El recurso solar es el más democrático

0

El Instituto de Energías Renovables (IER), como centro dependiente de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), se centra en tres áreas claves: docencia, investigación y difusión, explicó la recién nombrada Directora del Instituto, la Doctora Marina Elizabeth Rincón González, quien detalló que las renovables cuentan con al menos dos sectores de trabajo.

“El IER tiene ingenieros científicos especializados. En este sentido, las energías renovables se apuntalan tanto en investigación básica como en aquella que se puede clasificar como apropiación de la tecnología existente. La básica genera conocimiento para que mas adelante se pueda desarrollar una nueva tecnología.

El lunes 19 de abril, la Dra. Marina Elizabeth Rincón González, quien nació en Tapachula, Chiapas, se convirtió en la primera mujer en convertirse en Directora del IER para el periodo 2021-2025. Aseguró que este nombramiento significa un gran compromiso y representa una oportunidad para las mujeres del sector.

“Significa un gran compromiso. Las mujeres tenemos otra manera de gestionar y de fusionar visiones. Ofreceremos espacios de escucha, diálogo. Entonces, será muy interesante que el Instituto tenga su primera directora mujer. Será interesante para la UNAM, institución que cuenta con un número importante de directoras apoyando la labor de la Universidad. Estoy comprometida y entusiasmada”.

Las energías renovables en México

De acuerdo con Rincón González, el IER cuenta con científicos que están convencidos en que el camino a seguir es el de las energías renovables. Aseguró que el Instituto separa la parte política de la académica. En este sentido, mantiene el optimismo por el futuro de las renovables en México.

“El entusiasmo y el convencimiento por nuestros temas se mantiene. Las energías renovables son un pilar para alcanzar un mundo sustentable. Desde la vitrina política hemos notado un discurso contra las energías renovables, aunque debería de haber planificación. Las renovables y la tecnología son una cosa. El portafolio de negocios de la CFE es otra cosa que está mucho más relacionada con lo político. Se colocaron a las empresas de renovables en un solo saco al que han llamado de forma negativa. Las energías renovables llegaron para quedarse, son un pilar de la sustentabilidad. A la larga, el gobierno lo va a entender”

Sostuvo que el IER va a seguir funcionando bajo la dinámica con la que fue creado. Y buscará generar nuevas tecnologías y apuntalar a las ya existentes. Además, subrayó que seguirá siendo un centro de formación de talentos, que capacite y renueve habilidades:“Estos son nuestros compromisos con la UNAM y con México”.

Sobre la cuota de las renovables dentro de la matriz energética, aseguró que estas cuentan con una presencia menor al 10 por ciento en la generación de la matriz energética. Refirió que la solar aporta el 3 por ciento y la eólica el 5 por ciento en la generación energética de gigawatts por hora.

“Estas cifras son cortas comparadas con el consumo del país. Es un error pensar que llenaremos toda la demanda energética con renovables. Es incrédulo. De lo que se trata es de impulsar las renovables pero también la eficiencia energética, impulsar el reciclaje y terminar con la cultura de lo desechable. El panorama energético debe caminar hacia la sustentabilidad”.

Sin embargo, aseguró que el impulso hacia las renovables se podría lograr con un programa que provea de tecnología y generación energética a las comunidades más apartadas del país. Asimismo, consideró como un error que la Comisión Federal de Electricidad no mantenga ninguna inversión en renovables.

“Para incrementar su fuerza en la matriz energética se podría proveer tecnología en renovables de manera distribuida. Esta es una de las maneras más inteligentes de impulsar las renovables. Se podría planificar con las comunidades y coadyuvar para alcanzar una soberanía energética. Además, un error de la CFE es haberle dejado todo el negocio de las energías renovables a los privados”.

Instó a la CFE a invertir en renovables y convertirse en un generador de energía limpia para el país. Aseguró que la empresa del Estado cuenta con los recursos técnicos y con una fuerte relación con el mundo de la academia para terminar con el discurso de la intermitencia de las renovables.

“CFE debería invertir en renovables, armar paneles solares, torres eólicas y ser generador de energía limpia. Cuenta con suficientes técnicos y una relación importante con la academia para empezar a cambiar ese discurso de la intermitencia. Es un temor que se corrige con la experimentación adecuada. CFE debe invertir en renovables además de apostar a la generación distribuida”.

Además, por las características del territorio mexicano, aseguró que la energía solar podría ser el más utilizado en el país:“El recurso más democrático es el solar. La energía renovable más democrática es la solar. El recurso eólico requiere mayores especificaciones de sitio. Generalmente se mantienen en la costa. El más propenso a crecer en un futuro a mediano plazo sería la tecnología solar”.

Estados Unidos y el impulso a las renovables

Luego de que Estados Unidos anunciara su objetivo de que para el 2030 reduciría hasta un 50 por ciento las emisiones contaminantes, la Doctora Marina recordó que hasta hace poco el país promovía las fuentes fósiles, el fracking y el gas. Aseguró que estas decisiones tienen una vigencia muy corta.

“Lo que significa para México que el gobierno de Biden tenga una agenda muy interesante en energías renovables es que aumentarán los comercios alrededor de esos dispositivos. México cuenta con ensambladoras fotovoltaicas, puede que en este momento ese canal de comercialización se abra. Además, puede que la academia comience a tener relaciones internacionales de mayor peso. Si los colegas de Estados Unidos empiezan a tener proyectos millonarios alrededor de los nichos de oportunidad en energías renovables, seguramente nos invitarán a participar”.

Enunció que el conocimiento es universal y no tiene fronteras. Por lo tanto, entre colegas científicos se ha formado una red mundial de conocimiento que está separada del plan de negocios que cualquier país quiera seguir. Explicó que las dos ventajas de las aciones emprendidas por los Estados Unidos son que aumentará el mercado de exportación de los empresarios mexicanos que se dedican a las energías renovables y, además, los académicos que están enfrentan la austeridad de CONACYT tendrán mayores oportunidades para continuar con sus investigaciones.