Escenarios para el sector energético, con o sin TLCAN

0

Es de reconocer que existe una marcada dependencia energética mexicana, misma que se ha intensificado en los años recientes.

México enfrentará en los próximos meses un escenario hasta ahora no conocido y que por lo tanto traerá consecuencias distintas, dependiendo de lo que suceda en la Renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN); básicamente existen tres posibilidades:

  1. Que el TLCAN termine, especialmente por la salida de Estados Unidos del acuerdo, intenciones que ha manifestado su presidente Donald Trump en incontables ocasiones.
  2. Que el TLCAN se mantenga sin grandes variaciones, pese a la intensidad de los acuerdos y la tensión que se ha generado al interior de los tres países.
  3. Que haya cambios importantes en los cuales, alguno de los tres países resulte afectado, pero deba formar el acuerdo ya que una opción peor sería la de no firmar nada.

Estos escenarios para el sector energético tendrán diversos efectos, todo depende de lo que se firme, como señalamos anteriormente.  Kenneth Smith Ramos, jefe de la Negociación Técnica por México, ha señalado que se buscan mecanismos que permitan integrar a las tres naciones en el área energética, es hasta cierto punto una señal positiva.

“En las negociaciones, se buscan mecanismos para integrar a los tres países en sus distintas áreas energéticas”, -Kenneth Smith Ramos, Jefe de la Negociación Técnica por México

México importó el equivalente a 2,200 millones de dólares (mdd) de productos energéticos desde Estados Unidos en 2016, la mayor parte de refinados del petróleo y en menor porcentaje de gas natural, según cifras de la Agencia de Información Energética de Estados Unidos (EIA por sus siglas en inglés). En cambio, el país exportó el equivalente a 8,700 mdd hacia la nación vecina del norte en el mismo periodo, casi en su totalidad derivado de la venta de petróleo crudo.

La dependencia mexicana de combustibles y de gas natural estadounidense se ha intensificado en los últimos tres años. Las gasolinas que vienen del extranjero, en su mayoría de Estados Unidos, surten casi el 65% del mercado nacional, mientras que la cuota del gas natural subió aún más, pues las compras al exterior superan a la producción nacional. El fin del TLCAN, con la consecuencia de un alza en las cuotas arancelarias, puede encarecer estos productos. En el caso de las gasolinas, México tiene mayor margen de maniobra, porque existen otras zonas del mundo, como Europa o países de las Antillas, que pueden suplir parte del abasto que se hace hoy desde Estados Unidos.

Expertos analizan escenarios y opinan

En este contexto de incertidumbre, los expertos analizan opciones y opinan sobre los diversos escenarios que pudieran presentarse al final de las renegociaciones. Para Carlos Capistrán, economista en jefe de BofA Merrill Lynch Global Research para México y Canadá, es posible que el PIB de México se desacelere por las políticas fiscales y monetarias restrictivas, y también debido a la incertidumbre en relación con las renegociaciones del TLCAN. Aunque es posible la salida de EUA del tratado, en realidad consideran que es más probable que las negociaciones se alarguen. Por su parte, Fitch Ratings señaló en días pasados que una eventual finalización del TLCAN supondría para México un periodo importante de incertidumbre.

USD$2,200 millones importó México de EU en productos energéticos durante 2016

“Las renegociaciones en curso del Tratado de libre Comercio de América del Norte probablemente no llevarán a una renovación plena del acuerdo, y el pacto final no debería tener un impacto significativo en el acceso comercial de México a los Estados Unidos. Sin embargo, la extensión reciente del periodo de negociación y los comentarios de cada gobierno después de las conclusiones de la cuarta ronda de charlas han destacado la incertidumbre creciente y los riesgos para el tratado”.

Si Estados Unidos retira del TLCAN la economía mexicana se enfrentaría a una incertidumbre importante. que muy probablemente llevaría a una pérdida inmediata de confianza y. en el corto plazo, mayor volatilidad del mercado. El crecimiento se desaceleraría en el mediano plazo, partiendo de una base que ya es modesta, ya que la disrupción inicial probablemente resultaría en una inversión menor y en una dislocación del comercio con efectos potencialmente prolongados en la confianza del consumidor. También actuaría como un shock negativo para la productividad que afectaría potencialmente las tasas de crecimiento en el mediano y largo plazo. “La revocatoria del TLCAN significaría volver a las reglas de la Organización Mundial del Comercio (OMC); sin embargo, las reglas de la OMC no son tan exhaustivas y las tarifas podrían aumentar para ciertos sectores exportadores de México”, señalo la compañía.

Antonio Sandoval