Eficiencia Energética

0

Por Cruz Pérez Cuellar*

 

La eficiencia energética es altamente importante para el crecimiento económico, el desarrollo social, y las transiciones a energía limpia. Muchos países han implementado con éxito políticas de eficiencia energética, lo que ha resultado en una serie de resultados positivos en términos de empleo, salud y seguridad.

México no es la excepción; se han desarrollado programas y acciones de uso eficiente de la energía. En ellos se ha buscado el cambio de hábitos y mejores prácticas, el uso de equipos y sistemas con niveles de eficiencia y aprovechamiento óptimo de la infraestructura y materiales relacionados con la energía.

La eficiencia energética como política pública del Gobierno Federal se incorporó en la planeación nacional en la década de 1980, y después evolucionó cobrando cada vez más importancia a la par del surgimiento de diferentes leyes en México.

Por mencionar algunas, en junio de 2012 se publicó la Ley General de Cambio Climático (LGCC), a fin de garantizar el derecho a un medio ambiente sano y establecer la concurrencia de facultades de la federación. En 2015, la Ley de Transición Energética, para facilitar el cumplimiento de las metas de Energías Limpias y Eficiencia Energética de una manera económicamente viable. En febrero de este año, la Secretaría de Energía aprueba y publica la actualización de la Estrategia de Transición para Promover el Uso de Tecnologías y Combustibles más Limpios.

Los indicadores de eficiencia energética miden la cantidad de energía utilizada para realizar una actividad o bien para obtener un nivel de servicio requerido, y el nivel de actividad realizada o servicio obtenido.

En México, el Titular de la Conuee, Ing. Odón de Buen R., comentó en el Capítulo México del Consejo Mundial de Energía, que gracias al trabajo en políticas públicas de los últimos 25 años, por medio de programas, medidas y acciones de eficiencia energética desarrolladas se ha contribuido más a mitigar el cambio climático que las energías renovables.

En el contexto actual de la crisis de salud mundial de Covid-19, los beneficios inmediatos de la eficiencia energética son más importantes que nunca, todos los gobiernos se enfrentan al impacto económico de la crisis y están pensando en formas de estimular sus economías y ser más prósperos. La evidencia muestra que los programas de eficiencia energética pueden apoyar rápidamente a la fuerza laboral existente, crear nuevos empleos e impulsar las actividades económicas en una gama de sectores clave.

Un ejemplo sobresaliente en México es el proyecto para modernizar los embalses y otras infraestructuras y equipos de las centrales hidroeléctricas para aumentar la generación. En su presupuesto para 2020, la CFE destina al menos 116 millones de dólares para el cambio de maquinaria y rehabilitación de centrales hidroeléctricas bajo su control.

En los objetivos del Plan Nacional de Desarrollo 2019 – 2024 se plantea el “Rescate del sector energético”, a partir del impulso que se brinde desde el Gobierno Federal a Petróleos Mexicanos y a la Comisión Federal de Electricidad para que sean la palanca del desarrollo nacional, de manera tal que estimulen la competitividad, el fomento del crecimiento económico y del empleo.

Estos objetivos requieren de trabajo en conjunto, de un sector participativo y de alta experiencia. Los proyectos no se realizan de forma unilateral, la inversión, el trabajo y experiencia de la iniciativa privada serán determinantes en el éxito del sector energético en México.

En la pasada visita del Presidente Andrés Manuel López Obrador a Washington, en el marco de la cena de honor a la que fueron invitados empresarios estadounidenses y mexicanos, se habló del beneplácito de invertir en México. Por lo que si bien hemos pasado en todo el mundo una crisis difícil de sortear, México trabaja ágilmente para que la recuperación sea con la ayuda de todos más pronta y desde el Senado de la República estamos pendientes para coadyuvar a que esto sea posible.

 

* Mexicano originario de Ciudad Juárez Chihuahua, es un hombre que ha dedicado toda su vida a la política en su estado. Reconocido por su preocupación por el desarrollo educativo, social y económico de México. Actualmente es Senador de la República de la LXIV Legislatura e integrante de la Comisión de Energía.