Acerca Énestas vanguardia a México con GNL

0

A México, país que importa cerca del 80 por ciento del gas natural desde Estados Unidos, le falta producir más combustible y crear redes de distribución de ductos, señaló Caio Zapata, Director General de Énestas, empresa mexicana fundada en 2015, especializada en la distribución de gas natural en cualquier parte de México y Estados Unidos.

Aseguró que la empresa, que fuera la primera en traer gas natural licuado a México, entrega gas natural de la más alta calidad, de manera segura, eficiente y ecológica. “La población en México es bastante conservadora y no acepta lo nuevo con facilidad. Sin embargo, hemos tenido buena aceptación y poco a poco hemos aumentado nuestra presencia en el país. El GNL es un combustible más ecológico, económico, y queremos que los posibles clientes confíen en esta tecnología que ya está probada, que se usa en todo el mundo y que trajimos a México para tener los beneficios que ya existen a nivel mundial”.

Una solución para regiones remotas

Considerando que en México cada vez son más las empresas que buscan energías alternativas a menor costo, el directivo detalló que el GNL ofrece un ahorro de hasta 30 por ciento en combustible, un 70 por ciento de ahorro en mantenimiento y un 90 en reducción de emisiones de gases contaminantes.

Por otro lado, refirió que el gas natural, que se distribuye principalmente a través de ductos de acero y polietileno, así como en contenedores criogénicos, elaborados con materiales de alta resistencia y durabilidad, es una mezcla de hidrocarburos livianos, que en su mayor parte está compuesta por metano, y en menor proporción por etano, propano, butano, pentano e hidrocarburos más pesados.

“Contribuimos llevando este GNL a donde no hay ductos. Ese es nuestro modelo de negocio. En México, comparado con otros países, la penetración de ductos por kilómetro cuadrado es muy pequeña, hasta 40 veces menor que Texas. Nuestro trabajo ha sido traer las ventajas del GNL. En México hay de todo: invernaderos, minas, parques industriales, autobuses a gas, pero faltan trenes y barcos a gas. Estamos empezando a incrementar el uso de GNL, que llegó para quedarse”, refirió Zapata.

En relación a la pandemia de COVID-19 y la operación de Énestas, Caio Zapata aseguró que la compañía ya estaba preparada para trabajar vía remota, ya que no es necesario que en las instalaciones se encuentre personal operando el equipo para brindar un suministro continuo. Asimismo, dijo que cuando la economía colapsó a causa de la contingencia sanitaria, las empresas buscaron la forma de ahorrar y encontraron en el GNL una forma de disminuir costos.

Entre otras soluciones, Énestas ofrece los gasoductos virtuales, que se utilizan para la distribución de gas natural licuado. Esta tecnología permite abastecer de gas natural a consumidores en ubicaciones remotas o alejados de los gasoductos. Los gasoductos virtuales escalables y modulares utilizan el envío por carretera, tren o barco para entregar el combustible al usuario final. A través de un proceso de regasificación, el GNL vuelve a su estado gaseoso original.

De acuerdo con Caio Zapata, Énestas elabora una solución completa que incluye la construcción de estaciones y conversión de equipo para que funcione con GNL, el cual es más barato que otros combustibles.

“Nos encargamos absolutamente de todo. Trabajamos con el GNL, que ya es más barato que otras soluciones, además de ser más ecológico. Tenemos mucha experiencia, así que sabemos lo que se requiere; conocemos cómo funciona el GNL, tenemos múltiples fuentes de suministro y un equipo técnico. Podemos cubrir todo México y esa es una de nuestras principales ventajas. Nosotros podemos llegar a donde sea que el usuario quiera hacer su desarrollo”, dijo.

Caio Zapata detalló que Énestas ha evolucionado en los últimos años. Al principio, la compañía se encargaba del suministro de GNL, sin embargo, ahora también trabaja en la venta de gas por ducto, así como en el desarrollo y comercialización de otras materias primas. Asimismo, refirió que la empresa ha aprovechado su infraestructura para traer soluciones innovadoras a diversas industrias.

“Hemos aprovechado nuestra infraestructura para entrar en otros segmentos y ofrecer soluciones innovadoras en un sector que estaba acostumbrado a simplemente pagar una factura, sin atender sus necesidades. Cuando empezamos éramos seis personas, ahora somos más de 150. La evolución del equipo, la buena aceptación de nuestros clientes y la oportunidad de crecer en México son nuestros mayores logros”.

Sobre los planes a futuro, el empresario señaló que Énestas busca integrarse a la producción de GNL y continuar con el desarrollo de tecnologías para otras materias primas. Además, la compañía busca abarcar todo el territorio nacional con proyectos de GNL y consolidar nuevos clientes en distintas partes del país; en materia de expansión, Énestas prevé incorporarse al mercado de Centroamérica.

“Queremos integrarnos. Actualmente solamente hacemos la distribución, pero queremos entrar a la producción de GNL y seguir navegando en otras materias primas. Podemos desarrollar los proyectos relacionados con terminales, no solamente de GNL y de otras materias primas. Centroamérica es un buen mercado, aunque todavía falta cubrir todo México, que representa diez veces la economía de otros países de Centroamérica; nuestra idea es seguir adentrándonos”.

“Hoy atendemos cinco diferentes segmentos: minería, transporte, invernaderos, industria y oil and gas. Funciona. Tenemos buenas referencias, además, se puede ahorrar muchísimo dinero. El combustible es para muchas empresas el 30 a 40 por ciento de su costo. Un ahorro en este rubro puede ser la diferencia entra ganar o perder dinero. Trajimos algo que ya existe. No inventamos el GNL, que funciona en todo tipo de industrias”, concluyó el directivo.

Artículo anteriorTecnología de vanguardia permite automatizar la administración de activos y alargar su vida útil
Artículo siguienteControla Pemex incendio de ducto submarino en la Sonda de Campeche