spot_img
miércoles, junio 12, 2024
25.7 C
Mexico City
InicioEspecialesColumnasLa crisis energética provoca un aumento de la inversión en el sector...

La crisis energética provoca un aumento de la inversión en el sector petrolero nigeriano

Por Mijaíl Smyshlyaev
Instituto para el Desarrollo de Tecnologías de Combustibles y Energía (IRTTEK)

¿Por qué Nigeria, el mayor productor de petróleo de África no ha sabido aprovechar plenamente los cambios en los flujos mundiales en 2022? ¿Con qué medidas concretas va a remediar el país la situación? Al respecto, el IRTTEK habló con Folake Shakirah Lawal, analista jefe de energía de Pan Allen Energy (Nigeria).

En septiembre de 2022 se hizo público que Nigeria había cedido su puesto de mayor productor de petróleo de África a Angola y pronto podría ocupar el tercer lugar, por detrás de Libia. ¿Qué cree que tiene que ver la caída de la producción en ese país?

En general, en los últimos 20 años se ha producido un descenso constante de la producción petrolera de Nigeria, que se debe a varios factores. Entre ellos, la antigüedad de los yacimientos, el envejecimiento y deterioro de las infraestructuras, la falta de confianza de los inversores provocada por un entorno político incierto. La actual Ley de la Industria Petrolera (PIA 2021) tardó más de 20 años en aprobarse. Otro factor es la falta de inversión en el sector y, por supuesto, el problema de la seguridad y los activos.

En Nigeria tiene lugar el problema del robo de petróleo. ¿De qué tipo de pérdidas estamos hablando?

Últimamente se ha prestado mucha atención a la lucha contra el robo de petróleo, que ha sido uno de los principales factores del acusado descenso de la producción de Nigeria y de que no cumpliera las cuotas de la OPEP en 2022.

Además, los altos precios mundiales del petróleo el año pasado empeoraron aún más la situación, mientras que otros países exportadores obtuvieron beneficios récord. Pero según un informe de un comité creado por el Senado nigeriano, en los 8 primeros meses de 2022 las pérdidas por robo de petróleo ascendieron a unos 2.000 millones de dólares. Esto equivale al 23,6% de los ingresos petroleros en el presupuesto de 2022. Este dinero podría haber cubierto fácilmente las asignaciones acumuladas para sanidad y electricidad para todo el año.

Desde entonces, sin embargo, Nigeria ha tomado una serie de medidas para combatir el robo de petróleo y ha aumentado constantemente su producción, recuperando su puesto como mayor productor de petróleo de África, con una producción actual de 1.354.000 bpd, muy por encima de los 1.161.000 bpd de Libia y los 1.007.000 bpd de Angola, según el IOMR de la OPEP.

¿Cree que Nigeria ha sabido aprovechar el cambio en los flujos mundiales de petróleo en medio del conflicto de Europa del Este para conseguir nuevos compradores para su petróleo? ¿O atraer la atención de los inversores hacia su sector petrolero?

Desgraciadamente, por las razones antes mencionadas, Nigeria no fue capaz de aprovechar el cambio en los flujos mundiales de petróleo en 2022, sufriendo enormes pérdidas debido al robo de petróleo. India, que era el principal importador de Nigeria, redujo considerablemente sus importaciones al recibir de Rusia enormes volúmenes a precios rebajados. Pero en este caso, como en el resto del mundo, los mercados del petróleo son muy resistentes, y Nigeria pudo encontrar otros compradores para su petróleo.

Otro factor que ha jugado en contra de Nigeria en términos de inversión en la industria del petróleo y el gas en el pasado ha sido la incertidumbre fiscal provocada por el hecho de que la Ley de la Industria Petrolera se aprobara a lo largo de 20 años. Muchos proyectos quedaron en suspenso. En agosto de 2021 se promulgó por fin la ley, que reformaba unos 10 textos legislativos, lo que mejoró enormemente el entorno fiscal para el gobierno y los inversores. Esto ha propiciado un aumento de la inversión.

Para aumentar los ingresos, aunque los precios del petróleo acaben cayendo, el gobierno también planea reducir los costes unitarios de explotación, que actualmente son de 15 dólares por barril en aguas profundas, 25 dólares por barril en aguas terrestres y poco profundas, a unos 10 dólares por barril.

Todavía hay mucha incertidumbre en los mercados mundiales del petróleo, pero existe un enorme potencial para aumentar la inversión en la industria petrolera: se espera que varios grandes proyectos de exploración y producción de petróleo y gas comiencen en Nigeria entre 2023 y 2027. El gobierno se ha fijado el objetivo de aumentar las reservas de petróleo a 40 millones de barriles y la producción a 3 millones de barriles diarios, y pretende perseguirlo activamente.

Uno de los aspectos positivos para Nigeria a raíz del conflicto en Ucrania y la crisis energética del año pasado es el creciente apetito de las compañías petroleras por invertir en petróleo y gas, al darse cuenta de que la seguridad energética debe tenerse en cuenta en la transición energética y la creencia de que el pico de producción de petróleo puede estar en un futuro más lejano.

¿Podrá Nigeria diversificar su sector energético y alejarse de la dependencia del petróleo después de todo?

Creo que la estrategia de Nigeria consiste en maximizar los ingresos del petróleo a corto plazo y destinarlos a otras inversiones a medio y largo plazo. Actualmente, según la Oficina Nacional de Estadística del país, los ingresos del petróleo representan el 77,8% del total de los ingresos exteriores del país.

Recientemente, en agosto de 2022, Nigeria lanzó el Plan de Transición Energética (PTE), el primero de este tipo en África, que establece un marco y un calendario para alcanzar el objetivo de reducción de emisiones en cinco sectores críticos —energía, alimentación, petróleo y gas, transporte e industria— para 2060, centrándose en el gas como combustible para la transición del crudo a fuentes menos intensivas en carbono, especialmente en la producción de energía y alimentos.

Aunque Nigeria es conocida como una gran región exportadora de petróleo, es más bien una provincia gasística con reservas probadas de más de 200Tcf. A corto y medio plazo, el Gobierno quiere explotar este potencial y está trabajando para desarrollar su sector del gas, que todavía está muy infrautilizado, ya que la mayor parte de la producción procede de gas asociado.

El país quiere centrarse en el desarrollo específico del gas no asociado, dejar de quemar gas y centrarse en el uso doméstico del gas natural para estimular el desarrollo económico. El gas natural también tiene potencial para producir hidrógeno azul.

¿Cómo ve las perspectivas de producción de gas natural en Nigeria?

En general, se espera que el gas natural supere al crudo como principal fuente de ingresos de Nigeria, pero a diferencia de lo que ocurre con el petróleo, con mayor valor y contribución al PIB nigeriano.

En cuanto a la energía verde, ¿en qué punto se encuentra el país en este ámbito?

A medio y largo plazo, Nigeria pretende diversificarse hacia otras fuentes de energía limpias, como la solar, la biomasa, la hidroeléctrica y la eólica, para las que el país dispone de abundantes recursos. Esto también abre la posibilidad de producir hidrógeno respetuoso con el medio ambiente.

De nuevo, esto es ideal para Nigeria, ya que resuelve los problemas de seguridad energética, sostenibilidad medioambiental, asequibilidad y abaratamiento. En mi opinión, esta estrategia refleja la realidad mundial cuando, tras la crisis energética del año pasado, Europa se dio cuenta de que la seguridad energética importa, incluso en la lucha por el cero limpio y la sostenibilidad medioambiental.

La solución sensata en el periodo de transición no es eliminar una fuente de energía, especialmente una para la que un país dispone de vastos recursos, sino desarrollar una cesta de fuentes de energía limpias y diversificadas y aprovechar la tecnología y la innovación.

¿Cuántas inversiones serán necesarias para poner en práctica estos planes bastante ambiciosos?

Por supuesto, su realización depende de la financiación. Se calcula que, para cumplir los objetivos en 2060, Nigeria necesitará 410.000 millones de dólares adicionales al gasto previsto en el plan convencional. Es decir, al menos 10.000 millones de dólares anuales.

Históricamente, la inversión en tecnología de energías limpias en África ha sido muy baja, representando sólo el 1,5% de la inversión mundial total. Por lo tanto, Nigeria necesita desarrollar formas creativas de atraer financiación e inversión para cumplir sus objetivos de transición energética.

Te puede interesar

El nuevo mapa energético: Lo que viene

Automatización de la Energía: un camino hacia la eficiencia y la sostenibilidad

Negocios Industriales

Relacionados

Millfoods firma contrato con Iberdrola México para suministro eléctrico 100% renovable

Millfoods Company firma contrato con Iberdrola México para el suministro de energía eléctrica 100% renovable, destinado a alimentar su nueva planta procesadora de maíz...

AMLO insta a CFE a clarificar situación de hidroeléctricas con inversión de 20 mdd

El presidente Andrés Manuel López Obrador respondió ante la reducción del 42% en la generación hidroeléctrica de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), anunciando...

Schneider Electric inaugura su décima planta con una inversión de 29.4 mdd en NL

Schneider Electric y el estado de Nuevo León, la empresa en transformación digital para la gestión y automatización de la energía celebra su 25°...