México debe replantear su estrategia energética para cumplir con los compromisos internacionales

0

La crisis climática es un problema ampliamente discutido debido a la dificultad que representa encontrar a los responsables, ya que la contaminación no tiene fronteras pero genera efectos negativos en el clima, incluso para las naciones que menos contribuyen a la crisis climática. Ante este panorama, el mundo enfrenta una situación denominada “La tragedia de los comunes”. 

El Dr. Paul Alejandro Sánchez, Profesor de la Escuela de Gobierno y Transformación Pública del Tecnológico de Monterrey, habló en exclusiva para Global Energy sobre los principales factores que han propiciado la crisis climática y cómo los gobiernos pueden contribuir con políticas públicas que permitan mitigar el impacto al medio ambiente.

“Desde la Cumbre de la Tierra en 1995 se enmarcó en la agenda la posibilidad de tener compromisos internaciones de largo plazo entre los países. El primer esfuerzo fue el Protocolo de Kioto; sin embargo, al haber una relación directa entre el consumo de fuentes fósiles de energía y el desarrollo económico, a medida que se iban integrando nuevos países con poblaciones mucho más dinámicas, como la India o China, se volvió más complicado establecer metas globales”, explicó el especialista.

Agregó que si bien es cierto que China es uno de los países que mayor cantidad de gases de efecto invernadero genera debido a su alto índice de producción industrial, la realidad es que a nivel per cápita, naciones petroleras como Qatar y Kuwait se vuelven más contaminantes al ser mucho más pequeñas en cuanto territorio y población.

“Aunque gran parte de la actual crisis climática se pude atribuir al consumo de combustibles fósiles, otro gran porcentaje de la responsabilidad se debe a la incapacidad que ha tenido la comunidad internacional para establecer compromisos a largo plazo y su poco compromiso para cumplirlos y avanzar en la descarbonización de la economía”, comentó el Dr. Sánchez Campos.

 

Cumbre de Líderes sobre el Clima 2021

Durante la participación del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, en la Cumbre de Líderes sobre el Clima 2021, el mandatario habló sobre el programa Sembrando Vida, sus planes para acabar con la exportación de petróleo, y la modernización de hidroeléctricas como parte de su plan para combatir el calentamiento global; sin embargo, para el Dr. Paul Alejandro Sánchez se necesitan metas más agresivas.

“Desde mi punto de vista, los programas que mencionó el presidente son insuficientes porque el gas natural en México representa el sólo el cinco por ciento de la generación total del país y para sustituir esa gran cantidad de generación se requerirían más recursos hídricos que en este momento no tenemos. El problema de Sembrando Vida no es la esencia del programa, sino los incentivos que genera, porque todas las comunidades donde hay árboles y no reciben dinero para plantar más, se ven tentadas a deforestar para plantar árboles nuevos y al final del día esto se vuelve un efecto negativo en cuanto al recorte de emisiones. En lugar de disminuirlas, las estamos incrementando”, advirtió.

Para el experto, lo que podría generar mejores rendimientos sería un incremento en las rondas de subastas eléctricas que impulsen las energías renovables; el cierre paulatino de las centrales que utilizan carbón y combustóleo; implementar un programa de gestión de emisiones fugitivas para disminuir la cantidad de metano que emite; así como establecer un sistema de intercambio de bonos de carbono de un mercado que ha estado detenido desde hace un par de años.

En la Cumbre de Líderes sobre el Clima del presente año, también se habló sobre los planes de inversión en países en desarrollo para enfrentar la crisis climática. En este sentido, el Dr. Sánchez Campos recomendó que los apoyos previstos se designen a proyectos ligados a la integración de energías renovables, almacenamiento, desarrollo de hidrógeno verde, eficiencia energética y captura de CO2. Por otra parte, destacó que con la actual política energética de México se apuesta por la autarquía; es decir, producir petróleo para consumirlo internamente, lo que va en sentido contrario a como se está moviendo la comunidad internacional.

 

Desafíos en materia energética sustentable

Ante los recientes cambios en materia energética que ha impulsado el Gobierno de México, el principal desafío para incentivar la inversión privada e impulsar la capacidad sustentable en el país es la certidumbre regulatoria a fin de integrar más fuentes de energía eléctrica, desarrollar sistemas de almacenamiento, modernizar la red eléctrica, generar un mercado de bonos de carbono, o establecer un esquema de transición hacia el transporte limpio que impulse no sólo a los autos eléctricos, sino también los de hidrógeno.

En cuanto al potencial de México en el desarrollo de renovables, el Dr. Paul Alejandro Sánchez aseguró que se podría generar el 100 por ciento de la electricidad en el país sólo con energía solar y eólica; sin embargo, para que eso suceda se requiere una gran capacidad de almacenamiento o fuentes de reservas térmicas de gas natural y en ciertos casos de algunas otras fuentes fósiles, para mantener estabilidad en el sistema cuando la energía proveniente de fuentes renovables no sea suficiente. “El principal problema no es de intermitencia o de falta de recursos, sino de falta de fortaleza para incentivar las redes de transmisión o almacenamiento”, aseveró.

 

Iniciativa ODS del Tecnológico de Monterrey

Como parteaguas para participar junto a otros países en el desarrollo de innovación tecnológica y científica para resolver problemas ambientales, el Tecnológico de Monterrey implementó la Iniciativa de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, en la cual trabajan la industria, la academia y el Gobierno para alcanzar dichas metas, particularmente en los Objetivos 7, referentes a la energía renovable y asequible para todos, y en el 10, sobre estructura resiliente.

Desafortunadamente, para poder llevar a cabo la Iniciativa, el principal reto es que no existen muchos canales de comunicación institucional entre el Gobierno federal, las empresas privadas y la academia. Después de la renuncia de Alfonso Romo como titular de la Oficina de la Presidencia no se cuenta con un instrumento que se dedique a ello, recordó.

“Lo que tenemos que hacer ahora es planear más allá de lo que resta del sexenio, es decir posterior al 2024, aunque tengamos un tiempo mucho más corto para concretar los proyectos ya que la mayoría de estos Objetivos tiene que evaluarse al 2030”, señaló el profesor.

Sin embargo, a pesar de los inconvenientes en torno a la Iniciativa de los ODS, el Tecnológico de Monterrey trabaja en tres áreas de vital importancia: la primera es la implementación de estrategias para desarrollar tecnologías de energías limpias, paneles solares e incluso pequeños mini eólicos que se han instalado en sus múltiples Campus. Por otro lado, ha realizado investigaciones exhaustivas sobre eficiencia energética para desarrollar sistemas de optimización industrial para el consumo de energía, con el objetivo de mejorar las deficiencias térmicas y eléctricas en los sectores industriales del país.

Y, en tercer lugar, ha crecido en el desarrollo científico social para generar incidencias a través de nuevos mecanismos de participación ciudadana, así como de esquemas legales y de políticas públicas, donde están implementando robótica, Inteligencia Artificial o integración informática con Big Data para generar estrategias que permitan alcanzar sus objetivos.

Por último, El Dr. Paul Alejandro Sánchez Campos reveló que desde su perspectiva no será fácil que México cumpla con sus objetivos internacionales en materia ambiental, pero tampoco es imposible, ya que, del compromiso que tiene el país para que el 35 por ciento de su energía eléctrica provenga de fuentes limpias, a la fecha se encuentra cerca del 30 por ciento.

“Si bien es cierto que falta un tramo para alcanzar la meta, yo creo que, con un modelo de sinergias entre la iniciativa privada y el gobierno, México puede sin ningún problema cumplir con dicho compromiso. Y en materia de Desarrollo Sostenible, también nos falta poco, pero uno de los grandes retos está en el tema de cocina limpia, que busca desplazar fuentes como la leña o combustibles pesados de las cocinas mexicanas, particularmente en el sureste del país, donde es difícil llevar gas natural o LP a las comunidades, porque van en contra de sus usos y costumbres”, concluyó.