Inversión en almacenamiento y renovables, paliativo para la seguridad energética de México

0

Roger González Lau, presidente de la Comisión de Energía del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), participó en el webinar: “Perspectivas de la estrategia energética de México”, organizado por EGADE Business School del Tecnológico de Monterrey, en el cual dio su visión sobre el panorama del sector petrolero, eléctrico y gasero del país, así como de las nuevas alternativas para la generación de energía, como las renovables.

González Lau inició la conversación explicando el impacto que ha tenido a nivel mundial la caída en los precios internacionales del petróleo.

“En un contexto histórico retrocedimos 20 años, hacia la época de la crisis asiática de 1998-99. Desde entonces no veíamos caídas tan relevantes ni niveles tan bajos en los precios del crudo. En el caso de México tampoco nos ha ido tan bien y la preocupación es que los precios están 66% de debajo de lo mostrado el año pasado, lo que genera pérdidas para el país”, precisó.

Desde su perspectiva, a pesar de que se cree que la sobreproducción de petróleo se debe a una guerra entre Rusia y Arabia Saudita, para él, el principal factor ha sido el incremento en la producción de Estados Unidos en los últimos años, lo que representa una gran competencia para Rusia.

“Actualmente los centros de almacenamiento en Estados Unidos están por arriba del 80% de su capacidad, es decir, están extrayendo una gran cantidad de petróleo que no es consumiendo y, además, no hay dónde guardarlo; esta situación es la que provoca una caída histórica en el precio del petróleo”, explicó el directivo.

Adentrándose en el sector energético mexicano, comentó que los tres marcos de referencia en los que se apuesta al día de hoy en el país son: la urgencia de aumentar la producción petrolera, el fracaso de la reforma energética y la necesidad invertir en una nueva refinería, factores que fueron determinantes para que Moddy´s redujera la calificación crediticia de México, ya que “el petróleo y Pemex se están convirtiendo en un freno para el progreso del país”.

“Como mexicanos vivimos bajo la promesa que el petróleo es la salvación y tenemos la capacidad de aumentar su producción, utopía que no se va hacer realidad; por eso creo que llegó la hora de evolucionar para que el petróleo deje de ser preponderante en la economía del país y dar paso a la inversión en energías renovables”, afirmó.

Uno de los grandes problemas de México es la seguridad energética, porque el 70% de la refinación viene de Estados Unidos, sin embargo, para el especialista, una manera de contrarrestar esta situación es invirtiendo en terminales de almacenamiento y para ello, el sector privado puede colaborar con recursos para construir infraestructura.

“Hasta hace un par de semanas había, 61 buques tanqueros entre Tabasco, Veracruz y Tamaulipas esperando descargar combustible en México, pero debido a que nuestra capacidad de almacenamiento está llena y la demanda ha disminuido en un 60%, cada uno de estos buques le cuesta a Pemex 20 mil dólares diarios en promedio, es decir, representan 21 millones de dólares”, detalló el representante del CCE.

Por otra parte, Roger González indicó que el proceso de refinación en México tiene grandes retos: la cadena de suministro, es decir, el volumen de crudo disponible para refinar; el costo, porque la mayoría del petróleo mexicano es pesado y requiere mayores procesos; y la eficiencia, pues hasta antes de la actual crisis, el promedio de refinación de México era de 1.9 dólares por barril con una volatilidad del 40%, lo que facilita la pérdida de dinero para Pemex a la hora de refinar gasolinas.

“México no es bueno para refinar y si a esto le sumamos que Estados Unidos tiene una capacidad de refinación 11 veces mayor a la nuestra, deberíamos dejar que ellos nos refinen, mientras nosotros aseguramos nuestra seguridad energética invirtiendo en almacenamiento”, recomendó.

En cuanto al sector gasero, exhortó a invertir para llevar el combustible a la región sur-sureste del país, ya que está demostrado que los Estados con acceso al gas, en los últimos cinco años han aumentado en un 5.3% su Producto Interno Bruto. Como ejemplo destacó el caso del Guanajuato, que tuvo un crecimiento exponencial desde que accedió al gas con la llegada de compañías automotrices y todas las cadenas de suministro.

Al hablar de electricidad exhortó a utilizar las alternativas renovables para su generación, ya que son más baratas que el diésel o el carbón y sus precios competitivos las convierten en una palanca de desarrollo, además de permitir diversificar nuestra matriz energética.

Para concluir, puntualizó que se está viviendo un cambio continuo de reglas que crean incertidumbre y si no hay un estado de derecho claro no se va a generar un buen ambiente para la inversión que necesita el país, por lo tanto, necesitamos una política púbica más pragmática en el sector energético y dar la oportunidad para retomar el trabajo entre el sector público y privado por el bien de México.