El Mercado Contraataca

0

El lunes 20 de abril el mundo petrolero vivió su día más surrealista de la historia, al reportarse precios negativos para el mercado de futuros. Muchos participantes no entendieron en ese momento la diferencia entre el precio real de mercado y el precio de futuros, y surgió un pánico pocas veces visto. Para el lunes 18 de mayo, justo un mes después, el panorama es esperanzador y los precios del crudo no han estado tan altos en varios meses. Pero, hay varias nubes en el camino, y el mercado podría dar dos pasos para adelante y uno para atrás.

 

Por Jaime Brito (*)

 

En su momento más grave la demanda en los Estados Unidos cayó cerca de 40%, y con ello era de esperarse que los precios reaccionaran en esa medida, impactando la producción petrolera. Ya para mediados de mayo la producción en este país cayó 1.5 mmb/d (casi lo mismo que produce en su totalidad México).

Exploremos cómo ha ido adaptándose el mercado petrolero en estas semanas y qué panorama pinta para el corto plazo.

La Insoportable Levedad del Crudo

La caída de los precios del WTI de futuros en territorio negativo es sin duda una de esas historias que podrían contarse a los nietos dentro de varios años. La breve visita a precios negativos fue un tema meramente relacionado con operaciones de participantes financieros y no tuvo una relación directa con el precio real de mercado (spot) del crudo.

El mercado petrolero sí estaba débil en ese momento, pero no se pueden dar precios de mercado negativos a menos que el almacenamiento esté 100% lleno y por algún motivo las empresas petroleras siguieran produciendo. Esta condición no existe en la industria del crudo.

De hecho, en el sector de gas natural ya hemos visto precisamente este fenómeno en precios negativos para mercados cercanos a la Cuenca del Permian. Pero, eso se debe a que los productores petroleros lo que quieren sacar es crudo, aunque en este camino produzcan un poco de gas natural que ya no tiene donde almacenarse. En este sentido el gas natural es un “subproducto” ya que la prioridad es sacar crudo del subsuelo, así que no importa si el poco gas natural que se produce se vende con precio negativo, pues el crudo tiene buena ganancia. Por ello, los precios de mercado de gas natural sí estuvieron durante varios meses en terrenos negativos en mercados cercanos a El Paso, TX.

Pero esta situación no aplica al mercado petrolero.  Si el precio de mercado (spot) es bajo y no justifica la operación petrolera, no se produce el barril y punto. Es lo que hemos visto para mediados de mayo. Pero esta corrección de mercado lleva tiempo, no se puede ajustar en una misma semana.

Cada mes hay inversionistas que compran y venden contratos de futuros con el fin de obtener ganancias en estas operaciones. Pero si el contrato de futuros expira y el poseedor no tiene espacio para almacenamiento, se mete en un gran problema, ya que debe recoger mil barriles en Cushing, Oklahoma, por cada contrato, barriles que no tendría donde almacenar.

Esto fue lo que les pasó a varios inversionistas que no pudieron vender sus contratos en abril 20 (porque nadie se los quería comprar) y no habían previsto la necesidad de conseguir espacio de almacenamiento. Un desastre que demostró falta de anticipación y planeación operativa, pero nada más. Por ello se vieron en la necesidad de pisar precios negativos, para incentivar que alguien les quitara el contrato de las manos, aunque perdieran dinero.

Pero de este momento a la actualidad, el precio ha mejorado pues los fundamentales del mercado se han ido adaptando a la nueva realidad.

Las fuerzas se alinean en el mercado para una recuperación

Después de la caída en la demanda y la respectiva reducción de precios de crudo y refinados, la primera variable que tenía que ajustarse era la producción petrolera. El numero de plataformas petroleras se redujo más de 60% entre mediados de marzo a mediados de mayo en los Estados Unidos y con ello la producción petrolera cayó 1.5 millones de barriles/día.

Gracias a ello la construcción de inventarios que se venía observando desde principios de año por fin se detuvo. Para el 13 de mayo se reportó que por primera vez en 18 semanas los inventarios de crudo en los EEUU cayeron. Esto era todo lo que necesitaba el mercado internacional para mantener precios firmes. Las fuerzas se han ido balanceando en esta nueva normalidad y encontrarán nuevos incrementos en el momento en que se anuncie un tratamiento eficaz o una vacuna (o sea, va para largo antes de llegar a un Brent spot de $70/bl.)

De aquí a las siguientes semanas que vienen tenemos algunos factores a considerar, que podrían modificar la ruta con la cual los precios se mantienen fortalecidos o se debilitan:

– La permanencia o no del consumo: dependiendo si ciertos países clave como China, Alemania, o los Estados Unidos se mantienen firmes en cuanto al levantamiento de restricciones, o bien si se ven forzados a imponer nuevamente ordenes de “quédate en casa”. Si fuera el caso el mercado internacional en generar va a reaccionar con pesimismo, y los precios de crudo y refinados podrían encontrar equilibrio en un rango más bajo que el actual.

– El ambiente geopolítico.  La retórica que se ha visto ya por varias semanas entre los EEUU y China respecto al origen del virus tiene un trasfondo militar: China ha incrementado su presencia en el Mar del Sur de China, una región que posee una gran cantidad de reservas de crudo y gas natural. Este conflicto por definir la soberanía sobre esta zona tiene ya varias décadas, pero fue entre marzo y abril que China decidió asignar nombres chinos a varios archipiélagos que son también reclamados por Brunei, Filipinas, Indonesia, Tailandia, entre otros. Con ello los Estados Unidos decidieron intervenir con presencia militar marina en la zona, y ya han tenido sus acercamientos con barcos chinos. Un escalamiento en este conflicto podría causar que el transito marino se interrumpa, con lo que el precio del crudo podría subir de manera desproporcionada.

– El impacto neto en la producción petrolera mundial. En la nota menciono información de los Estados Unidos porque normalmente existen estadísticas actualizadas de manera semanal, pero en el resto del mundo la información oficial de producción petrolera, consumo, etc. tardan varios meses para darse a conocer. En el momento en que se publique información de la gran mayoría de productores y consumidores respecto a cómo ha bajado la producción petrolera, se podrían tener reacciones positivas o negativas, dependiendo de la información. De entre toda esto si se dan a conocer caídas grandes en la producción de países como Canadá, Brasil y Rusia, además de los EEUU, será un punto muy positivo que permita un incremento de precios del petróleo.

Y viene la temporada de huracanes, y las estrategias de cada país para recuperarse económicamente, y tantas cosas, que mejor vamos poco a poco tocando estos temas en nuestras próximas intervenciones.

Como recordará, a principios de año su servidor avisó con seis semanas de anticipación de los bajos precios del crudo, y con también seis semanas para cuando podrían revertirse los precios, que es donde nos encontramos en este momento.

El mercado sigue cambiando y es importante que si usted es productor de crudo en México, importador, dueño de terminales de almacenamiento o gasolineras, se mantenga informado de lo que viene en el corto plazo. Sígannos en nuestras redes, en StratasAdvisors.com y en Global Energy TV para lo último del mercado.

¡Nos vemos en la próxima!

Jaime Brito

Vicepresidente, Stratas Advisors.

 

(*) Jaime Brito es experto en el mercado internacional de petróleo. Ha completado proyectos de consultoría para la industria petrolera en Estados Unidos, Francia, Noruega, Corea, Indonesia, India, Vietnam y Brasil, entre otros. Su contacto con la industria internacional y conocimiento en temas de refinación, comercialización y regulatorios le dan un enfoque único a la industria mundial.