Lanzan tecnología ecológica en neumáticos

0

Con un aumento anual del 5% en la demanda de neumáticos para el transporte de carga y el autotransporte en México, las medidas de sustentabilidad ambiental y ahorro de combustible se han convertido en el objetivo de los principales fabricantes del sector. Es el caso de Firestone, marca que el pasado 1 de abril introdujo al mercado nacional tres nuevos modelos que buscan elevar la oferta de productos eficientes y amigables con el medio ambiente.

Publicado por Global Energy

 

Con un aumento anual del 5% en la demanda de neumáticos para el transporte de carga y el autotransporte en México, las medidas de sustentabilidad ambiental y ahorro de combustible se han convertido en el objetivo de los principales fabricantes del sector. Es el caso de Firestone, marca que el pasado 1° de abril introdujo al mercado nacional tres nuevos modelos que buscan elevar la oferta de productos eficientes y amigables con el medio ambiente.

Se trata de las llantas radiales FS591, para uso en carretera; FD691, para caminos pavimentados; y FT491, neumático toda posición apto para uso en ejes libres, remolques o dollies; la tecnología NanoPro-Tech utilizada en su fabricación permite reducir la resistencia al rodamiento en 24% y, en consecuencia, ahorrar un estimado de 3% y 5% de combustible.

“Un caso hipotético: para alguien que posea una flota de 50 tractocamiones, con 10 llantas y 12 mil kilómetros de ruta mensuales para cada uno, el gasto en combustible es de $36.6 millones de pesos. Si esta misma persona utiliza estas nuevas tecnologías, ahorrará aproximadamente $1 millón de pesos”, expuso Daniel Benvenuti, director general de Bridgestone México.

Esta nueva línea de productos se une a marcas como Ecopia, introducida por Bridgestone (matriz de Firestone) en 2013 y especializada en el ahorro de combustible para vehículos ligeros.

“Al ahorrar combustible somos más eficientes y productivos, contaminamos menos el medio ambiente porque se consumen menos energéticos y se expulsa menos dióxido de carbono. Se habla entonces de un beneficio tanto ambiental como económico”.

Aseguró que la adopción de sistemas ahorradores de energía depende en gran medida de la información que las empresas brindan a los usuarios finales: “que conozca los beneficios del producto y la forma en la que éstos lo beneficiarán, que lleve un control y una medición de su flota para que aprecie el ahorro final de combustible y el rendimiento kilométrico; que se dé cuenta en fin, de la importancia que tendrá su inversión”.

Benvenuti destacó igualmente el capital que a nivel global invertido por Bridgestone en R&D fue de USD $3.3 billones en 2013; así como el crecimiento que la marca ha tenido en México, reflejado en dos fábricas de llantas (en Cuernavaca, Morelos y León, Guanajuato), una planta de negro de humo en Altamira, Tamaulipas, una pista de pruebas en Ciudad Acuña, Coahuila, entre otros complejos y puntos de venta que brindan empleo a 1,406 personas.

Reutilizar en vez de desechar

La fabricación de neumáticos ha evolucionado en igual ritmo al desarrollo de la industria automotriz y a las medidas de eficiencia ambiental requeridas actualmente, afirmó Ángel Mauricio García Castro, marketing BBTS manager de Bridgestone México, ya que con reducciones aparentemente mínimas en el grosor lateral de una llanta, ejemplificó, se utilizan menos recursos naturales o sintéticos para su elaboración.

“Por sí solo, eso ya representa un beneficio para el medio ambiente; pero cuando renovamos la llanta, es decir, cuando se aprovecha un casco ya fabricado que comúnmente es tratado como desperdicio, no sólo se evita la generación de agentes contaminantes, sino que a través del mantenimiento correcto, se puede triplicar la vida útil del neumático”.

Con base en lo anterior, Bridgestone buscará durante el resto de 2014 incidir mediante campañas en medios y puntos de venta, en sectores focalizados como las sociedades de transportistas y los llamados “hombres-camión”, personas dedicadas al traslado de mercancías que no forman parte de ninguna asociación pero que heredan su negocio de una generación a otra, y cuyo conjunto representa 35% de la demanda llantera en México.

“El costo de cada neumático es aproximadamente de cinco mil pesos, representa una inversión considerable pero forma parte del conjunto de soluciones integrales que ofrecemos a los transportistas: llanta nueva, renovable y con servicio continuo”, concluyó.