El pico en la demanda de petróleo llegará en los próximos años, la transición a la energía verde no está muy lejos

0
FOTO: ANWAR AMRO/AFP via Getty Images

Por Laury Haytayan, Experta libanesa en petróleo y gas en Medio Oriente y África del Norte

Con la participación del Instituto IRTTEK

 

Hace poco, seis de las mayores petroleras de Europa (Shell, BP, Total, Eni, Repsol y OMV) han contraído compromisos climáticos. Fueron hechos en público y como parte de sus estrategias y objetivos para 2050 y como compromisos con sus accionistas, son serios.

La presión sobre las compañías petroleras se está endureciendo a medida que se acusa al sector de ser una de las principales industrias contaminantes y las compañías deben ser parte de la solución y seguir evolucionando dentro del negocio de la energía. Las compañías petroleras deben hacer algo al respecto para que los accionistas se entusiasmen más al invertir en esas empresas viendo que llevan una misión social.

Mientras tanto, las empresas de la Unión Europea lideran esta transición a la energía renovable e invierten mucho más en fuentes de energía más limpias. Definitivamente, las políticas establecidas por la UE están desempeñando papeles importantes e impulsando los cambios. El “acuerdo verde” anunciado por la Comisión de la UE jugó un gran papel.

Las empresas estadounidenses están más motivadas por el dinero, y las compañías petroleras de Medio Oriente y África del Norte necesitan seguir produciendo petróleo y gas porque es la principal fuente de ingresos para sus países y gobiernos, tienen más responsabilidad “política” de seguir perforando. Sin embargo, las compañías de los países de Medio Oriente y África del Norte, principalmente las Compañías Nacionales del Petróleo, saben que la transición energética es una realidad.

La mayoría de las grandes compañías europeas se comprometieron con una energía más limpia en el futuro y están tomando medidas para desarrollar su producción en esa dirección para seguir siendo relevantes en el futuro. Definitivamente las compañías estadounidenses están muy por detrás. La diferencia se debe a las políticas establecidas por la UE.

La economía de los Estados Unidos no se basa en los ingresos del petróleo y el gas, está muy diversificada, por lo que no piensan en el petróleo y el gas como fuente de dinero tanto como fuente de empleo y seguridad energética. Además, el mercado estadounidense se basa en la ideología del libre mercado. La economía se basa en la competencia y la relevancia del mercado.

La energía renovable se desarrolla con las necesidades del mercado. Por su parte India y China son grandes consumidores de petróleo y gas y lo necesitan para sus economías en desarrollo, hasta entonces necesitarán utilizar las fuentes de energía más baratas para satisfacer las necesidades de sus sociedades y economías.

Cuanto antes comprendan las compañías productoras de petróleo la necesidad de diversificar, mejor se verá su futuro. Estas empresas deberán invertir en energías renovables y en fuentes de energía limpia. Creo que el problema será mayor si ignoran los cambios que ocurren globalmente en los comportamientos y mentalidad de los consumidores.

Durante años, se ha discutido el pico en la demanda de petróleo, pero está claro que el problema en el futuro no será esto. Por el contrario, la tecnología permite encontrar aún más petróleo y gas. Por lo tanto, ahora se habla más de la demanda. Todo indica en que el pico en la demanda se convertirá en realidad pronto. Existen estudios con diferentes fechas, pero se puede pronosticar para la década de 2030, aunque crisis globales como la del coronavirus podrían acelerar la situación.