Crece el robo de combustible a Pemex 38%

0

Las tomas clandestinas perpetradas por el crimen organizado a ductos de transporte de combustibles de Petróleos Mexicanos (Pemex) aumentaron 38% en el primer bimestre del año a nivel nacional en contraste con el mismo periodo del 2017, ubicándose en 2,274 en el acumulado de enero y febrero, según el último reporte de la estatal.

Tomando en cuenta que para el primer bimestre del 2014 habían 503 tomas clandestinas, implica un incremento del 352% en cinco años. Durante 2017, fueron cerradas 21 estaciones de servicio en Puebla, debido a que no pudieron acreditar la tenencia legal del combustible que vendían.

Petróleos Mexicanos (Pemex) informó que desde el año pasado y hasta la fecha, se han llevado a cabo 2002 operativos en contra del robo de combustibles en esta entidad; los cuales han dejado un saldo de 3,138 vehículos asegurados, 781 personas remitidas a las autoridades.

Del mismo modo, se inhabilitaron 1,334 tomas clandestinas y se decomisaron más de 6 millones de litros de combustible.

Actualmente Puebla es uno de los estados con mayor número de ataques a la red de ductos de Pemex. Tan sólo al cierre del 2017, alcanzó más de 1,443 atentados y en el último reporte a enero de este 2018, ya alcanzó 110.

Aunque la empresa se ha negado a dar a conocer el daño económico que generan estas actividades delictivas, se calcula que la pérdida es de 20,000 millones de pesos al año.

De acuerdo con Pemex, se están llevando, en conjunto con el estado de Puebla, acciones para combatir el robo de hidrocarburos; por lo que se ha creado el Grupo de Coordinación Puebla Segura. También participan: la Procuraduría General de la República (PGR), la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA), la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y la Policía Federal; así como instancias estatales y municipales.

De acuerdo con la empresa productiva del estado, dichas acciones se están llevando a cabo en las entidades donde existe el mayor número de ataques a la infraestructura de ductos.

Entre 2012 y 2017, se logró la recuperación de un total de 92.71 millones de litros de combustibles que habían sido ordeñados de su red de ductos, de acuerdo con datos históricos de Pemex.

Ante esta situación, que afecta de manera permanente a la petrolera, su director Carlos Treviño, aseguró que “todo el que conozca, compre o comercialice combustible robado y no lo denuncie, se está afectando a sí mismo y a toda la población, pues robarle a Pemex es robarle a México. Se debe tener cero tolerancia ante este ilícito.”

Treviño Medina afirmó que para enfrentar esta problemática, Pemex Logística realiza diversas acciones focalizadas a fortalecer la seguridad del sistema de ductos incorporando tecnología de última generación; así como el uso de medidores de referencia para acotar los tramos de medición y facilitar la identificación de puntos de extracción ilegal.

“Todo el que conozca, compre o comercialice combustible robado y no lo denuncie, se está afectando a sí mismo y a toda la población, pues robarle a Pemex es robarle a México” aseguró.

Para el gobernador de Puebla, Tony Gali, las tomas clandestinas y la ordeña a los ductos, ha provocado un grave daño al tejido social; pues en algunas comunidades protegen estas prácticas y a quienes las perpetran, aun cuando la perforación a la infraestructura representa un fuerte peligro ante posibles derrames y explosiones.

Sobre la recuperación del combustible, Pemex ha señalado que debe volver a procesar parte del combustible que es recuperado, a fin de incorporarlo nuevamente a sus inventarios y poder comercializarlo.

Es así que cuando las autoridades, como la Procuraduría General de la República (PGR), Policía Federal o estatal, confiscan producto ilícito, se establece contacto con el área Jurídica de Pemex, quien a su vez comunica a las áreas operativas para que puedan recuperar el producto.