Resumen 2017, Agosto: Reforma eléctrica, silenciosa y efectiva

0

En marcha la revolución eléctrica del siglo XXI en México

Registrará la economía mexicana en los años siguientes un impulso estrechamente ligado al desarrollo y la modernización del sector eléctrico nacional.

El Secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, ha señalado en diversos foros que la atención mediática de la reforma energética se ha centrado en el sector de hidrocarburos, quizás por ser históricamente el más ligado a los procesos de cambio en la economía del país. Sin embargo, el funcionario también ha destacado la relevancia del hecho de que la reforma energética llevada a cabo en la presente administración es la primera reforma integral de la historia, de manera tal que no solamente incluye al sector hidrocarburos sino también a otros sectores igual de estratégicos en materia energética para la nación. Tal es el caso del sector eléctrico; de hecho, la reforma energética incluyó dentro de su integralidad no solamente cambios en el sector hidrocarburos, sino también en el de la electricidad. Así, a decir del funcionario cabeza del sector energético mexicano, la reforma eléctrica no ha recibido la atención mediática que mereció la reforma petrolera, en ese sentido la califica como “la reforma silenciosa”.

3.5% anual crecerá la red de Transmisión y Distribución de la CFE

Sin embargo, la reforma eléctrica es igual de relevante que la reforma del sector petrolero, es tan o más profunda y su impacto en la economía del país será de mucha relevancia. Es una verdadera reforma económica que mueve a muchos sectores, que reconfigurará la forma de hacer economías de escala con el paso de los años, y que supone un cambio histórico que se postergó durante décadas, igual que su similar en el sector energético. En este 2017 en el que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) cumple sus primeros 80 años de vida, no hay mejor regalo que un sector eléctrico modernizado, ajustado a las condiciones globales y, sobre todo, con una visión de largo plazo que no tuvo durante muchos años. El sector eléctrico mexicano vive en estos momentos su transformación más profunda desde principios del siglo pasado, la reforma energética trajo consigo un cambio jamás visto, derivó también en una reforma eléctrica que ha sentado las condiciones para el despegue de la economía con el paso de los años, y la causa es muy sencilla, al menos en el sector energético en general y en el eléctrico en particular, ya no habrá obstáculos.

La convivencia CFE-LFC devastó al sector eléctrico

La convivencia en el sector eléctrico mexicano de dos empresas dedicadas al mismo fin social, que durante décadas se observó, lejos de impulsar el desarrollo del sector eléctrico provocó un efecto contrario, devastó a la industria eléctrica en términos de eficiencia y productividad. Todo puede resumirse en una sola causa: falta de competencia. Ambas compañías, quizás una más que la otra, funcionaban sin estándares productivos, sin objetivos corporativos, y desde luego, sin ningún tipo de visión para el desarrollo de la economía. Para resumir lo que sucedió en este periodo de convivencia empresarial consignamos algunos de los argumentos que se publicaron en el decreto de extinción de la Compañía de Luz y Fuerza del Centro (LFC) el 11 de octubre del año 2009.

Considerando:

Que desde su creación, el organismo descentralizado no ha cesado de recibir transferencias presupuestarias cuantiosas, las cuales lejos de disminuir se han visto incrementadas en los últimos años; basta señalar que del 2001 al 2008, tales transferencias se incrementaron en más de doscientos por ciento y que para el presente ejercicio dichas transferencias serán del orden de 41,945 millones de pesos; de continuar el mismo comportamiento, se estima que podrían alcanzar un total de 300 mil millones de pesos durante la presente administración;

Que los costos de Luz y Fuerza del Centro casi duplican a sus ingresos por ventas; de 2003 a 2008 registró ingresos por ventas de 235,738 millones de pesos, mientras que sus costos fueron de $433,290 millones de pesos (incluyendo energía comprada a la Comisión Federal de Electricidad);

Que el organismo registra un pasivo laboral de 240 mil millones de pesos, de los cuales solamente 80 mil millones corresponden a trabajadores en activo y 160 mil millones al personal jubilado;

Que los resultados que ha reportado Luz y Fuerza del Centro son notablemente inferiores respecto de empresas u organismos que prestan el mismo servicio a nivel internacional, inclusive respecto de los que ha reportado la Comisión Federal de Electricidad, ya que, entre otras razones:

  • a) El porcentaje de pérdidas totales de energía de Luz y Fuerza del Centro es excesivo y superior en casi tres veces al que presenta la Comisión Federal de Electricidad. A junio de 2009 Luz y Fuerza del Centro perdió el 30.6% de energía, en tanto que dicha Comisión perdió el 10.9%; casi ninguna empresa eléctrica en el mundo registra el porcentaje de pérdidas que presenta Luz y Fuerza del Centro
  • b) En 2008 Luz y Fuerza del Centro perdió 32.5% de la energía que compra y genera para vender. El valor estimado de estas pérdidas totales ascendió a casi 25 mil millones de pesos, lo que representa el 52% de los ingresos totales por ventas del organismo
  • c) En el mejor de los casos, los costos unitarios de las obras que ejecuta Luz y Fuerza del Centro son 176% superiores respecto de los costos de la Comisión Federal de Electricidad

Que a diciembre de 2008, Luz y Fuerza del Centro no atendió diversas solicitudes de prestación de servicio que, en su conjunto, representan el doble de la demanda en Acapulco. La falta o insuficiencia de suministro de energía eléctrica es un factor importante que puede inhibir la decisión para realizar inversiones por lo que esta situación no es sostenible. No hace falta escribir mucho más para entender el camino en el que estaba el sector eléctrico mexicano. Hacía falta, como dicen los clásicos, un viraje de 180 grados. Sin duda alguna que la pérdida de empleo de miles de electricistas fue un factor negativo para la sociedad mexicana, pero los costos que estaba pagando por la ineficiencia del sector eléctrico era muy alto.

La reforma eléctrica, el paso hacia el futuro

Es así como en 2013 con la presentación de la Reforma Energética se inicia también la transformación del sector eléctrico, factor indispensable para el impulso económico que se pretende con el paso de los años. Los ajustes que se hicieron fueron y son trascendentales, no se dejó nada a la imaginación, es una transformación absoluta en el ser y hacer de la industria eléctrica, estos son los puntos principales. Se promulga la Ley de la Industria Eléctrica (LIE), que tiene por finalidad promover el desarrollo sustentable de la industria eléctrica y garantizar su operación continua, eficiente y segura, así como el cumplimiento de las obligaciones de servicio público y universal, de energías limpias y de reducción de emisiones contaminantes.

En este nuevo marco los más de 38,000 MW de nueva capacidad que el Sistema Eléctrico Nacional (SEN) requerirá en los próximos 10 años serán instalados en régimen de libre competencia, a través del nuevo Mercado Eléctrico Mayorista (MEM). Asimismo, los usuarios que cuenten con una demanda mínima (inicialmente >3MW), que representan más del 20% del consumo total de energía a nivel nacional), podrán adquirir energía eléctrica de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) o de empresas privadas a través de tarifas no reguladas, incentivando la competencia. Si bien las actividades de Transmisión y Distribución (T&D) continuarán reservadas al Estado, este podrá celebrar asociaciones y contratos con empresas privadas a través de la Secretaría de Energía (SENER), los transportistas o los distribuidores, con el fin de impulsar el desarrollo de la infraestructura que el sistema requiere.

“La reforma eléctrica es silenciosa pero su impacto en la economía será determinante para el desarrollo” -Pedro Joaquín Coldwell, Secretario de Energía

Dichos mecanismos serán un apoyo clave para incrementar el ritmo de crecimiento de las redes de T&D, de 1,0% anual estimado para los próximos años, hasta 3.5% anual, en línea con el crecimiento esperado de la demanda en el sector. Igualmente, se promulgó la Ley de la Comisión Federal de Electricidad, que tiene por objeto regular la organización, administración, funcionamiento, operación, control, evaluación y rendición de cuentas de la empresa productiva del Estado: CFE, así como establecer su régimen especial en materia de empresas productivas subsidiarias y filiales, remuneraciones, adquisiciones, arrendamientos, servicios y obras, responsabilidades, dividendo estatal, presupuesto y deuda. A través de esta Ley, la CFE se transformará en una empresa productiva del Estado y se le dotará de flexibilidad para tomar las decisiones pertinentes de Gobierno Corporativo y modelo de negocio más adecuado para competir en igualdad de circunstancias bajo el nuevo marco aplicable al sector eléctrico. De acuerdo con Pricewaterhouse, los tres organismos que regularán el funcionamiento del sector eléctrico en el país serán determinantes para el éxito de la reforma.

Con todo lo anterior, se garantizó la transición en el sector eléctrico mexicano, estamos frente al cambio más radical del sector desde que fue creada la CFE con el objetivo de proporcionar la energía necesaria para el desarrollo de México. En aquellos años, agosto de 1937, México era una sociedad predominantemente rural, hoy es mayoritariamente industrial, era urgente un cambio radical en la industria eléctrica mexicana, a riesgo de condenar al país al atraso generalizado. La reforma eléctrica le dio a la CFE la figura jurídica de Empresa Productiva del Estado, con el fin de impulsarla no solamente a ser más productiva, sino contar con objetivos de rentabilidad que jamás había considerado, esto en beneficio del país.

Plan de Negocios de la CFE 2017-2021, el impulso a la rentabilidad

Los puntos principales del inédito plan de negocios para la principal empresa de la industria eléctrica mexicana son los siguientes:

  • La CFE ha tenido resultados netos negativos durante los últimos 5 años, principalmente como resultado de una tarifa insuficiente para cubrir los subsidios otorgados, los costos de obligaciones laborales y el impacto de la apreciación del dólar frente al peso en los últimos dos años. El efecto acumulativo de estas pérdidas ha erosionado de manera significativa el patrimonio neto de la empresa, llevándolo a una razón de patrimonio neto sobre activo de aproximadamente 18% al cierre de junio de 2016
  • La CFE podría enfrentar retos financieros importantes en el período de 2017 a 2021. Si bien la renegociación del CCT fue un logro financiero importante, la depreciación de la moneda y la insuficiencia tarifaria pueden provocar disminuciones en la generación de caja, así como tensiones en su balance. Adicionalmente, y ante la situación de volatilidad de los mercados, es necesario prever un escenario alternativo y las potenciales acciones a tomar, en caso de que se limite el acceso a recursos financieros en los mercados local e internacional.
  • Para el período de 2017 a 2018, el objetivo principal de la CFE es mantener la capacidad financiera del Grupo, revirtiendo la tendencia actual de resultados. El objetivo principal en este período es asegurar que el flujo de efectivo de la empresa permita cubrir los costos de la operación, más las obligaciones financieras totales.

Digitalización y tecnología

Más allá de los objetivos y metas financieras y operativas fijadas, este PDN define una estrategia a alto nivel y una hoja de ruta para la habilitación digital de la transformación de la CFE como una herramienta clave para lograr proveer un servicio de calidad, que agregue valor a un costo competitivo para todos los clientes. En realidad. La reforma silenciosa hará mucho ruido en los siguientes años, a pesar de que la atención mediática se centró en otro rubro del sector energético.

Antonio Sandoval

Publicado en la edición 110 de Global Energy: