La transformación empresarial debe acelerarse alineada hacia la sostenibilidad

0

Por Marco Cosío, Vicepresidente Smart Infrastructure Siemens México Centroamérica y el Caribe

El uso de nuevas tecnologías en las estrategias de transformación digital de las organizaciones no solo debe limitarse a optimizar la operación y procesos, generación de nuevos servicios o productos, satisfacer las necesidades de los clientes, acelerar el crecimiento empresarial, fortalecer la competitividad o mejorar la productividad, ahora es necesario que estén alineados hacia la sostenibilidad apegada a los acuerdos de cambio climático que establece la Organización de las Naciones Unidas.

En la reciente Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP 27) que se desarrolló el pasado mes de noviembre, los líderes mundiales acordaron el lanzamiento de un nuevo programa de trabajo de cinco años para promover soluciones de tecnología climática en países en desarrollo, infraestructura que va desde energías limpias, reducción de recursos naturales y optimización de la energía, entre otros.

En innovación y tecnología basadas en la sostenibilidad, Siemens ha sido pionero durante muchos años, y más allá de que en la COP 27 los líderes señalaron una importante brecha entre dónde estamos y dónde deberíamos estar respecto de los objetivos, hicieron un llamado a los gobiernos, empresas y sociedad, para acelerar sus estrategias de sostenibilidad y cambio climático.

Nosotros ya empezamos a actuar, en nuestro más reciente Informe de Sostenibilidad, señalamos que se evitó la generación aproximada de 150 millones toneladas de CO2 por parte de nuestros clientes, a través de la venta e implementación de nuestros productos y soluciones en el presente año. Además, logramos una reducción del 46% en la emisión de CO2 en la operación global, desde 2019. 

Lo anterior es soportado por las diferentes iniciativas de transformación llevadas a cabo a nivel global, tanto al interior de la compañía como por parte de nuestros clientes. Por ejemplo, en México, tan sólo en este año inauguramos 3 proyectos de energía distribuida para nuestras fábricas, con una inversión aproximada de 46.9 millones de pesos. En total, estos proyectos suman una potencia instalada de 1.4 MWp, con una generación de energía solar anual estimada de 2,483,993 kWh.

La implementación más reciente, el parque fotovoltaico de nuestra planta en Monterrey tiene una extensión de 2,457.55m2, sobre el espacio de 254 cajones de estacionamiento. Estos paneles son capaces de generar 499 MW/h, lo cual nos permite reducir una generación de 400 toneladas de CO2 por año. En lo que se refiere a la planta de Balvanera, en Querétaro, la superficie del parque es de 2,300m2 de paneles solares que producen 849,846 kWh de generación solar anual, lo que se traduce en un ahorro de 30 % en el consumo eléctrico de la planta.

Por otro lado, ante los retos de satisfacer las necesidades de nuestros clientes en México y otras latitudes de América del Norte, iniciamos el proyecto de expansión de nuestras operaciones en Monterrey, a través del Proyecto Mitras. Se trata de la construcción de una nueva nave industrial a la cual transferiremos la fábrica de inyección de plástico que tenemos en Ciudad Juárez, Chihuahua a Santa Catarina, Nuevo León.

Entre las especificaciones del Proyecto Mitras, que es a 3 años, destaca la construcción de una nave industrial de 19,294m2 con certificación LEED Gold, capaz de reducir la generación de 2,740 toneladas de contaminación al medioambiente, entre emisiones de CO2 y deshecho a relleno sanitario.

Nuevos objetivos con el medio ambiente 

Durante 2023, desde México continuaremos fortaleciendo nuestra estrategia de sostenibilidad, basada en la innovación y las nuevas tecnologías verdes de nuestro portafolio de soluciones. 

En materia de electromovilidad, a principios del año fiscal 2022 arrancamos la iniciativa de transición a la movilidad eléctrica con la incorporación de vehículos híbridos y eléctricos a nuestra flota de transporte. Es decir, por cada 264 autos empresariales, 1 es completamente eléctrico y otros 15 son híbridos eléctricos enchufables. En 2023 nuestro objetivo es aumentar esta cifra a razón de 3 autos eléctricos y 28 híbridos. Lo anterior se reforzará con el trabajo de instalación de 15 cargadores eléctricos, en los diversos sitios a lo largo de la República Mexicana. 

Por otra parte, además de los retos socioeconómicos de cada país, pondremos mayor foco a impulsar nuestro portafolio verde, el cual es liderado por la innovación de nuestro motor de descarbonización, además de productos, sistemas, soluciones y servicios dedicados a optimizar la eficiencia energética o el uso de energías renovables. Estos, minimizan el impacto negativo de las nuevas tecnologías en el medioambiente y reducen las emisiones de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero, que contribuyen al calentamiento global. 

Es importante subrayar que, a nivel global, nuestro objetivo de sostenibilidad es muy ambicioso. Para 2025 buscaremos una reducción física del 55 % en la generación de CO2 y hacia 2030 hasta un 90 %. Estaremos invirtiendo 650 millones de euros en nuestra propia descarbonización de aquí al 2030.

Definitivamente, es importante que las empresas, gobiernos y sociedad aceleren sus iniciativas de transformación digital y las alineen a sus estrategias de sostenibilidad. De no hacerlo, el cambio climático provocará desastres naturales más severos, afectando el bienestar de todos. Es importante la creación de políticas más adecuadas y estrategias permanentes de transformación adaptadas a los retos que impone el calentamiento global.

El tiempo se agota y el cambio está en nuestras manos, es por eso que los invito a que iniciemos el 2023 con una visión renovada, en la cual, la sostenibilidad no es opcional para las empresas.  En Siemens encontrarán a un aliado para convertirlo en realidad, una en donde el desarrollo sostenible va de la mano de mayor eficiencia y rentabilidad en los negocios.

Artículo anteriorCEMEX invierte en tecnología de energía limpia a partir de residuos
Artículo siguienteLa eficiencia debería ser un paso obligatorio para la transición energética