Resumen 2017, Noviembre: Recortes OPEP

0

Recortes petroleros en la OPEP podrían tener nueva extensión 

Tras dos años de padecer un exceso de suministros que se tradujera en un decremento sustancial a los precios del petróleo a nivel global, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) convocó en septiembre de 2016 a realizar un recorte a la producción, en busca de estabilizar tanto la oferta como los precios, que desde 2014 afectaran a múltiples gobiernos cuya economía depende de este recurso.

La medida fue ratificada el 30 de noviembre en Viena, Austria, donde se decidió alcanzar un recorte de 1.2 millones de barriles por día (4.5%). Para alcanzar esta cifra, se negociaron límites específicos para cada nación que conforma la Organización. El solo anuncio de esta medida, que no había tenido lugar desde 2008, causó un incremento inicial de 7% (a 50 dólares por barril), pero aun colocando al crudo a la mitad de su cotización dos años antes. Cabe recordar que antes de la crisis, el crudo se llegó a ubicar en 115 dólares (2014), mientras que a comienzos de 2016 tocó el mínimo de 27 dólares.

Para la OPEP, el precio base del petróleo debería ubicarse alrededor de 60 dólares

Dentro de las naciones más afectadas destacan Venezuela, Arabia Saudita, Nigeria, Rusia, e Irak. Venezuela, con las reservas más grandes del mundo, alcanzó en 2017 niveles mínimos de producción en 25 años, y en enero de 2017, el petróleo venezolano llegó a su mínimo en 12 años, con una cotización de 24 dólares por barril. Consecuentemente, su economía alcanzó una inflación superior a 150% en 2015, debido a que estos recursos son los que se emplean para financiar los servicios públicos. Para Arabia Saudita, por su parte, el petróleo significa 75% de sus ingresos, al ser el mayor exportador mundial de petróleo, de manera que la baja en los precios le trajo un déficit presupuestario de 100,000 millones de dólares en 2015. De acuerdo con declaraciones del Fondo Monetario Internacional en 2016, sin más ingresos y la reducción de gastos, la capital de esta nación, Riad, estaba en peligro de irse a la quiebra hacia 2020.

De acuerdo con Morgan Stanley, si los precios del petróleo hubieran mantenido el camino que llevaban, la depresión hubiera sido más severa que la registrada en 1986, cuando los precios bajaron de 30 a 10 dólares por barril en un periodo de 8 meses, debido principalmente a que la OPEP aumentó la producción para recuperar participación de mercado tras un incremento de la producción fuera del cártel. Es así que era imperativo revertir esta tendencia y rescatar esta industria, que sin duda es de los ejes principales de la economía global.

Un año de altas y bajas

Aunque ha sido un periodo de vaivenes, donde en el primer semestre del año los precios del crudo sufrieron su mayor caída en casi dos décadas, debido a que el declive de bombeo de la OPEP fue opacado por otros países que no se sumaron al acuerdo, en general la medida de la OPEP se ha traducido en baja volatilidad y caída en los inventarios. La reducción de los inventarios, aunada a la fuerte demanda global y una desaceleración en la producción de esquisto en Estados Unidos ha ayudado el comportamiento de los precios. A finales de septiembre, el barril de petróleo Brent había llegado a 60 dólares, el máximo en dos años.

En junio los recortes cayeron a los niveles más bajos de los últimos seis meses tras el incremento en el bombeo de países como Argelia, Ecuador, Gabón, Irak, Emiratos Árabes Unidos y Venezuela. Inicialmente, se había llegado al acuerdo de eximir a Libia y Nigeria de los recortes, debido a que los conflictos que sufren habían reducido su extracción, pero a mediados de año se empezó a especular sobre la necesidad de integrarlas al acuerdo de recorte. El principal incremento en julio provino de Libia, donde la extracción se elevó a un promedio de más de 1 millón de bpd; sin embargo, esta cifra sigue lejos de los 1.6 millones de bpd que bombeaba antes de su guerra civil de 2011. Ese mismo mes existieron incrementos de producción por parte de naciones como Nigeria, con un aumento de 260,000 bpd.

Los precios han subido desde julio, colocándose actualmente en niveles superiores a lo que estuvieron a inicios de 2016, menos de 30 dólares por barril 

Hacia agosto de este año, la OPEP anunciaba reservas por 2,996; es decir, 171 millones arriba del promedio a cinco años, a comparación de los 340 millones que existían en exceso en enero de este mismo año. El cartel anunció el año pasado un objetivo de producción de 32,50 millones de bpd, un dato que incluía a Indonesia, que ya no está en el grupo, y no contaba con Guinea Ecuatorial ahora integrante ahora de la OPEP. La producción rusa había bajado alrededor de 300,000 barriles diarios desde octubre y hasta julio, al igual que la compañía nacional emiratí ADNOC, que recortó sus ventas de crudo en 10 por ciento para septiembre y octubre.

Por otro lado, el miembro más pequeño de la OPEP, Ecuador, cumplía parcialmente, al recortar en 13,000 barriles por día (bpd), respecto a los 26,000 bpd que le correspondía, para realizar una “venta spot” por más de dos millones de barriles de crudo Oriente el pasado septiembre, la primera desde el 2014. Asimismo, la empresa anunció sus planes de retomar los contratos de venta anticipada de crudo desde el próximo año como una fuente de ingresos.

¿Qué esperar de la reunión de este año?

Nos encontramos a punto de cumplir un año de este recorte, que alcanzó cerca de 1.8 millones de barriles por día (bpd) en el primer semestre de 2017 y que está vigente hasta marzo del próximo año. Los miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) se reunirán nuevamente el 30 de este mes en Viena, Austria, en una cita que causa expectativa por la posible extensión o incluso profundización de este acuerdo para el segundo semestre de 2018.

Aparte de Rusia, el mayor participante fuera del grupo, se ha invitado a alrededor de 12 países más a incorporarse al acuerdo, que podría tratar también la supervisión de las exportaciones. “Depende de una decisión colectiva y de consenso dentro de la OPEP, pero creo que no hay objeción contra la propuesta”, dijo Bijan Zanganeh, ministro de Petróleo de Irán, a una agencia de noticias internacional. Destaca que actualmente el petróleo se ubica cerca del máximo en dos años, y la producción alcanzó 32.78 millones de bpd; es decir, una reducción de 80,000 bpd y un cumplimiento de 92% al acuerdo, a diferencia del 86% alcanzado en septiembre. Hacia finales de octubre, el Brent para entregas en diciembre cotizaba en 61.15 dólares, mientras que el Brent se ubicaba en 60.88 dólares por barril, el WTI en 54.65, y la canasta de la OPEP en 58.27 dólares.

Teniendo en cuenta las ganancias en los precios del petróleo, parece probable que los ministros de petróleo todavía se reserven la decisión sobre la extensión del acuerdo. Aparentemente, dependerá del comportamiento de los precios a lo largo de este mes hacia la fecha de la reunión, ya que en la reunión pasada celebrada en mayo, el anuncio previo de la extensión del recorte tuvo un impacto en los futuros.

La decisión tendría que ser anunciada este noviembre, en la reunión ordinaria número 173 de la Organización; de lo contrario, podría haber una reunión extraordinaria a principios de 2018, a diferencia de mayo o junio, cuando regularmente sucede la primera reunión del año.

Kathya Santoyo

Publicado en la edición 113 de Global Energy: