Crudo más ligero y fácil de transportar: Investigación IIUNAM

0

El Instituto de Ingeniería de la UNAM (IIUNAM) y Geostratos crean aditivo que disminuye la viscosidad del crudo pesado y extrapesado, reduciendo la fricción que el crudo genera al ser transportado en ductos, lo cual hace más fácil y económico el transporte, además de disminuir emisiones de CO2.

En el mundo del petróleo los oleoductos y los buques-tanque son los medios por excelencia para el transporte del crudo. El transporte de crudo es un problema para la industria debido a su viscosidad, el crudo pesado resulta difícil de transportar en ductos. La capacidad de transporte de los oleoductos varía y depende del tamaño de la tubería. Es decir, entre más grande sea el diámetro, mayor la capacidad. Sin embargo también depende mucho de la viscosidad del crudo, pues hay pesado y extrapesado, que al tener mayor viscosidad, genera mayor fricción en el oleoducto haciendo más lento el proceso.

El IIUNAM y la empresa Geostratos tuvieron la iniciativa de crear el Centro de Investigación de Crudo Extrapesado y Recuperación Mejorada (CICERM) en Mérida, con el fin de investigar la factibilidad técnica y económica de una sustancia que reduce la fricción en ductos.

El CICERM es el primer centro de investigación básica y aplicada en México para generar, difundir y aplicar conocimiento relacionado con los procesos de exploración y explotación del Petróleo extra pesado, incluyendo recuperación mejorada. Tiene como objetivo fundamental desarrollar y patentar tecnología mexicana para mejorar y reducir costos en la producción y transporte de crudo pesado y extrapesado.

En el CICERM se han realizado distintas pruebas, entre ellas con el aditivo BRV, las cuales mostraron una mejora significativa en los laboratorios, ya que la fricción del crudo se redujo y resultaría ser más viable económicamente.

Con este aditivo no solo se atiende la creciente demanda de energía, también se disminuye la emisión de CO2, ayudando al medio ambiente.

Daniel Rubio