Apuesta Schneider Electric por la eficiencia energética con fábricas inteligentes

0

En marzo de 2020 Schneider Electric designó a Caroline Hoarau como directora de la división de Automatización Industrial, orientada a ofrecer productos, soluciones y servicios enfocados en la aplicación de tecnología avanzada en procesos de manufactura.

A poco más de un año de su nombramiento, Global Energy conversó con Hoarau para conocer cómo ha avanzado la compañía en su propósito de contribuir a la digitalización de México y Centroamérica, así como las estrategias que ha implementado en materia de eficiencia energética.

Uno de los principales movimientos que ha realizado Schneider Electric en los últimos meses se ha presentado en el impulso hacia su oferta de gama media, la cual va dirigida a mercados como el de fabricantes de máquinas, por lo que la estrategia se ha enfocado en tener la oferta que encaja en el requerimiento de los clientes, con productos de calidad a un precio justo. Por otro lado, la empresa ha estado mucho más cerca de los usuarios finales y de los integradores para ir de la mano con sus distribuidores.

En cuanto a eficiencia energética para el sector industrial, Schneider Electric cuenta con diversas soluciones, como el EcoStruxure Power Monitoring Expert, un software que permite maximizar la confiabilidad del sistema para la medición de energía; es decir, recaba datos de manera pragmática para tomar decisiones de utilización de recursos.

“Lo primero que hay que tener en mente es lo que al cliente le preocupa: qué quiere medir, qué parte de la planta le genera problemas o cuáles son sus prospectos, y eso fue lo que aplicamos en la fábrica inteligente de Schneider Electric en Monterrey, donde pusimos medidores en cada una de las máquinas para auditar nuestros procesos y entender en dónde teníamos que poner mayor vigilancia para conseguir la eficiencia energética que buscábamos, lo cual nos generó un 10 por ciento de ahorro en consumo de energía, aparte del que ya teníamos”, reveló Hoarau.

Actualmente Schneider Electric cuenta con 80 fábricas inteligentes a nivel mundial, sin embargo, en la planta de Nuevo León, que es la primera de su tipo en el país, no sólo se trabaja en eficiencia energética, sino también en eficiencia operacional para mejorar la calidad de los productos y con lo cual ha logrado obtener el premio Tecno Nuevo León 4.0 en dos años consecutivos: 2109 y 2020.

Manufactura inteligente y energía digital

De acuerdo con Caroline Hoarau, actualmente las tendencias tecnológicas en materia de Eficiencia Energética están enfocadas en Realidad Aumentada para no exponer a los ingenieros en campo a situaciones peligrosas, además de ayudar en el tema de rotación de personal, aunque ahora, como efecto de la pandemia por Covid-19 ha tomado mucho auge la conexión remota, una tecnología que se ha vuelto común y que elevó la importancia de la inmediatez y rapidez con la que se tienen que atender los problemas  a distancia y con la misma calidad que representa tener a un ingeniero en sitio.

“Tampoco podemos dejar de mencionar la tendencia del SCADA, que nos permite dejar de lado los procedimientos en papel para dar paso a la digitalización de los documentos; es decir, tener datos en tiempo real que pueden ser consultados desde cualquier lugar. Hablando de eficiencia energética, a través del diagrama digital del funcionamiento eléctrico de la planta se puede conocer el funcionamiento de la misma para poder simular eventos y determinar qué decisiones tomar sin necesidad de poner en riesgo las operaciones. Lo que es un hecho es que en Schneider Electric apostamos por hacer más con menos y nos emociona poner toda esta tecnología a disposición del mercado”, precisó la Directora de Automatización Industrial de la compañía.

En términos generales, dijo que todos los procesos de Schneider Electric van más allá de la eficiencia energética, porque permiten hacer la medición sostenida de muchas otras variables, como la reducción de paros inesperados debido a la precisión con la que trabajan los sistemas, lo que repercute a nivel de costos energéticos y en una mejor experiencia operativa.

Por último, Caroline Hoarau recomendó que, sin importar el tamaño de las compañías, todas deberían de confiar en la tecnología y eliminar el paradigma de que solamente es para empresas grandes. “Al final del día son soluciones escalables y el retorno de inversión es palpable. Las empresas se tienen que arriesgar a hacer las cosas diferentes para hacer sus procesos más eficientes, tener ahorros económicos y una mejor calidad en los productos”, concluyó.