Equinor y ExxonMobil se unen para desarrollar campo petrolero en Brasil

0

Equinor, ExxonMobil, Petrogal Brasil y Pré-sal Petróleo SA (PPSA) han decidido desarrollar la fase uno del campo Bacalhau en el área del presal brasileño de Santos. La inversión es de aproximadamente 8 mil millones de dólares.

“Este es un día emocionante. Bacalhau es el primer desarrollo greenfield de un operador internacional en el área del presal y creará un gran valor para Brasil, Equinor y sus socios. La buena cooperación con socios, autoridades brasileñas y proveedores ha dado como resultado una decisión de inversión para el campo Bacalhau ”, dijo Arne Sigve Nylund, vicepresidente ejecutivo de Proyectos, Perforación y Adquisiciones de Equinor.

El plan de desarrollo fue aprobado por la Agencia Nacional de Petróleo, Gas Natural y Biocombustibles (ANP) de Brasil en marzo de 2021 y las reservas recuperables estimadas para la primera fase son más de mil millones de barriles de petróleo.

“Bacalhau es un paso importante hacia la realización de nuestra ambición estratégica de profundizar nuestra presencia en Brasil. También es un proyecto importante para el país, ya que representa importantes inversiones, efectos dominó en la cadena de suministro y creación de empleo local”, señaló Veronica Coelho, gerente de Equinor en Brasil.

Para Juan Lessmann, Gerente de ExxonMobil en Brasil, el desarrollo del campo Bacalhau es una inversión estratégica en el portafolio global de la compañía y tiene el potencial de generar altos retornos para ExxonMobil, sus socios y el pueblo brasileño.

“El campo Bacalhau es un logro de desafíos técnicos de alta complejidad, sin perder de vista los aspectos económicos y sociales positivos. El campo Bacalhau representa el gran beneficio que las empresas extranjeras pueden traer al desarrollo del presal y Brasil. PPSA siente honrado con esta asociación altamente cooperativa, que promete generar excelentes resultados para el país”, mencionó Eduardo Gerk, Director Presidente de PPSA.

El primer petróleo está previsto para 2024. Debido a la pandemia de COVID-19 y las incertidumbres relacionadas, los planes del proyecto pueden ajustarse en respuesta a las restricciones de salud y seguridad.

El desarrollo consistirá en 19 pozos submarinos conectados a una unidad flotante de producción, almacenamiento y descarga (FPSO) ubicada en el campo. Esta será una de las FPSO más grandes de Brasil con una capacidad de producción de 220.000 barriles por día y dos millones de barriles de capacidad de almacenamiento. El petróleo estabilizado se descargará en buques tanque y el gas de la Fase 1 se reinyectará en el depósito.

Se espera que la intensidad media de CO 2 de por vida sea inferior a 9 kg por barril producido, significativamente más bajo que el promedio mundial de 17 kg por barril. El trabajo continuará durante la vida útil del campo para reducir las emisiones y aumentar la eficiencia energética.

Artículo anteriorOrdenan jueces restablecer la regulación asimétrica en la Ley de Hidrocarburos
Artículo siguienteCon energía, IEnova contribuye con el desarrollo social y la reactivación económica de México