Autoriza China incrementar producción de carbón para enfrentar crisis energética

0

En un momento en el que China enfrenta a su peor crisis energética y escasez de carbón en años, autoridades del país asiático, ordenaron a las dos principales regiones carboníferas del país que actúen de inmediato para ampliar su capacidad de producción anual en más de 160 millones de toneladas. La escasez de electricidad ha provocado el racionamiento de la energía en todo el país, paralizando la producción industrial y amenazando el crecimiento económico.

Shanxi, la mayor región productora de carbón de China, ordenó a sus 98 minas de carbón que aumentaran su capacidad de producción anual en 55.3 millones de toneladas en lo que queda de año, según confirmó un representante del Gobierno provincial. Shanxi también permitirá que unas 51 minas de carbón que habían alcanzado sus niveles máximos de producción anual sigan produciendo en el cuarto trimestre y aumenten su capacidad en 8 millones de toneladas, lo que se espera que añada 20.65 millones de toneladas de suministro adicional.

En la segunda región carbonífera de China, Mongolia Interior, un aviso urgente del departamento de energía de la región, fechado el 7 de octubre, pedía a las autoridades locales que notificaran a 72 minas que podían operar con las capacidades más altas estipuladas de forma inmediata, siempre que garantizaran una producción segura.

La notificación se conoció después de una reunión en la que las autoridades regionales diseñaron medidas para el suministro de energía en invierno en respuesta a los mandatos del Consejo de Estado de China, unque no se informó cuánto tiempo se permitiría el aumento de la producción.

De acaurrdo a información dada a conocer por diversos medios chinos, el grupo de trabajo sobre el carbón instará a las mineras a aumentar la producción sin concesiones, mientras que el equipo de trabajo sobre la energía hará que las empresas generadoras garanticen la satisfacción de la demanda invernal de electricidad y calefacción. Se estima que el aumento de la producción puede tardar entre dos y tres meses en materializarse.

Las 72 minas de Mongolia Interior, la mayoría a cielo abierto, tenían anteriormente una capacidad anual autorizada de 178.45 millones de toneladas. El anuncio propone aumentar esa cifra en 98.35 millones de toneladas.

Durante 2020, Mongolia Interior produjo algo más de 1,000 millones de toneladas, lo que supone más de una cuarta parte del total nacional, según datos oficiales. Sin embargo, esa producción se redujo un 8% en 2020 y cayó cada mes desde abril hasta julio de este año, en parte debido a una investigación anticorrupción iniciada el año pasado por Pekín y dirigida al sector del carbón, que condujo a una menor producción, ya que se prohibió a los mineros producir por encima de la capacidad aprobada.

La vecina provincia de Shanxi tuvo que cerrar 27 minas de carbón esta semana debido a las inundaciones.

Los inventarios de carbón en los principales puertos chinos se situaban en 52.34 millones de toneladas a finales de septiembre, antes de la semana de vacaciones nacionales que comenzó el 1 de octubre, lo que supone un descenso del 18% con respecto al año anterior, según datos recopilados por la Asociación de Transporte y Distribución de Carbón de China.

Para garantizar el suministro de electricidad y calefacción a los usuarios residenciales, China ha reabierto decenas de minas y ha aprobado varias nuevas. El Gobierno chino también ha pedido elevar “adecuadamente” las importaciones de carbón hasta niveles parecidos a los del año pasado, según los analistas, después de que las importaciones cayeran casi un 10% en los primeros ocho meses.

Incluso ha sacado carbón australiano de los almacenes a pesar de la prohibición de importación no oficial desde hace casi un año, y las empresas energéticas han recurrido a fuentes de suministro poco frecuentes, como Kazajistán y Estados Unidos.

Mientras tanto, el consumo de carbón está aumentando en el noreste de China con la llegada de la temporada de calefacción de invierno, y las principales centrales eléctricas tienen unas reservas medias de unos 10 días de uso, frente a los más de 20 días del año pasado.

Artículo anteriorGlobal Energy TV comienza una nueva temporada
Artículo siguienteEl mundo está cambiando y nosotros también