La administración Trump depende demasiado de los combustibles fósiles para pensar en la energía verde

0

¿Por qué Estados Unidos se retiró del Acuerdo de París? ¿Se hizo más segura la energía nuclear después de Fukushima? ¿Qué está pasando con el Reactor Termonuclear Experimental Internacional? Alex Gilbert, gerente de proyectos de la Alianza de Innovación Nuclear de EE. UU. (NIA) analiza estos temas y pronostica cuándo se realizará la transición a tecnologías más ecológicas en la industria.

 

Por Alex Gilbert, gerente de proyectos de la Alianza de Innovación Nuclear de EE. UU. (NIA)

En colaboración con el Instituto IRTTEK

 

Según las estimaciones más optimistas, si no se toman medidas, el planeta se calentará 3-4 grados o incluso más hasta finales de este siglo. Las consecuencias regionales serán serias y variadas. Esperamos un aumento de los fenómenos meteorológicos extremos, especialmente las olas de calor y otros desastres relacionados, que afectarán a los alimentos, la industria y otras redes de seguridad social.

El cambio climático se convertirá en un obstáculo cada vez más grave para el crecimiento económico mundial, lo que tendrá un grave impacto en el bienestar de la población. Es probable que los países en desarrollo sean los más afectados tanto debido a su ubicación geográfica como por su baja disposición y capacidad de adaptación. Toda la agenda global estará fuertemente afectada por los fenómenos climáticos.

Así que se necesita un enfoque integrado para las soluciones climáticas que combine la investigación y el desarrollo activos con la implementación de soluciones existentes. Las tecnologías modernas de energía limpia, como las tecnologías solares, eólicas, nucleares y eléctricas, tienen el potencial de reducir drásticamente las emisiones en todo el mundo. Hay que aumentar la velocidad de estos procesos significativamente, y cuanto antes mejor. Otras soluciones a largo plazo incluyen la captura de carbono, reforestación, energía de hidrógeno y tecnología nuclear moderna.

De hecho, existen varias barreras importantes para la descarbonización. Primero, existen serias barreras políticas, especialmente en países que dependen en gran medida de los ingresos del petróleo y el gas. La oposición política a la energía limpia está impidiendo que se adopte una legislación eficaz. En segundo lugar, las estructuras reguladoras y de mercado están diseñadas para funcionar en el sistema energético del pasado y no pueden funcionar en el sistema energético del futuro.

Es necesario cambiar el enfoque de la planificación, construcción y operación y desmantelamiento de proyectos de energía, teniendo en cuenta el cambio climático, así como el cumplimiento de los objetivos económicos. En tercer lugar, el proceso lento del cambio climático reduce su urgencia ante los problemas más urgentes como la actual crisis del coronavirus.

La mejor manera de salir del estancamiento actual es vincular las soluciones climáticas al crecimiento económico y la justicia social. El mundo necesita hacer un esfuerzo increíble para lidiar con el impacto económico de la pandemia, mientras que la energía limpia le da al mundo la oportunidad de construir y reconstruir de una manera más sostenible.

Inicialmente, la oposición de los Estados Unidos a los acuerdos climáticos internacionales, por ejemplo, el Protocolo de Kioto, se basó en una toma de decisiones no del todo correcta. El Protocolo de Kioto requería que Estados Unidos y otros países desarrollados comenzaran el proceso de la descarbonización, al mismo tiempo permitiendo a los países en desarrollo (especialmente China) que no hicieran nada al respecto. Mientras que los pronósticos indicaban que el mayor aumento de emisiones se producirá en los países en desarrollo.

Estados Unidos rechazó el Protocolo de Kioto sobre una base bipartidista, argumentando que este restringe el crecimiento económico y no resuelve el problema del cambio climático, al permitir emisiones libres. El Acuerdo de París resolvió este problema al exigir a todos los países que realizaran la descarbonización de la manera más eficiente posible. La oposición al Acuerdo de París en Estados Unidos dejó de ser bipartidista. Los republicanos siguieron oponiéndose al Acuerdo.

Y hay una serie de razones, incluida la ideología y la posición hacia los acuerdos internacionales. Sin embargo, la razón principal es que el Partido Republicano está recibiendo un apoyo significativo del sector de combustibles fósiles de los Estados Unidos. Reducir las emisiones según el Acuerdo de París pondría en peligro la posición de “dominio energético” de la actual administración de Donald Trump, limitando la industria fósil.

Irónicamente, sin embargo, Estados Unidos ha reducido sus emisiones de acuerdo con los objetivos originales del Acuerdo de París. Estados Unidos se retirará del Acuerdo de París el próximo año, aunque es probable que la posible próxima Administración de los demócratas volverá a unirse al Acuerdo.

 

Energía nuclear avanzada

Sobre la energía nuclear avanzada y su futuro, los sistemas energéticos están preocupados por su costo. Aunque el costo de las energías renovables puede ser menor por kWh producido, su producción es variable. La energía nuclear avanzada puede operar con energía renovable para reducir el costo general del sistema. En segundo lugar, el carbón y el gas natural tienen consecuencias costosas de la contaminación, lo que hace que su costo total para la sociedad sea mucho mayor.

Las tecnologías nucleares avanzadas deberán introducir nuevas tecnologías y reducir los costos para ser competitivos. Sin embargo, pueden proporcionar servicios no eléctricos como calefacción urbana, calefacción industrial, desalinización y producción de hidrógeno. Estos subproductos podrían permitir que la industria nuclear compita en los mercados energéticos.

Siempre es importante la cuestión de seguridad. Desde Fukushima, ha habido una reevaluación global de la seguridad de la energía nuclear. Es importante enfatizar que lo que sucedió en Fukushima fue un caso excepcional que ocurre una vez en 1,000 años, cuando tienen lugar tres accidentes separados en una instalación. La industria ha tomado muchas medidas para reducir el riesgo de que la situación vuelva a ocurrir en el futuro.

La próxima generación de reactores es en gran medida una respuesta al accidente de Fukushima. Utilizando nuevos tipos de reactores, nuevas formas de combustible e innovaciones, los reactores modernos reducen el riesgo de accidentes graves en al menos dos órdenes de magnitud. Normalmente, los diseños de bloques más pequeños tienen menos material radiactivo. De hecho, esto significa que tanto el riesgo de una liberación accidental de radiación como las consecuencias de tal accidente son mucho más bajas que las de los reactores convencionales. En comparación con las muertes provocadas por la contaminación del aire solo por combustibles fósiles, la energía nuclear es una de las mejores opciones de seguridad energética.

Sobre el Reactor Termonuclear Experimental Internacional (ITER). Es un excelente ejemplo de cómo el mundo puede trabajar conjuntamente en ciencia pura en interés de toda la humanidad. El proyecto ha tardado más de lo previsto originalmente, pero está en camino de lograr sus objetivos de crear energía limpia a partir de un reactor de fusión. Crear un reactor de fusión comercial es un desafío y requiere mucho tiempo.

Sin embargo, las empresas y los países ya están buscando formas de hacerlo, incluidas varias empresas en los EE. UU. y del Reino Unido que esperan dar el salto y comenzar la producción comercial para 2030. Soy menos optimista, pero creo que para la década de 2040 es posible que tengamos reactores de fusión, que ayudarán a ampliar nuestras capacidades energéticas.