Resumen 2017, Abril: Resultados de la ronda uno

0

Balance licitatorio exitoso, sigue la segunda etapa

El éxito también consistió en la apertura y transparencia de las rondas licitatorias, que redundaron en confianza para los inversionistas

La primera ronda de licitaciones petroleras en la historia del país, luego de prácticamente 80 años de cerrazón en el sector, es todo un éxito para propios y extraños. A pesar de que no faltan en estos tiempos las voces que gritan y lamentan, sin sustento, la venta de la industria energética mexicana a los extranjeros, la verdad es que los nuevos tiempos nos alcanzaron y una apertura que tardó años, en detrimento de la economía mexicana, finalmente se concretó con excelentes resultados, este es el balance.

En la primera e histórica ronda licitatoria se desincorporaron 55 áreas contractuales, de las cuales resultaron adjudicadas 38: cinco mediante contratos de producción compartida en aguas someras, 25 mediante contratos de licencia para campos terrestres y los ocho contratos de licencia en aguas profundas. Durante las cuatro licitaciones, que tardaron prácticamente dos años en sus diferentes etapas no hubo una sola inconformidad con el proceso licitatorio, en un proceso inédito, no se registró impugnación alguna de parte de las 93 empresas que participaron en los procesos licitatorios encabezados por el estado mexicano.

37 nuevas empresas ya participan en el mercado mexicano a raíz de la reforma

La ronda uno mexicana concluyó con 70 por ciento de los campos en concurso adjudicados, cifra que superó ampliamente la meta de 40 por ciento que fue plantearla originalmente por la Sener. Así, nuestro pais puso fin a los 75 años de producción monopólica de crudo por parte de Petróleos Mexicanos en 2014 aprobó las leyes secundarias de la Reforma Energética al permitir a operadores extranjeros desarrollar las reservas petroleras del país.

En este sentido, se calcula que la reforma energética detonará inversiones para México por cerca de USD 562,500 millones, se espera la creación de 212,000 empleos y la llegada de grandes jugadores al mercado mexicano, entre ellos los llamados supermajors. El secretario de energía ha señalado que hasta la fecha se han firmado 30 contratos para la exploración y extracción en campos terrestres y aguas someras; en éstas y otras tareas ya participan 37 empresas de 7 naciones diferentes.

USD$62,500 millones monto inicial estimado en inversiones hacia el mercado mexicano por la reforma energética

En el tema de los oleoductos, existen amplias posibilidades de inversión presentes y futuras debido al atraso en infraestructura energética de México, por años no se hicieron las construcciones necesarias para llevar y traer energía desde, hacia y dentro de nuestro país. En cuestión eléctrica es una historia similar, el titular de Sener anticipó la próxima convocatoria para la primera línea de transmisión con inversión privada, misma que tendrá una longitud de 600 kilómetros, con una inversión de hasta USD $1,200 millones.

Los flujos recibidos por el FMP

El Fondo Mexicano del Petróleo para la Estabilización y el Desarrollo (FMP) es una institución autónoma cuya administración está a cargo del Banco de México; fue creado ex profeso para depositar todos los ingresos que conforman la renta petrolera; es decir, los ingresos derivados de la actividad del sector petrolero en nuestro país. De acuerdo con los datos oficiales, el FMP acumula ingresos por un total de $159,007.5 millones de pesos, con un tipo de cambio promedio de 18 pesos por dólar nos arroja un monto en dólares de $8,833.75 millones.

Segunda etapa, más ambiciosa

Para la segunda etapa de licitaciones que se llevará a cabo en julio próximo, las metas son más ambiciosas, considerando que ya se abrió por completo el apetito por el mercado petrolero mexicano; son muchas las expectativas que se registran alrededor. En esas licitaciones se busca desarrollar proyectos principalmente de gas húmedo en la cuenca de Burgos y en el área de Tampico-Misantla, en el norte del país, en Veracruz, frente a las costas del Golfo de México; y en las Cuenca del Sureste, que involucran a los estados de Tabasco y Chiapas.

212,000 empleos; son los que se esperan, que se generarán con la reforma energética

La Comisión Nacional de Hidrocarburos tiene un importante avance en las tareas previas a la implementación de las licitaciones, que se esperan terminen este proceso histórico para la industria petrolera mexicana. El órgano regulador ha informado que para llevar a cabo la adjudicación de los Contratos de Producción Compartida para la Exploración y Extracción de Hidrocarburos, en 15 Áreas de Aguas Someras de la ronda 2.1, alrededor de 29 empresas nacionales y extranjeras han mostrado su interés para participar en el proceso. Asimismo, 23 de ellas ya han iniciado el proceso de precalificación

A diferencia de los inicios del proceso licitarorio, los mercados nacionales ya tienen un camino recorrido, y ya se han registrado sucesos tan relevantes como la formalización de asociaciones entre Pemex y empresas extranjeras para llevar a cabo tareas exploratorias en el subsuelo nacional.

La industria ya aprendió

Los presupuestos basados en precios elevados del barril de petróleo, cercanos o incluso superiores a 100 dólares, son parte de la historia, también los que se sustentaban en la producción petrolera de aproximadamente 2.5 millones de barriles diarios. Lo cierto es que nuestro país abusó nuevamente de los ingresos generados por el hidrocarburo y como consecuencia vive y vivirá una larga “cruda petrolera”, la volatilidad de dichos ingresos y las expectativas de precios bajos por mucho tiempo, no dejan más alternativas.

Dicha “cruda” se transforma en su parte más visible e inmediata en los ya conocidos recortes presupuestales, pero los efectos son mucho más profundos, México está en la dinámica mundial de bajo crecimiento, y sus oportunidades para salirse son escasas debido a que durante la era de expansión del gasto se incrementaron las transferencias y el gasto corriente, mientras que ahora en el periodo de recorte se afectan las áreas productivas y operativas de la economía nacional.

México reflejó entre 2007 y 2014 una fuerte expansión del gasto público; en otras palabras, el gobierno empezó a gastar más, pero este aumento no vino acompañado de una mayor eficiencia, sino por el contrario, se dirigió al pago de transferencias, al financiamiento de programas asistencialistas, así como al gasto corriente del gobiemo. Recursos hubo, y de sobra. Entre los años 2010 y 2012 el precio promedio de la mezcla mexicana de petróleo rebasó los 100 dólares, se colocó en 102.25 unidades para ser exactos.

“La Reforma Energética está encaminada a sentar las bases para una transición a futuro, donde la generación por energías limpias será el negocio más rentable del siglo XXI” -Pedro Joaquin Coldwell, titular de la SENER

Al mismo tiempo, la producción de petróleo empezó a bajar, desde niveles de 3.2 millones de barriles diarios en 2005 a los actuales 2.1 millones, y menos de 2 millones proyectados para 2017. Claro que con precios elevados el impacto por la caída en la producción era menos evidente. Por si duda amable lector del impacto benéfico de los precios del petróleo podemos señalar lo siguiente: entre 2010 y hasta al tercer trimestre de 2014 el precio promedio de la mezcla mexicana de petróleo rebasó los 100 dólares, cotizó alrededor de 102.25 dólares por barril, generando ingresos públicos que significaban un remanso para las finanzas del país, como mencionamos, el recorte paulatino a la base de exportación petrolera se compensaba con los precios tan elevados.

En contraste, entre 2015 y 2016 el precio promedio del barril de petróleo es de 39.65 dólares, menos de 40 unidades. Hablamos de que el precio promedio del barril de se ha desplomado 62.6 dólares, equivalente a 61.24 por ciento, un recorte de tal magnitud es inaguantable para la economía mexicana, solamente los ajustes presupuestarios la mantienen a flote pero con graves riesgos, eso se reflejó primordialmente en el tipo de cambio.

La industria petrolera mexicana ya aprendió del colapso, los precios han empezado a estabilizarse a nivel internacional, pero lo más relevante es que los presupuestos ya reflejan el saneamiento y sobre todo la disminución de la dependencia de ingresos petroleros. Algo es cierto y contundente, ahora Pemex ya no es el único participante de la industria petrolera maxicana, estamos en una nueva era en la que los ingresos por petrolero se diversificarán, y con ello la dependencia de la economía.

Antonio Sandoval

Publicado en la edición 106 de Global Energy: