Resiliencia digital para tiempos turbulentos

La digitalización es una de las pocas “ganadoras” en el giro inesperado que este año han vivido todos los sectores productivos derivado del COVID-19. De acuerdo con AVEVA, la manufactura representa una de las industrias que han sido más golpeadas en términos de pérdidas monetarias, y para ayudar a trazar una ruta hacia la recuperación de las operaciones, la empresa llevó a cabo este evento digital a nivel global.

0

Bajo el nombre AVEVA World Digital, la empresa de ingeniería y software industrial llevó a cabo una serie de eventos virtuales a través de los cuales mostró las últimas estrategias hacia la transformación digital, con el lema Resiliencia Digital para Tiempos Turbulentos.

El evento se concentró en mostrar soluciones innovadoras para construir resiliencia, así como los fundamentos para ayudar a las empresas a alcanzar una transformación digital en la era post COVID-19.

“Las organizaciones que operan con una fuerza de trabajo, cadenas de suministro y modelos operativos remotos se están adaptando ante la creciente disrupción diaria e implementando rápidamente nuevos planes. La demanda del consumidor inevitablemente se está desplazando más hacia los bienes esenciales, y la industria manufacturera tiene que reposicionarse para satisfacer estas necesidades siempre cambiantes. Hoy, más que nunca, la experiencia y el conocimiento de la tecnología digital es relevante, ya que las empresas ayudan colectivamente a las organizaciones globales a identificar las enormes oportunidades de crecimiento en nuevas áreas y la creciente demanda de nuevos públicos”, expuso Craig Hayman, CEO de AVEVA.

 

 

Centralizar datos, incorporar la inteligencia artificial, y basar las operaciones en la nube

 

Con la disminución en la movilidad, el sector turístico y las transacciones comerciales, por mencionar solo unos ejemplos, los expertos calificaron como imperativo reforzar las inversiones en tecnología, especialmente en materia de centralización de datos, incorporación de inteligencia artificial, y basar las operaciones en la nube.

Lo anterior viene de la mano con el incremento de la automatización, cuya importancia se vuelve evidente ahora más que nunca, cuando un gran porcentaje de la fuerza laboral se desempeña remotamente desde principios de año. Como ejemplo, 95% de los empleados de AVEVA trabajan de este modo, según lo mencionó su CEO durante conferencia de prensa virtual. Al respecto cabe destacar que Hayman reconoció que la productividad en la empresa que dirige ha incrementado. “Con la digitalización todos ganan”, expresó.

En ese sentido, también mencionó que el mundo está en un punto de inflexión, donde las prácticas comerciales digitales se están acelerando y se están encontrando nuevas maneras de ser digital con un pensamiento fresco. “Este periodo de cambio acelerado aún no está completo. Estamos en un momento emocionante como cualquier otra revolución industrial, y es el momento de prepararnos para el cambio. El éxito o fracaso se determinará por cómo elegimos avanzar”.

Agregó que las empresas que tengan éxito durante este año serán las que se vuelvan más digitales, y los mayores ganadores serán aquellos que innoven digitalmente. Ejemplificó con el caso de ENEL, que está avanzando hacia las plantas autónomas.

 

 

Eficiencia para enfrentar la recesión

Durante su intervención, Jean-Pascal Tricoire, Presidente y CEO de Schneider Electric, dijo que el COVID-19 realmente no ha cambiado las prioridades de sus clientes, sino que ha abierto la conversación sobre las preguntas difíciles, y acelerado la toma de decisiones. “Por supuesto, la mayoría de lo que hemos hecho en los últimos tres meses ha sido reaccionar al COVID-19. Ha forzado el tema de la resistencia de las operaciones y la continuidad del negocio para todos nosotros. Pero lo que hemos visto es que también volvió a poner en la cima de la agenda el nivel de eficiencia. Nuestros clientes están pidiendo aumentar la eficiencia para enfrentar la recesión en muchos países”, expuso el directivo.

Otro catalizador importante ha sido el cambio al trabajo remoto. Al respecto, Tricoire habló sobre la necesidad de operaciones no tripuladas, que conllevan la necesidad de capacitar a los operadores mediante entrenamientos digitales basados en realidad virtual o realidad aumentada. “Está surgiendo la necesidad de administrar las empresas desde un Centro de Operaciones unificado remoto”.

Finalmente, para alcanzar la resilencia expuso que se requieren tres factores: Conectar todo, Predecir, y Asegurarse de que una vez predicho, se pueden evitar los paros no programados.

Para ver más detalles del evento, clic aquí.