Resumen 2017, Mayo: Tercera Subasta Eléctrica

0

Regresa la potencia de las fuentes renovables: lista la tercera subasta

La tercera subasta eléctrica tiene ya cinco empresas compitiendo por potencia: Aldesa, Gran Solar, Engie, Cubico Sustainable Investments y IEnova, apoyarán a la proyección del Cenace de que el 35% del consumo eléctrico en México sea a partir de fuentes renovables.

Nuestro país está una vez más en el centro de la atención internacional en materia de energías renovables. El Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) lanzó su tercera convocatoria de subasta eléctrica de largo plazo, el pasado 28 de abril, y con ella ha atraído la atención de importantes inversores mundiales, que buscan hacerse de capacidad para potencia y generación eléctrica en nuestro país. Estos concursos son procesos en los que el Cenace oferta, junto con la Comisión Federal de Electricidad (CFE), contratos por 15 años para la compra de capacidad para potencia y generación eléctrica, que pueden ser por vías renovables o no renovables.

Los procesos pasados atrajeron importantes inversiones, y costos sumamente competitivos que llamaron la atención de los mercados internacionales. En la primera subasta, realizada en julio de 2016, se subastó una potencia conjunta de 2,085 mega watts (MW), y resultaron ganadoras once empresas de cinco distintos países; mismas que se adjudicaron 18 contratos para la construcción de 16 proyectos de generación de energía: 11 parques solares y 5 parques eólicos. La inversión estimada fue de USD$2,600 millones, asignados a 5.4 terawatts hora y cinco millones, 380,000 Certificados de Energía Limpia (CELs).

USD$4,000’000,000 de inversión por primera subasta

Para la segunda subasta, realizada en septiembre de 2016, los resultados fueron alentadores: fueron 23 las empresas ganadoras de casi el 80% del total ofertado para energía, potencia y CELs. La capacidad conjunta fue de 2,871 MW, con un monto de inversión de USD$4000 millones. Lo que representó para la CFE un excedente económico de 32%, lo cual, contrastado con los precios máximos en que CFE como suministrador de servicios ofreció comprar, contra los precios que los licitantes ofrecieron vender, arrojó un ahorro de 14.6%. Esto sin considerar los precios competitivos internacionalmente de CELs que estuvieron por debajo del promedio mundial: alrededor de USD$33. Con estos precios, la subasta significó ahorros de 44.2% para la energía limpia, 64.1% para potencia respecto a los precios máximos de la oferta de compra; que eran de USD$60 por MW hora de energía limpia, y de USD$90 por MW-año de Potencia.

En esta segunda subasta, como en la primera, los proyectos que predominaron fueron los de energía renovable. De acuerdo con lo señalado por el gobierno federal en aquel momento, el objetivo de las licitaciones era asegurar la confiabilidad del sistema eléctrico nacional, cubrir la demanda de energía y ofrecer costos accesibles a la población. Sin embargo, un objetivo muy importante de ellas fue acercar a México a su objetivo de generación eléctrica a partir de fuentes verdes hacia 2021: 35%. Entonces, en un documento oficial, respecto a la segunda subasta, la Secretaría de Energía dijo: “en cuanto a la venta de energía y CELs, predominaron la tecnología solar fotovoltaica, a la que corresponde 54% de la energía que se venderá y el 53% de los CELs; y la energía eólica, a la que corresponde el 43% de la energía que se venderá y el 41% de los CELs. Las tecnologías hidroeléctrica y geotérmica también venderán energía limpia como resultado de esta subasta, con 3% y 2% de los CELs respectivamente”.

2,085 MW de potencia conjunta,los ofertados en la primera subasta

Para esta tercera subasta, y siguiendo con la tradición y función de las dos primeras, hay cinco empresas líderes que ya están buscando ganar la licitación con propuestas de generación eléctrica a través de fuentes renovables. Se trata de las españolas Aldesa y Gran Solar; la francesa Engie; la inglesa Cubico Sustainable Investments; y la mexicana IEnova. La primera información disponible revela los datos de su cartera, que ofertarán a fin de salir airosas con los mejores proyectos el día de la subasta; sin embargo, y en orden de mantener una ventaja frente a sus competidoras, algunas empresas no han revelado información de proyectos u ofertas.

El caso de Gran Solar es importante: a la fecha, la firma posee el proyecto Avant Energías Renovables, especializado en abastecer de electricidad limpia al municipio de Camargo, en Chihuahua; sin embargo, ésta sería su primera participación oficial en las subastas mexicanas. Su oferta es la de generar alrededor de 500 MW, lo que significaría una inversión de USD$500 millones; monto que dependerá de su éxito en la subasta. Iván Higueras, socio fundador de Gran Solar, dijo que participarán con otros inversionistas: “somos desarrolladores y operadores, por lo que sólo nos toca una participación pequeña dentro de los proyectos”. El caso de la inglesa, por otro lado, es interesante. En la segunda subasta obtuvo dos proyectos de generación: uno eólico y otro solar, en los que invertirá alrededor de USD$700 millones. Se trata de Solem, parque solar de290 MW ubicado en Aguascalientes, proyectado para una sociedad con Alten Energías Renovables; y del parque eólico El Mezquite, en Nuevo León, de 250 MW de potencia.

Este último es parte de una cartera de proyectos eólicos que ascienden a los 800 MW gracias a la adquisición que hicieron a Banco Santander en 2015. La concreción de todos, según explicó Osvaldo Rance, director de Cubico para México, dependerá de los contratos que ganen en esta tercera subasta. Lo cual aumenta la expectativa y el potencial grado de desarrollo de la misma. Aldesa, por su parte, tiene preparados 15 proyectos de generación eléctrica renovable para esta tercera licitación; para ellos, requerirá de una inversión superior a los USD$100 millones. La participación de Aldesa en la segunda subasta también fue significativa: ganó dos proyectos en Yucatán de 30 MW cada uno, lo que implicó una inversión de USD$116 millones.

La intención de Engie es duplicar la capacidad de generación que obtuvieron durante la subasta anterior; es decir, llegar a los 1000 MW. La reputación de la firma francesa en nuestro país es importante: tienen 20 años de presencia en México, con operaciones en gas natural y electricidad; especí- ficamente en cogeneración y gas natural vehicular. Después de la segunda subasta, y ahora con la tercera, busca un posicionamiento aún mayor. IEnova, por último, es la firma que hasta el momento ha mantenido en secrecía la cartera de proyectos que tiene planeados para la subasta. Su capacidad, potencia y nivel de operaciones es bien conocida: ya ganaron dos proyectos solares, cada uno de 150 MW.

El papel de la CFE

Gracias a la división horizontal que la CFE sufrió desde enero de este año, ahora será capaz, por primera vez, de competir tanto del lado de la demanda, con otros suministradores, como consigo misma a través de sus seis empresas subsidiarias de generación, para la oferta. Dado que la convocatoria de las primeras dos subastas estableció que los generadores podían ofertar con plantas nuevas o con menos de un año de operación, las seis empresas de generación de la CFE podrán ofertar potencia a través de turbinas de gas y termoeléctricas. En el caso de CFE Generación I, II y IV, su oferta será a partir de centrales de vapor convencional ciclo combinado y turbogas, además de generación hidroeléctrica. Generación III, V y VI, por su parte, contenderán por energía constante y CELs, al ser las únicas que operan tecnología fotovoltaica y eólica. Dado que el diseño de las subastas está especialmente inclinado para energías renovables, se espera que, una vez más, sean estas fuentes y proyectos de esta índole los que dominen por entero la oferta.

Eduardo Medina

Publicado en la edición 107 de Global Energy: