AMLO buscará inversionistas para el rescate de la industria petroquímica

0

Una de las prioridades estratégicas del gobierno federal en materia energética es la recuperación de la industria petroquímica nacional. En ese sentido, el presidente Andrés Manuel López Obrador asegura que lo más afectado de todo en este periodo neoliberal, el de la industria petrolera, fue la petroquímica, ya que dejaron las plantas convertidas en chatarra.

En el marco del recorrido de supervisión por la planta de fertilizantes de Coatzacoalcos, el Ejecutivo Federal mencionó que fue un gran fraude, pues privatizaron esa planta de fertilizante, luego la compraron, la estatizaron: “valía cuando mucho 50 millones de dólares, pagaron 500 millones… Además, han tenido que invertir y todavía hay una deuda de cerca de 500 millones de dólares más”.

Aseguró que este mismo año la planta de fertilizantes podría estar reiniciando operaciones, pese a que deberá resolverse el suministro de gas: “Ya para la rehabilitación de la petroquímica sí necesitamos asociarnos y lo estamos contemplando. [Inversión] nacional y luego local”.

Por otro lado, dijo que en México no habrá lugar para empresas nacionales o extranjeras con antecedentes de corrupción. Sin embargo, una eventual cancelación de contratos leoninos se realizará en el marco legal vigente. Por otro lado, las y los trabajadores mexicanos serán pieza clave del rescate de la industria petrolera para alcanzar la autosuficiencia en un plazo de tres años.

Al término del recorrido de supervisión por la refinería ‘General Lázaro Cárdenas del Río’, donde serán invertidos dos mil millones de pesos en 2019, señaló que para lo que va de este año dos mil y de inmediato otros dos mil… pueden ser más, porque se están procesando 110 mil barriles y se quiere llevar la producción a 170 mil y posiblemente a 220 mil barriles… “Esta visita es para mejorar la producción, revisar el plan que ya se inició para rehabilitar la refinería, aumentar la producción. Ya se están haciendo las compras de refacciones, de equipos, de herramientas”.

Se trata, de acuerdo con el mandatario, de una de las seis refinerías que han iniciado el proceso de rehabilitación para rescatar la industria petrolera nacional, de tal forma que en tres años nuestro país produzca sus propias gasolinas. El plan incluye la construcción de una nueva refinería en Dos Bocas, Tabasco.

Trabajadores tienen mucho que aportar a la industria petrolera

El presidente destacó que la fuerza de trabajo nacional será protagonista del rescate de la industria petrolera:

“Un distintivo de este trabajo de rehabilitación es que se va a hacer con los trabajadores de Pemex. Van a ser los técnicos petroleros mexicanos los encargados de la rehabilitación, trabajadores de planta y transitorios, en activo y también jubilados, porque vamos a utilizar la experiencia de quienes todavía tienen mucho que aportar para el rescate de la industria petrolera”

“Me he reunido en esta visita también con los trabajadores y los he llamado, los he exhortado a que juntos rescatemos a Pemex… Me llamó mucho la atención… hay muchas mujeres trabajando en las refinerías, obreras y técnicas, ingenieras con muy buen nivel”, destacó.

Empresas corruptas no participarán en licitaciones

Por último, confirmó que la política de cero corrupción incluye los acuerdos comerciales que sean celebrados con el sector privado:

“La indicación es que no se entreguen contratos a empresas que hayan estado involucradas en casos de corrupción, sean nacionales o extranjeras. Esa empresa, Odebrecht, llegó a tener una sesión de su Consejo de Administración en Los Pinos, o sea que se metieron hasta la cocina. Ya eso se acabó.

“Esas empresas corruptas del extranjero no van a tener posibilidades de participar en licitaciones. Ya saben ustedes que hasta gobiernos extranjeros intervenían en favor de estas empresas. Eso se termina por completo, se acaba la corrupción”, subrayó.

Insistió en que no se firmarán contratos leoninos que afecten el interés nacional, aunque en todo momento se respetará el principio de legalidad:

“Para que no se vaya a malinterpretar, no significa que se van a suspender o se van a cancelar todos los contratos. Si hay un contrato establecido, incluso que se haya hecho en donde no son las mejores condiciones para la nación, se tiene que respetar, porque los compromisos se cumplen y si empezamos a cancelar contratos de manera autoritaria, arbitraria, se va a generar desconfianza en el país, y ahora los inversionistas tienen mucha confianza en México porque ya hay un Estado de derecho auténtico.

“Si una autoridad competente resuelve que se cancele un contrato, lo hacemos, y si nosotros mismos vemos que se trata de un contrato leonino, que afecta a la nación, podemos iniciar un proceso de cancelación, pero por la vía legal, no por decreto”, concluyó.