2017, la llegada de Trump al poder

0

Todo parecía una broma, cuando el magnate republicano Donald Trump dijo en un discurso improvisado aquel 16 de junio de 2015 en el símbolo de su imperio, la Torre Trump, que quería ser el presidente de Estados Unidos, todo parecía un acto más del show que siempre ha sido su vida.

“No solo quiero ser presidente de Estados Unidos, sino que seré el mejor presidente que dios ha creado”, dijo en ese ya histórico discurso al que pocos,. por no decir que prácticamente nadie, tomó en serio. Como sabemos, lo demás ya es historia.

Será en 2017 cuando llegue a la poresidencia del país más poderoso del mundo un magnate con dotes probadas de empresario, eso lo han descontado desde hace meses los mercados de valores de su país, pero ahora será cuando en verdad empiecen a reaccionar por sus acciones más que por las expectativas a su alrededor.

En 2017 la llegada de Donald Trump cambiará la ecuación de muchas cosas, está en riesgo en TLC como lo conocemos, esa es una mala noticia para México sin duda alguna, pero dependerá de la capacidad negociadora del nuevo gobierno.

También estaremos frente a la posibilidad de que haya cambios geoestratégicos, es muy probable que cambie la relación entre dos potencias como Rusia y Estados Unidos, a pesar del reciente desencuentro entre ambos gobiernos, con el todavía presidente Barack Obama despachando en la Casa Blanca.

Será en 2017 cuando con la llegada de Trump a la presidencia estaremos ante la posibilidad de ver deportaciones hacia México y otras partes del mundo como pocas veces las hechos observado, en caso de concretarse.

También será en 2017 cuando se observe uno de los mayores gastos en infraestructura en la historia de Estados Unidos, si es que Trump cumple sus promesas; serán miles de millones de dólares fluyendo a la economía del mundo, para reactivarla y lograr un mayor crecimiento, según el plan original del candidato ganador y ahora presidente electo Trump.

¿Será un año complicado para México?, no lo sabemos, aunque en primera instancia el panorama luce complejo por las debilidades estructurales de nuestra economía, pero todo dependerá de las condiciones y habilidades con las que enfrente el gobierno el reto. Lamentablemente, el margen de maniobra es estrecho, estamos ante un presidente que se debilita a pasos agigantados conforme pasan los meses.

Una resolución exitosa o relativamente exitosa de los retos que impondrá la administración Trump, serían oxígeno puro para la administración Peña, lo contrario significaría su hundimiento definitivo; el presidente Peña no ha podido ver un panorama claro en este país desde el caso de los 43 de Ayotzinapa, ahora tiene una oportunidad, aunque luce complicado, muy complicado, no es lo mismo haber tratado con el candidato Trump, que con el presidente Trump. No es lo mismo.