gestión en sus instalaciones.

 

“CREARA, en su apuesta por México, busca seguir creciendo a nivel país y para ello, estamos en un proceso de búsqueda de socios estratégicos con quienes integrarnos y asentar así nuestro crecimiento en este mercado. El proceso se encuentra en un momento muy incipiente, haciendo prospección de posibilidades y analizando opciones que se nos presentan. Seguro que en los próximos meses tendremos buenas propuestas de integración para cumplir dichos objetivos de crecimiento”, concluyó Vanessa Tirado.