Resumen 2017, Julio: Resultados de la Reforma Energética

0

México, hacia la consolidación de la reforma energética: Pedro Joaquín Coldwell

Los mexicanos tenemos hoy la posibilidad de contar con una nueva relación con el sector energético, menos estatista y con más racionalismo económico.

La reforma energética implicó un cambio gigantesco, se trató del ajuste económico más importante que se haya registrado en el país en décadas, y también supuso una modificación cultural porque la reforma va a desarrollar una nueva relación de los mexicanos con la energía, menos ideológica y menos estatista, con más racionalidad económica y más pragmatismo. Así lo señaló el Secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, durante su participación en un evento en la ciudad de México organizado por Siemens, el funcionario público puso a disposición de los asistentes una serie de datos e información que rebasó el discurso y puso en perspectiva la dimensión de los cambios en el sector energético mexicano y más allá, su futuro inmediato. Pedro Joaquín Coldwell fue enfático al señalar que ha llegado el momento de ir más allá, México debe y tiene que consolidar la reforma energética bajo el nuevo modelo ya instalado.

80 años de cerrazón en el mercado energético mexicano

La transformación energética del país es de gran magnitud y es integral, abarca los mercados de hidrocarburos, electricidad, gas, gasolina y energías renovables. México es líder y un ejemplo de cómo se hacen reformas estratégicas en mercados tan complejos como los energéticos, expuso la cabeza del sector energético. Pedro Joaquín Coldwell indicó que una delas grandes virtudes de la reforma energética mexicana es que en el mismo momento histórico se realizaron los cambios en dos vertientes: hidrocarburos y electricidad.

En este sentido el titular del sector energético mexicano destacó lo que llamó la “reforma silenciosa”, aquella que se hizo para el sector eléctrico y que desde su punto de vista es clave para el desarrollo competitivo del país, aunque no tuvo los focos mediáticos en la misma dimensión que la reforma de hidrocarburos. México necesitaba modificar de raíz su modelo energético para fortalecer la seguridad energética, revertir la tendencia a la baja de la producción y fomentar una economía de emisiones bajas de carbono. Terminó el estado empresario México no perdió su rectoría, por el contrario, la fortaleció, pensar diferente es equivocado. Antes el estado era el único empresario en toda la cadena de valor del sector energía, el riesgo estaba centralizado y concentrado en el estado mexicano y los precios eran determinados por criterios administrativos más que por las fuerzas del mercado.

70% promedio de utilidad del estado en los procesos licitatorios

El nuevo modelo no retira la rectoría del estado en el sector energía, el estado sigue presente, pero ejerce su rectoría de una manera diferente, mucho más moderna, más acorde con los nuevos tiempos y con la forma en que el mundo desarrollado maneja su rectoría en el sector energía. Quien piense que el estado ha dejado de ser el rector del sector energético está equivocado.Sin embargo, ya no es el estado empresario, no es el estado monopólico que se reserva para sí toda la inversión, es ahora el estado que fija la política energética y a través de sus órganos especializados regula los mercados energéticos junto con las empresas públicas y privadas que participan en él.

Bajo el nuevo modelo no se privatizaron ni Pemex ni CFE como señalaron los críticos de la reforma, pero sí se les mandó a competir, si se fijaron transformaciones en su interior para actuar menos como organismos públicos del estado y más como empresas productivas del estado y competir con piso parejo con las empresas privadas que estaban, y llegarían al mercado. Pero el nuevo paradigma también está planteado en una nueva forma de ejercer la rectoría del estado, lo que implicó crear 4 nuevas instituciones: el CENAGAS para operar el sistema nacional de gasoductos y garantizar el acceso no discriminado a todos los participantes del nuevo sistema. El CENACE como operador único independiente de nuestro sistema eléctrico nacional y que administra también el naciente mercado eléctrico mayorista; la ASEA, que es un organismo desconcentrado de la SEMARNAP y cuya función es garantizar que las actividades de extracción y exploración de hidrocarburos se lleven a cabo bajo los estándares ambientales y de seguridad industrial. También se creó un vehículo financiero que es el Fondo Mexicano del Petróleo, para administrar con transparencia la renta petrolera, al tiempo que se fortalecieron los órganos reguladores. Pemex y CFE han sido sujetos a un proceso de transformación, con la figura de consejeros independientes en sus consejos de administración, que ha revolucionado la dinámica de sus operaciones.

La riqueza petrolera que no se aprovechaba

Como resultado de este nuevo modelo el sector energético mexicano está en plena transformación, bajo el viejo modelo Pemex tenía que hacerlo todo, tenía que hacerlo solo y donde no podía llegar nadie más podía hacerlo, lo que provocaba que esa riqueza petrolera se quedara en la tinta o en el fondo del océano y no podía ser extraída en beneficio de la nación. Eso llevó a un creciente endeudamiento de Pemex porque todos los riesgos los corría la empresa, tanto los financieros como los operativos, y con ello también se llegó a la acumulación de un pasivo laboral de más de 100 mil millones de dólares y a la declinación de la producción de gas y petróleo crudo de nuestro país, en éste último caso en más de 800 mil barriles diarios.

USD$100 mil millones, pasivo laboral acumulado de Pemex, antes de 2015

La reforma le quitó ataduras que atrasaron la modernización de Pemex, como el hecho de que pudiera asociarse. Por primera vez en su historia Pemex ha competido por áreas contractuales petroleras que no le son asignadas de manera privilegiada por el estado, apostamos a que la empresa puede competir y ganar. Las alianzas son ya un mecanismo efectivo de Pemex para acceder a tecnología, apostar a desarrollar un mejor management, y desarrollar prácticas internacionales, además de compartir riesgos geológicos y financieros. Bajo el anterior modelo energético cerrado la inversión privada no podría llevar a cabo actividades de extracción de petróleo, llevábamos casi 80 años cerrados, solo México, Cuba y Corea del Norte estaban en esas condiciones, no existían reglas acordes a las mejores prácticas internacionales, nuestro único referente era el Pemex de 1938.

Ahora el país tiene, a tres años de haberse aprobado las leyes secundarias de la reforma energética, cinco licitaciones concluidas, otras naciones similares a la nuestra estaban apenas concluyendo su ronda cero a éstas alturas. Existe ya un nuevo ecosistema energético que compite y coexiste con Pemex, integrado por 56 empresas de 17 países más seis empresas mexicanas, hay 49 contratos adjudicados con un 70 por ciento de utilidad promedio para el estado, estos contratos implican inversiones a lo largo de la vida de estos mismos por un total de 57 mil millones de dólares.

Cuatro licitaciones más en lo que resta del sexenio

En este escenario, planteamos realizar en lo que queda de la administración cuatro licitaciones más bajo nuestro esquema licitatorio ya plenamente consolidado. El esquema de licitaciones ya está lo suficientemente maduro, robusto y prestigiado, para incorporar licitaciones donde incluyamos más áreas contractuales y más recursos, e incluso ampliar las licitaciones a campos petroleros considerados no convencionales.

56 nuevas empresas han llegado al mercado mexicano

En materia de infraestructura, el funcionario federal señaló que la expansión del sistema de gasoductos en México, por más de 8 mil kilómetros, será el mayor legado que haga la administración del presidente Enrique Peña Nieto al final de su sexenio. “Es infraestructura que no se ve como los puentes o las autopistas, que está enterrada, pero que le permite a la CFE y a las empresas contar con gas para impulsar el desarrollo nacional y regional”. El proceso de construir un mercado de gas natural con el que no contamos sigue en marcha, el CENAGAS es el encargado de su desarrollo y garantiza piso parejo.

Antonio Sandoval

Publicado en la edición 109 de Global Energy: